• Usuario
  • Ultimos temas
Últimos temas
» El principio del entrenamiento [priv Akari]
Sáb Oct 14, 2017 5:32 am por Akari van Helmont

» Chicos +1, chicas -2 [Juego]
Mar Oct 10, 2017 5:00 pm por Draven

» Peligro en la noche [Priv. Dante Romanov]
Mar Oct 10, 2017 4:51 pm por Draven

» Busqueda Implacable de Nieve [Priv. Emile]
Miér Oct 04, 2017 5:57 am por Akari van Helmont

» [Trama #2] Ojo por ojo y...
Mar Oct 03, 2017 6:53 am por Faith Xiang

» Cela est vrai art de la rue [+libre+]
Mar Oct 03, 2017 6:24 am por Anthony Hershel

» Investigación Helada[Priv Sigrid]
Dom Oct 01, 2017 4:21 am por Sigrid Rowan

» Reglamento del foro [Actualizado 2017]
Sáb Sep 30, 2017 7:56 am por Ash Daggers

» El odio que incrementa. [Libre]
Miér Sep 27, 2017 10:13 am por Juni Koriuchi

» ¿Puedes llegar a amarme? [Dante Romanov] -flashback-
Dom Sep 24, 2017 9:52 pm por Jacques Romanov

» Sound the bugle now [+Adam Benett+]
Dom Sep 24, 2017 9:16 pm por Jacques Romanov

» Yo vengo de paseo, ¿y tú? [Priv. Johan]
Vie Sep 22, 2017 8:48 pm por Anthony Hershel

Foros Hermanos (2/4)
Dir. y Rec. (3/8)
Afiliación Élite (38/45)

Construyendo un hogar [Libre]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Construyendo un hogar [Libre]

Mensaje por Juni Koriuchi el Jue Abr 06, 2017 3:30 pm

Ya había perdido la noción del tiempo completamente. Ya no tenía ni la más mínima idea de cuánto hacía que había llegado a la isla, pero no era algo que realmente me preocupara, sinceramente. Por supuesto, me sentía en parte agradecida con Ragnaros por permitirme vivir en su casa durante el tiempo que nos habíamos conocido y había pasado las noches deambulando por la isla, ya fuera para hacer mi trabajo o para seguir construyendo mi hogar con mi plano mental.

Por supuesto, aquel día no había tenido mucho trabajo y había decidido estar lejos de la civilización y de los dichosos olores que tanto me agobiaban. A pesar de que había estado en casa de aquel dragón, el vivir en la ciudad había sido casi una pesadilla. No era por el sueño, ya que mi época de sueño aún no había llegado, ni tampoco la de hambre, pero por desgracia la época de hambre del Riuujino estaba cerca, así que prefería empezar cuanto antes, aunque solo fuera para terminar el piso inferior.

El material que estaba utilizando no era casi nada artificial, más bien estaba empezando a construir mi "casa" aunque, con el terreno que había marcado en el suelo con la espada, parecía más el tamaño de una mansión gigantesca. Por supuesto, habría muchísimos pasillos, haría mi casa a modo de laberinto en el que solo yo pudiera conocer el camino hasta mi propia habitación, que se encontraría en el piso superior. No era la primera vez que lo hacía y, por las marcas en el suelo, ya fuera por las puertas a colocar, los pasillos, el tamaño de las habitaciones entre otros, lo demostraba con una claridad total.

Las piedras que había amontonado formaban una montaña increíble, y el tamaño de las piedras no es que fueran precisamente pequeñas. Por supuesto, todas habían sido pulidas de tal manera que al colocarlas, se pudieran mantener y pudieran encajar a la perfección. Ya tenía más de la mitad de la parte inferior hecha. No me gustaban los ladrillos, eran algo demasiado artificial y además el olor de los humanos estaba impregnado en ellos.

A pesar de las prisas en construir mi hogar, no era solo para evitar que la época del Riuujino acabara destruyendo la ciudad o hiriendo a Ragnaros, sino también la enorme cantidad de olores que había a todas horas, ya fueran de emociones o de comidas. Resultaba casi asfixiante estar en un lugar así, era horrible, por ello todas las noches hacía pequeñas escapadas fuera de la ciudad, así podía conseguir relajarme.

Me puse manos a la obra, dejando mi espadón a un lado, para acabar cogiendo piedras de un tamaño bastante superior al de mi altura e ir encajándolos. Ya empezaba a tomar la forma de un primer piso, pero para el interior y colocarle un segundo piso, necesitaba madera, no me gustaba mucho caminar sobre rocas y piedras, sino que era mejor la madera. Por supuesto, estaba preparada y había encontrado alguna. Ya solo me quedaba poder montar una puerta con ésta y cerrar el techo del primer piso con madera y escaleras.

Me sequé el sudor de mi frente, había hecho un buen trabajo, había merecido la pena. Ya empezaba a notarse como una mini mansión de un solo piso, las rocas se sujetaban perfectamente gracias a ciertos materiales que los mantenían pegados incluso debajo de la lluvia. Me senté un rato en el suelo para tomar un poco de aire, realmente había sido duro, llevaba días con aquello y en ese momento me sentía sedienta y sucia, así que no estaría de más poder ir a algún lago o algo parecido para tomarme un baño y tomar un poco de agua.




Hablo #0b24de// Hablo telepáticamente #de0707// Pienso #0b24de
Hibridos
avatar
Mensajes :
193

Ver perfil de usuario https://www.wattpad.com/user/JuniKoriuchiOfficial
Juni Koriuchi

Volver arriba Ir abajo

Re: Construyendo un hogar [Libre]

Mensaje por Gabriel Nelphin el Jue Abr 06, 2017 4:11 pm

Los días eran copias uno de otros, la mayoría del tiempo la pasaba encerrado en el motel haciendo su trabajo. Un trabajo quizás algo denigrante a ojos de muchos pero indiferente a los del demonio. Sus clientas eran muy variadas, desde humanas y elfas hasta diablesas y licántropas. Muchas veces se dedicaba más a escuhar sus penas y consolarlas que a tener una relación carnal con ellas, pero en su mayoría acaban bajo las frías sabanas del deseo falso. En su mayoría eran chicas solitarias que buscaban un poco de calor o incluso un amigo con quien hablar, en otras esposas insatisfechas o que apenas veían a sus maridos. En cierto modo, le gustaba lo que hacía pero se llegaba a preguntar en que momento había acabado así, de un honorable militar y noble del infierno a un… prostituto del mundo humano. Y mientras tanto, su hermana en lo desconocido.

Durante sus tiempos libres, había intentado volver a seguir la pista de su pariente desde internet o intentando hacer una triangulación en un mapa que tenía en su cuarto de América a partir de lo último que supo, de lo que averiguó en Japón antes de llegar a esta isla por error. También había sobrevolado la ciudad en busca de la chica misteriosa y apática con muchos mejores resultados que aquello que realmente le importaba.

Esa misma tarde, golpeó uno de sus muebles antes de que llegara su clienta frustrado por la impotencia. Se sentó en el suave colchón llevándose las manos a la cabeza en una postura de derrotismo emocional. Mas poco tardo en reponerse en cuanto escuchó el timbre de su puerta. Miró a todos lados comprobando que nada estuviera fuera de su sitio y diera sensación de limpieza, lo cual era imposible no estarlo ya que saneaba toda la habitación y cambiaba las sábanas antes de cada “sucio” trabajo.

Cuando la mujer se marchó feliz y él tenía el dinero en su bolsillo, cogió la puerta y salió del motel dirección a su casa, o mejor dicho, su estudio. El lugar que escogió para vivir era pequeño, tendría unos 15 metros cuadrado a lo sumo pero no necesitaba más, a parte el tamaño lo hacía barato. Por otro lado, su manía con el orden le daban una ventaja para vivir en lugares con tan poco espacio, volviendo esas escuetas viviendas acogedoras. No obstante, a mitad del camino, se percató de que llevaba el pañuelo limpio y bien doblado en su bolsillo.

Recordó los extraños cimientos que vio por las montañas en una de sus expediciones y lo que ella comentó, también los rumores de que una mujer andaba sola por los bosques de noche, y cayó en la cuenta. Tomó un callejón solitario y se desvistió como siempre que hacía cuando podía sacar las alas sin prisas. Su ropa no era de lo más apropiada para visitar a alguien en los bosques, pero ni siquiera sabía si realmente era ese el lugar y aún era de días pues el atardecer todavía proporcionaba rayos de sol suficiente según creía el varón demonio.

Tardó más de dos horas, habiendo caído por completo ya el sol cuando divisó desde el aire los cimientos. Su orientación le había jugado una mala pasada y se mantuvo planeando durante largo tiempo en el aire por las montañas, ascendiendo y descendiendo en busca de esa zona en concreto que vio durante el día unos cuantos días atrás.

Arrió junto a la espada, mirando a la joven que seguramente le notó llegar por su olfato o el batir de sus alas. Ella estaba sentada con aquel semblante poco expresivo en su rostro. Sereno fue acercándose a ella mientras sacaba de esos pantalones de cuero el pañuelo. En esos instantes no llevaba nada más que los pantalones y los zapatos negros que imitaban unas botas de montar a excepción de su apreciado colgante y alguna que otra pulsera. Pero no es que fuera tímido y dejar que en su cuerpo no se cubriera le agradaba, por ello no guardo las alas y simplemente las mantuvo plegadas a su espalda, entre las púas que descendían hasta juntarse con ese peligrosa cola hecha una ahora.

– Buenas noches. – Cortó el silencio con su grave voz en un tono amable. – Lo prometido es deuda, tú pañuelo. – Extendió su brazo con el pañuelo doblado en su mano una vez quedó enfrente de la joven.
Demonio
avatar
Mensajes :
92

Ver perfil de usuario
Gabriel Nelphin

Volver arriba Ir abajo

Re: Construyendo un hogar [Libre]

Mensaje por Juni Koriuchi el Jue Abr 06, 2017 4:37 pm

No tenía ni idea de las horas que habían pasado, así que mis ojos se dirigieron al cielo, observando la luna. Por fuerte, cuando no había luna nueva no era difícil adivinar lo mucho que le quedaba a la noche para despedirse, por ello las noches de luna nueva era muchísimo más cautelosa, aunque aquella noche no era el caso, así que podía estar relajada en ese momento.

Suspiré recuperando un poco el aliento, me planteé incluso en dejar la puerta para otro momento, pero decidí que no era un buen momento para ponerse perezosa. Cuanto antes acabara, antes podría estar tranquila en mi propia casa.

Pronto me percaté que había un olor que me resultaba incluso familiar, un olor algo agradable pero... que a la vez me causaba cierto dolor. Por supuesto, cuando lo vi acercarse mis sospechas se confirmaron prácticamente al instante.

Me levanté de un salto al verlo tan cerca de la espada, tan solo deseaba que no se le ocurriera siquiera tocarla. No solamente era por el valor sentimental que le tenía a la espada, sino al poder que éste albergaba y que podía llegar a destrozar la mente del chico. Por fortuna, no fue el caso, así que lancé un suspiro de alivio que, por desgracia, se notaba demasiado.

Nuevamente, miré en la dirección del demonio, viendo que se acercaba a mí. En el fondo, aún me seguían doliendo las palabras que me había mencionado. Lo había estado pensando en aquellos días que nos habíamos separado tras el encuentro que tuvimos en la selva.

De hecho, el pensamiento de no tener amigos en esos momentos me acechaba a todas horas, día y noche, incluso mientras estaba en proceso construyendo mi casa. Me expulsé el polvo de mi ropa, no me gustaba mostrarme tan sucia, aunque tan solo fuese por la tierra del suelo, así que intenté mantenerme limpia como siempre solía mostrarme. De hecho, incluso después de matar me limpiaba y me mantenía lo más intacta posible, al menos a ojos ajenos. No es que me molestara lo que pensaran los demás, más bien todo lo contrario, no me importaba en lo más mínimo, pero había tomado eso como una costumbre y una educación.

Nuevamente, dirigí mi mirada hacia él, con desgana. No me apetecía encontrármelo de nuevo para que hablara del tema de la amistad de nuevo y volver a salir herida.

No tardé en ver que me traía nuevamente un pañuelo que recordé como el que le "regalé" cuando pude oler el olor del dolor y la sangre en él, a pesar de intentar ocultarlo. Miré el pañuelo durante lo que fueron largos segundos. ¿En serio se había molestado en venir hasta aquí tan solo para devolverme un estúpido pañuelo? Por todos los dioses... pensé que solo los humanos habían llegado a ser tan estúpidos.

-Notarnas.-susurré como respuesta a su "buenas noches", ya que así era como lo llamábamos en Dokor. Había tomado ese saludo como costumbre y no podía evitarlo. A pesar de haberle contestado, eso sí, lo hice prácticamente con desgana. No sabía si ese encuentro era bueno o malo.

-No lo quiero. Quédatelo.-Comencé a caminar en dirección a mi espada, para poder acomodarla tras mi espalda.

La verdad es que no tenía ni idea de qué hacer, si entablar algún tipo de conversación o simplemente seguir con mi trabajo, mi mente en ese momento estaba repleto de confusiones.




Hablo #0b24de// Hablo telepáticamente #de0707// Pienso #0b24de
Hibridos
avatar
Mensajes :
193

Ver perfil de usuario https://www.wattpad.com/user/JuniKoriuchiOfficial
Juni Koriuchi

Volver arriba Ir abajo

Re: Construyendo un hogar [Libre]

Mensaje por Gabriel Nelphin el Jue Abr 06, 2017 5:26 pm

No le apetecía discutir, ni estaba para bromas pero tampoco molesto. Su humor hoy era completamente neutro pues tenía muchas cosas rondándole la cabeza, puede que por ello no reaccionara ante su suspiro y no se parase a analizar si era de molestia o alivio. Simplemente fue hasta su destino y su objetivo.

Observó a la chica alejarse dirección a la espada, no se esperaba un ataque por su parte, imaginaba que solamente preferiría tener el arma cerca ante él, un desconocido aún y quizás siempre. Volteó con tranquilidad el rostro, mirando la estructura serio, paseando su mano por la fría roca como si acariciase una suave seda. Sin darse cuenta comenzó a caminar mientras tocaba aquello, mirando las ranuras que juntaban una con otra. No era arquitecto, pero sabía que estaba bien hecho. Aunque una fugaz pregunta pasó por su cabeza: “¿Lo hizo sola?”, no se molestó en darla a conocer o seguir preguntándose, estaba en otro mundo por así decirlo.

Sus pasos le llevaron hasta una esquina, lugar donde sus dedos no pudieron terminar el recorrido de frente. Miró a sus pies, al suelo. No pensaba en nada en concreto, aquella chica con la que estuvo ya le dio bastante que pensar en su momento con sus propios problemas y él no tuvo otra que consolarla, y sería mentir decir que no le apenó la mujer. Quizás lo único que buscaba en esos momentos era desconectar de todo, del mundo… Y es posible que por irónico que pareciera la chica fuera buena compañía para eso, pues ni se la notaba.

Ni siquiera estaba alerta, sería fácil atacarle por la espalda en esos momentos, incluso de frente. Su mirada estaba perdida en un vacío no terrenal, sus doradas orbes se clavaban en el verde matojo a pocos pasos de sus pies pero no era eso lo que miraba, no observaba nada en realidad.

Tranquilo, se sentó en el suelo reposando parte de su espalda en la pared rocosa. Sintió el frío de ésta, pero no le afectó; el calor que emanaba su cuerpo era mucho mayor, una calidez que relajaba a todas sus clientas, que les ayudaba en cierto modo. Por supuesto, no se apoyó del todo por no rayar la casa de la muchacha sin estar aún acabada ya que las púas de su espalda poseían un unas puntas tan afiladas y penetrantes como las garras de un dragón joven. No iba a rajar, pero si arañar si se movía. Aunque su cuerpo parecía haberse acomodado al punto que no diera intenciones de moverse, sus alas descansaban entre el suelo y el aire, su cola se había curvado hasta rodearlo como si fuese aquel su área de protección, una pared invisible que le cubriera. Y bien podía ser así.

Durante su escaso paseo, había dejado el pañuelo encima de una piedra, no tenía intenciones de quedárselo. ¿Qué sentido tendría? Él cumplió con lo que prometió, devolvérselo limpio. Rara era la vez que aceptaba un regalo, solía significar que el otro esperaba algo a cambio aunque no se tratase de una posesión material. Por ello desde pequeño sus padres le enseñaron a no aceptar nunca nada de nadie, a devolver todos los favores por mínimo que fuese y mantener así siempre limpio de deudas que pudieran usar en su contra.

Su cabeza  al fin se elevó y su mirada volvió a la tierra, o al cielo en este caso. Hacia buen tiempo y la oscura noche estaba despejada, adornada con las luces de las lejanas estrellas. Daba serenidad, paz interior para la mayoría y dejaba mucho que pensar. Sin embargo, el sólo veía un cuadro negro manchado de pintura blanca, un buen paisaje que pintar en uno de su cuadros. Pero había sido tan impulsivo en venir aquí, que no trajo nada consigo más que lo puesto.

Entendía porque ella venía a un lugar como este a vivir. Lejos de la gente, de los ruidos y el aire contaminado, sin tener que ocultarse ni tener que estar siempre alerta para evitar morir. Sin preocuparse si mañana se encontrará su casa patas arriba, sin mirar siempre a sus espaldas y… sin tener que aguantar vecinos, visitas indeseadas. Y en esos momentos, probablemente, él fuera esa visita que no se acordó del todo.

Se levantó del suelo tan sereno como se sentó, impasible. – Si quieres o no el pañuelo, ya no es de mi incumbencia. Yo te devolví lo que es tuyo. – Dijo indiferente. – Si quieres bañarte, hay un río cerca que baja de la montaña, aunque ya lo sabrás. – Añadió mirándola con esa relajado e inexpresivo semblante impreso en su rostro en esos momentos, dando a ver que se dio cuenta de su estado, de su sudor y el polvo que manchaba la suave piel de la fémina. Era observador después de todo. – Pasa una buena noche seño… Juni. – Por cortesía estuvo a punto de despedirse usando el apelativo cortés para una hembra, pero recordó que no pareció agradarle cuando se encontraron.


Última edición por Gabriel Nelphin el Jue Abr 06, 2017 6:25 pm, editado 1 vez (Razón : Ortografía)
Demonio
avatar
Mensajes :
92

Ver perfil de usuario
Gabriel Nelphin

Volver arriba Ir abajo

Re: Construyendo un hogar [Libre]

Mensaje por Juni Koriuchi el Jue Abr 06, 2017 6:10 pm

Finalmente me paré a pensar unos segundos. El que hubiera sido cruel conmigo no significaba que fuera malo. Después de todo, se había tomado la molestia de venir a verme, aunque fuera por una simple estupidez.

Tenía pensado seguir con mi trabajo, por eso empecé a coger algunas maderas y a montarlas rectas, cortarlas perfectamente de tal forma que formaban la enorme puerta de entrada. Por supuesto, ni siquiera me había percatado de que Gabriel se había tumbado pero cuando, mientras trabajaba, le miré de reojo, paré en seco.

En el fondo, me paré a pensar nuevamente. Físicamente no se parecían en absoluto... bueno, más o menos, la diferencia era el pelo y que Kotae era un poco más alto pero... en cierto modo, su carácter me recordaba al de mi hermano. Aquel hombre con algo de impasibilidad y, a su vez, cierto interés en muchas cosas.

Aunque, por supuesto, mi hermano conmigo era una persona abierta, muy cariñosa y muy sobreprotectora. Aún recordaba aquellos momentos en los que Kotae daba todo su tiempo por y para mí, cuando me desanimaba y me abrazaba y besaba la cabeza, cuando la acariciaba... Inconscientemente, mis manos soltaron lo que tenían en mis manos con lentitud y se levantaron hacia mi cabeza, casi como si buscara el calor de mi hermano.

Realmente le echaba de menos, más de lo que quisiera admitir. Por primera vez en años, en vez de que mi rostro se volviera inexpresivo, la tristeza se dibujó al instante en mi rostro y mis ojos, lentamente, comenzaron a tomar un color azulado, hasta tomar un azul zafiro brillante. Hechaba de menos a Kotae, a Saga, a mis padres, a Despros y a todos los habitantes de Dokor, a los que aún seguían creyendo en mí, a los que incluso después de haber dejado de ser simpática con ellos, seguían aguantándome y me querían tal y como era, quería volver a mi tierra... Pero sabía que no podía y aquello me mataba por dentro.

Cuando finalmente escuché cómo volvía a hablarme, me di cuenta de que mis ojos estaban empapados en lágrimas, así que simplemente me limité a girar la cabeza. Por un momento, agradecí que no fuera de Dokor como para darse cuenta de lo destrozada que estaba en el fondo pero, por otra parte, me avergonzado no haberme podido controlar y esperaba que no me hubiera visto.

-Gracias por la compañía...-Susurré intentando evitar que mi voz temblara mientras me secaba las lágrimas, sin mirarle directamente a la cara.-Aunque esperaba que al encontrarnos de nuevo estaríamos un poco más de tiempo juntos. Siento que te tengas que marchar tan pronto si tienes cosas que hacer.




Hablo #0b24de// Hablo telepáticamente #de0707// Pienso #0b24de
Hibridos
avatar
Mensajes :
193

Ver perfil de usuario https://www.wattpad.com/user/JuniKoriuchiOfficial
Juni Koriuchi

Volver arriba Ir abajo

Re: Construyendo un hogar [Libre]

Mensaje por Gabriel Nelphin el Jue Abr 06, 2017 7:35 pm

Claro que se dio cuenta, el brillo de los ojos llorosos eran como un una bengala en el nocturno cielo. Una luz tenue y pequeña pero fácil de apreciar en la oscuridad. Pero lo más curioso eran sus ojos en sí, el color. De ser oscuros pasaron a un hermoso azul que ni la noche ocultaba, más el varón no cuestionó en su interior. No sólo por el hecho de que supiera la emoción, sino porque su cabeza era un vacío inexpugnable en esos momentos.

Ni siquiera suspiró, no tenía porque. Se acercó a ella y la agarró del mentón con suavidad para girárselo y tenerla de frente, mirarle a esos ojos ahora claros. – A veces me pregunto por qué nuestra raza es tan orgullosa… Por qué es tan difícil mostrarse cómo uno mismo, cuál es el miedo que nos retiene hacerlo… - Su voz mostraba un tono tierno en contraste con la indiferencia de sus anteriores palabras.

Su mano se había acercado al rostro contrario, y con cuidado el dorso de sus dedos recogió las lágrimas que la fémina se había dejado atrás. Esa pequeña caricia transmitía serenidad, templanza… Una caricia quizás monótona de tantas mujeres que consolaba en su día a días, pero ninguna igual a la anterior. No dejaba que ese trabajo lo insensibilizara, no, él tenía corazón y no lo arrojaría al vacío. Sí lo hiciera… ¿Cuánto tardaría en olvidar a su hermana? ¿Cuánto tiempo le llevaría dejar de sentir algo por ella? Dejar de buscarla… Ese lujo no se lo permitía, y aunque tropezara en la misma piedra por dar su granito de arena en ayudar, no se arrepentiría y volvería a levantarse.

No entendía la razón de porqué ella estaba a la defensiva, ni la razón que le hizo derramar lágrimas. Puede que fuese bipolaridad, puede que sólo estuviera rota por dentro. En cierto modo, su fragilidad le enternecía y recordaba a su hermanita, le brindaban un sentimiento paternal al igual que con todas aquellas que noche tras noche, entre sábanas y al calor de los cuerpos desnudos mostraba al abrazarlas cuando lloraban de arrepentimiento.

Tenía claro que no iba a comentar porqué se iba a ir hace unos segundos, en momentos de debilidad un simple reproche podían desataría una tormenta, en este caso de llanto o ira… No conocía aun a la joven como para predecir que emoción se desencadenaría y no pensaba averiguarlo. – No tengo nada que hacer esta noche. – Le dijo en el mismo tono, mirada con mirada. Él no podía oler las emociones, pero si verlas a través del espejo del alma, de los ojos.

Dejarla sola no era un opción, no sabía que podía querer de él después de que lo amenazara y de manera indirecta lo menospreciara pero ya lo averiguaría más adelante… Es posible que simplemente no quisiese estar sola, o que no supiera de verdad mantener una conversación, una relación, y que ello junto con su orgullo no le hubiera dejado expresarse. Que el miedo hablara por ella, que controlase su vida. El demonio cavilaba muchas opciones, pero su mayor atención estaba en la reacción que pudiera tener, en ser su consuelo en esta fría noche hasta que apaciguara. Luego, ya vería que hacer.
Demonio
avatar
Mensajes :
92

Ver perfil de usuario
Gabriel Nelphin

Volver arriba Ir abajo

Re: Construyendo un hogar [Libre]

Mensaje por Juni Koriuchi el Jue Abr 06, 2017 8:15 pm

En cuanto sentí una mano sobre mi mentón, abrí los ojos repentinamente, con sorpresa. Aquel gesto realmente me había sorprendido y, tras sus palabras, mi mente se quedó completamente en blanco y mi cuerpo se quedó completamente inmóvil. Mis ojos brillaban incluso con más intensidad.

Nunca había imaginado a alguien tan dulce y tierno detrás de ese muchacho. Simplemente me limité a respirar con cierta dificultad. Lo cierto era que no me gustaba nada que me vieran en ese estado, pero el repentino cambio de actitud de Gabriel me había dejado muda y sin palabras.

Me limité a mantener mi mirada en sus ojos, aún empapadas en lágrimas que él conseguía secar sin problemas. Finalmente, la timidez empezó a dejar huella y cerré los ojos, volteando la mirada, susurrando inconscientemente:

-¡No me mires! No... No soy débil... Y no...

Pero en ese momento, mi corazón frenó en seco, igual que mi tiempo. Era como estar realmente con mi hermano, aquella calidez, aquel tacto, aquella caricia de un hermano mayor protegiendo y animando a su hermana menor.

Iba a decirle que no hiciera esas cosas para burlarse de mí, pero realmente deseaba volver a sentir a mi hermano, aunque fuese de ese modo.

-No quiero que te vayas...-susurré en voz baja, con la cabeza agachada, sin atreverme ésta vez a mirarle a los ojos. Mi cuerpo temblaba a causa de soportar los sollozos y no dejarlos salir, pero mis lágrimas ya salían inconscientemente.

En realidad, susurré esas palabras como si fuera mi hermano, pero en el fondo no pedía del todo aquello, sino que no volviera a desaparecer aquel calor familiar, que se mantuviera de nuevo a mi lado.

En realidad, incluso me contuve para abrazarle, lo primero era calmarme, él no era mi hermano después de todo, solo tenía que calmarme. Llené mi mente de las palabras "no es mi hermano" hasta que finalmente, transcurridos largos minutos, pude controlar mi llanto, pero mis ojos se seguían manteniendo en el tono azul zafiro.

Odiaba que alguien me viera llorar, fuese en el momento que fuera, sobretodo porque sabía que las lágrimas no arreglaban absolutamente nada. Consideraba lo que acababa de hacer un acto de pura debilidad y resultaba odioso. No quería que vieran que en el fondo era una cobarde y mucho menos dar a entender que era tan débil.

-Olvida que te he dicho nada ni has visto nada.
No... No soy débil. Es... sólo que...
-no me vi capaz de terminar la frase, no tenía cómo acabarla, no tenía ninguna excusa. Ni siquiera el típico "me entró algo en los ojos" servía en ese momento, sería hasta estúpido, así que simplemente guardé silencio durante unos segundos para finalmente pronunciar dos solas palabras:

-Lo siento.




Hablo #0b24de// Hablo telepáticamente #de0707// Pienso #0b24de
Hibridos
avatar
Mensajes :
193

Ver perfil de usuario https://www.wattpad.com/user/JuniKoriuchiOfficial
Juni Koriuchi

Volver arriba Ir abajo

Re: Construyendo un hogar [Libre]

Mensaje por Gabriel Nelphin el Jue Abr 06, 2017 10:49 pm

Después de un rato, la hembra volvió a reaccionar con timidez, con ternura. Debía admitir que de alguna manera le recordaba a una niña pequeña… caprichosa, sentimental, sin aceptar ayuda, cabezona… Le recordaba al cachorro que antaño cuidaba con esmero y dulzura, esa pequeña que llenaba su oscura vida de luz. Por la que cada día buscaba el pan que comer sin importar cuantas veces cayera. La que le hacía olvidar su destierro o abandono, la única familia que tuvo tras aquello. Esa que con desesperación y calma al mismo tiempo buscaba sin descanso, contrariedad nacida del renacimiento, poesía echa actos.

Su raza de demonios eran sumamente protectores con su prole, se decía que no había padres más fieros. Pero en todas las especies había excepciones, y en ésta fue el padre del pelirrojo. Pero él mantuvo esa fiereza paternal con su hermana, nunca quiso permitir que pasara hambre o abandono… Y sin embargo, después de tanto esfuerzo, ya no la protegía, ya no tenía a quién dar su vida. Mas no se rendiría, la encontraría.

Quieto, escuchaba a la hembra sin decir palabra alguna, vacío de mente más que por los recuerdos de añoranza de su cachorro perdido. Deseaba que, al igual que ellos hicieron, un desconocido le trajera al suyo sana y salva; pero bien sabía que la vida era más dura de lo que parecía. Lo único que también ocupaba su mente, era la joven que tenía enfrente, su llanto y vergüenza.

Espero hasta que supo que esa disculpa eran las últimas palabras que fue capaz de soltar. Entonces, sin miedo o timidez alguna, acercó a la fémina a su cuerpo y la rodeo con lo brazos y las alas. Calentando su cuerpo y alma, acariciaba su espalda a modo de consuelo. – Sssshhh… tranquila… La debilidad no es mala, ni tener miedo. Te enseñan cuáles son tus límites y cómo superarlos. Todos somos débiles con fuertes caparazones que nos cubren hasta lo más profundo, pero un día debe resquebrajarse para renovarse. – Su voz mantenía aquel tono suave y dulce, sus cuerdas vocales vibraban con su timbre grave.

Seguía abrazándola, sin importar que empapara su torso de lágrimas, dándole calor con su cuerpo, una calidez necesaria para todo ser vivo y que parecía dar vida, como el sol. Un regalo que a ella le fue robado sabe quién porqué o qué razón pudiera haber.

Sus manos proseguían recurriendo su espalda en forma de suaves caricias sin cansarse, él mantenía su consuelo sin dar muestra de molestia. No era rencoroso, sabía perdonar y hacer borrón y cuenta nueva, sabía dar segundas oportunidades. En muchas ocasiones, cómo ésta, ni siquiera lo consideraba así; simplemente fue un mal comienzo. Momentos guiados por el orgullo y el ego propio que durante tantos milenios lleva destruyendo hasta las relaciones más fuertes. El mayor enemigo que cada cual tiene por dentro, siempre al acecho y defensiva, oculto tras el amor propio y embelesado con la autocompasión. Autoestima alta mal interpretada, enemiga mortal de la honestidad y que bien desconocían la mayaría de los demonios.
Demonio
avatar
Mensajes :
92

Ver perfil de usuario
Gabriel Nelphin

Volver arriba Ir abajo

Re: Construyendo un hogar [Libre]

Mensaje por Juni Koriuchi el Jue Abr 06, 2017 11:18 pm

Seguía manteniendo mi mirada fija al suelo, por eso solo pude notar un ligero olor a añoranza y un tacto. Para cuando me di cuenta, me encontré rodeada de sus brazos e incluso de sus alas.

Nunca pensé que ese demonio llegara a ser tan amable. Sus palabras sólo consiguieron que, nuevamente, mis lágrimas salieran y, ésta vez sí, mis brazos lo rodearan, devolviéndole el abrazo. Realmente echaba de menos aquel tipo de contacto, muchísimo, pero desde que Okita, mi propio padre biológico me desnudó, me encadenó, me torturó y violó sin piedad en un intento de que sacara en Riuujino, había olvidado lo que era el afecto.

Aún recordaba el olor a sangre, a quemaduras, a heridas y la oscuridad de aquella fría habitación, recordaba que deseaba desesperadamente volver a ver la luz y, a la vez, temía a la única puerta que había en aquel lugar tan oscuro para que él entrara y empezara a apuñalarme, a violarme o lo que fuese.

Creo que había sido desde el momento que pude escapar gracias a Zack que cuando finalmente pude ver la luz después de diez años torturada, que me di cuenta de que gracias a aquel bastardo no podía volver a ver la luz del sol... Y no solo eso, recordar cómo había matado a mi propio hermano con mis propias manos y que justo después de eso me diera cuenta de que su traición no era lo que parecía ser, sino que tan solo se puso al lado de Okita para protegerme aún a cuesta de que le llegara a odiar y a matar, aquello me había destrozado.

Pero, por una vez, podía sentir el afecto de unos brazos que me cuidaban de la terrible y cruda realidad, de la crueldad de todos los seres y de lo poco que quedaba de mí. Realmente extrañaba todo mi pasado y, a la vez, me odiaba a mí misma. Era tan inútil el no haber podido salvar a nadie... ni siquiera a mis padres...

Ésta vez, mi abrazo se hizo más fuerte. No quería que me soltara, no en ese momento al menos y no quería seguir estando sola. Era algo horrible, algo que daba miedo, aunque no tuviera otro remedio. Estaba cansada de no poder contar con nadie y a la vez, me daba mucho miedo.

-No me dejes sola...-susurré con voz casi inaudible a causa del llanto. Mi cuerpo temblaba y mis lágrimas empapaban el pecho del contrario. Aquella frase la había repetido muchas veces cuando tenía a mi hermano muerto en mis brazos en aquel siglo pasado. Desde que escapé de la mazmorra oscura de Okita, no había vuelto a Dokor, no quería que otros se vieran involucrados por mi culpa.




Hablo #0b24de// Hablo telepáticamente #de0707// Pienso #0b24de
Hibridos
avatar
Mensajes :
193

Ver perfil de usuario https://www.wattpad.com/user/JuniKoriuchiOfficial
Juni Koriuchi

Volver arriba Ir abajo

Re: Construyendo un hogar [Libre]

Mensaje por Gabriel Nelphin el Lun Abr 10, 2017 10:05 pm

Sentía su cuerpo temblar, su llanto mojarle y su tristeza embadurnarle. Aunque no entendía la razón de su sufrimiento, parecía comprenderla en el silencio de aquel abrazo que sólo el sollozo de la hembra irrumpía. Un abrazo que podría volverse eterno en el tiempo pero sólo lo parecería en sus pensamientos. El lado paternal del varón rugía con fuerza mientras la abrazaba pensando que ojalá fuese su cachorro y al mismo tiempo ordenándole que la consolara, la protegiera. Fiereza racial instintiva que lo hacía más peligrosos para los demás.

No sabía si ella era mayor que él o menor, bien conocía que los demonios y vampiros no mostraban su edad con el físico, pero aunque fuera consciente de que la diablesa era mayor, seguiría aquel instinto protector y paternal que le surgió ante la soledad y tristeza que desprendía ella. No era un adolescente pero tampoco un adulto a día de hoy, era joven y aun así pensaba que en su casa ya habría sido casado para unir lazos, aumentar el poder, la jerarquía y para asegurar una buena descendencia. Estaría finalizando en el ejército y poco le quedaría para proteger aquello a lo que fuese ordenado con su vida, como Caronte su lago de almas perdidas. Aquel futuro era brillante, bueno y envidiado… Digno de su posición y raza, vida arrebatada pero que con orgullo aceptó sin rechistar.

Ella apretó pegándose más el uno al otro y, como contestación, el macho llevó una de sus manos a la cabeza de la joven mientras la otra seguía abrazándola entre caricias. – Shhh… Estoy aquí, tranquila… Desahógate, eso es bueno. – La ternura con que hablaba podía bien ser la misma con la que un padre da las buenas noches a su hijo a sabiendas de que será la última, pero no porque se fuera a marchar, sino por la sino por la sinceridad de sus sentimientos.

Todo demonio guardián necesita algo o alguien a quien proteger toda su vida aunque le cueste perderla en el cometido. Claro que no entregaban sus vidas a cualquiera, por lo general lo hacían con quien su señor les ordenaba y, el caso del pelirrojo que ya no tenía a quién deber lealtad, a quién el decidiera que valiera la pena. Ella no estaba elegida, pero era una candidata que inconscientemente eligió pues su hermana estaba primero y no la conocía lo suficiente. Pero el instinto es sabio y su cerebro es la inconsciencia que ignoramos.

Estuvo un rato más abrazándola, protegiéndola y consolándola hasta que notara el cuerpo ajeno dejar de temblar y su llanto cesar. Sus alas poco a poco comenzaron a abrirse dejando verse al mundo, quitando el caparazón que los aislaba y cubría del exterior. Con cuidado se separó de ella con una sonrisa tierna que adornaba sus rostro y un brillo feroz en su mirada. – Temes a la soledad, pero te aíslas en ella… Qué es lo que realmente entristece tu corazón. – Le hablaba sereno, sin esperar una respuesta ya que no preguntó más que retórica cierta. Siempre tuvo buen ojo para los seres, su habilidad de observar y su mente calculadora le daban información suficiente del enemigo y… aliado.
Demonio
avatar
Mensajes :
92

Ver perfil de usuario
Gabriel Nelphin

Volver arriba Ir abajo

Re: Construyendo un hogar [Libre]

Mensaje por Juni Koriuchi el Mar Abr 11, 2017 9:39 am

Perdí la noción del tiempo, ciertamente. Sentir cómo me aceptaba me calmaba, la calidez me llenaba. Hacía algo más de un siglo que no sabía qué era aquella sensación. De hecho, la había olvidado completamente.

Poco a poco sentí que me calmaba, incluso que el dolor aminoraba ligeramente durante unos instantes, como si todo se hubiera calmado. Escuchar sus palabras de consuelo incluso lograban su objetivo y surtían su efecto. Mis ojos brillaron con más intensidad en aquel tono azul zafiro, tan solo comparables con el color de la mezcla del profundo mar y el cielo.

Cuando pronunció sus palabras, mis ojos se encontraban fijos a los del demonio. Sabía que en cuanto pasaran unas horas y me encontrara mejor, me acabaría arrepintiendo de actuar como lo estaba haciendo en esos momentos y si mencionaba algo del tema me pondría totalmente tímida, pero ese momento no era el futuro, así que simplemente, como respuesta, asentí con la cabeza e, inconscientemente, la agaché, mirando el suelo, alcanzando a ver el abdomen del contrario y hablé con un hilo de voz:

-Pero no puedo evitarla... No quiero que nadie más muera por mi culpa... Tengo miedo a perder a más seres queridos.

Mi flequillo ocultaba mis ojos y la tristeza que éstos iluminaban en aquel mismo instante. No era agradable pronunciar esas palabras mientras recordaba cómo mis manos se manchaban de la sangre de todos aquellos que en el pasado dieron su vida por la mía.




Hablo #0b24de// Hablo telepáticamente #de0707// Pienso #0b24de
Hibridos
avatar
Mensajes :
193

Ver perfil de usuario https://www.wattpad.com/user/JuniKoriuchiOfficial
Juni Koriuchi

Volver arriba Ir abajo

Re: Construyendo un hogar [Libre]

Mensaje por Gabriel Nelphin el Miér Abr 12, 2017 8:24 pm

Miraba a la joven tranquilo, esperando paciente su reacción o respuesta que no tardó en percibir tras ver cómo agachaba su rostro y sólo permitía a la tierra que pisaban verla. Pero sus palabras y su gesto fue más que suficiente para adivinar el desconsuelo que su semblante mostraría, la culpabilidad que sentiría. No habló al momento sino que esperó unos segundos a sabiendas de que los recuerdos estarían atosigando la mente femenina.

– Cada cual elige su camino preciosa, nadie nos obliga a tomar decisiones. A veces acertamos y otras erramos, pero son las que nosotros mismos tomamos. Si la muerte acechó a alguien era porque así debía ser, porque era la única salida o porque se eligió. Los muertos no culpan a los vivos de lo que sus acciones le llevaron en vida, saben que están muertos porque pudieron elegir su camino. – Se detuvo un momento. Sus dedos nuevamente tocaron el mentón de la diablesa y con suavidad elevó su rostro para verla. Él mostraba una tierna expresión dentro de la seriedad que reflejaba su rostro. – No te culpes, no debes hacerlo. Uno debe saber en qué se mete y cuáles serán las consecuencias, seguro que ellos lo sabían y no se arrepintieron. Siguieron hasta el final, caminando a tu lado porque querían y era su elección, no la tuya. Si te culpabilizas, sólo conseguirás que sus decisiones no obtuvieran los frutos que deseaban.

Miró a su alrededor hasta encontrar una roca que tenía una altura considerable para poder sentarse en ella, no muy lejos de donde se encontraban. Sereno caminó hasta el lugar y se sentó observándola, dejándole un hueco a su vera.

Su torso ya estaba seco a cuenta del calor de las llamas de su interior, se evaporó rápido y sin dejar muestra alguna de las lágrimas que antes hacían brillar su cuerpo. Sus colas hechas una sola, se movían como la de un gato que curioseaba tras la roca en la que reposaba y, sus enormes alas, se clavaron en el suelo dejando dos agujeros mientras el resto se mantenían en una posición cómoda para el macho. Sin darse cuenta, agarraba el colgante pensativo, recordando cuantos consejos había recibido de parte de su madre y él compartió con su hermana cual valioso legado. Pensaba también en las últimas palabras que le dedicó a la chica con la que se encontraba, sintiendo arrepentimiento por ellas.

La noche estaba en calma, aún quedaba varias horas para que amaneciera. A pesar de que estaba cansado pues durante el día se mantuvo trabajando y él, como casi cualquier ser vivo, necesitaba dormir para reponer fuerzas; no tenía prisa alguna por regresar, podía echar la noche allí y hacerle compañía. No es que quisiera compensárselo o ahora se viese obligado a hacerlo, más bien le agradaba su compañía y la tranquilidad del cielo oscurecido. Por otro lado, era como volver a estar con su hermana pequeña… Tener algo por lo que velar. Aun así, era consciente de que no lo era, a sus ojos seguía siendo una hembra desconocida que le transmitía recuerdos del pasado debido a su conducta semejante a la otra.
Demonio
avatar
Mensajes :
92

Ver perfil de usuario
Gabriel Nelphin

Volver arriba Ir abajo

Re: Construyendo un hogar [Libre]

Mensaje por Juni Koriuchi el Miér Abr 12, 2017 10:23 pm

Sus palabras resonaron en mi oído en forma de eco, realmente parecía una figura paterna, era como si llevara haciendo eso durante mucho tiempo. Cuando sus dedos rozaron mi mentón y alzaron mi rostro, mis ojos azules brillaban con intensidad, realmente me recordaba a Kotae, muchísimo.

Cuando finalmente se acercó a una roca, mis ojos le siguieron en silencio. En ese momento la tristeza y la añoranza comenzaban a calmarse.

-¿A caso tienes hermanos?-aquella pregunta fue inconsciente, no sabía si tenía o no hermanos o si, simplemente, era así. ¿O tal vez tuviera algún hijo? No tenía ni la menor idea.

Levanté mis brazos, secando mis lágimas, ya un poco más calmada y, en ese intante, mi tristeza poco a poco fue transformándose en timidez. Por todos los dioses, ¿por qué me había dejado llevar por una estupidez? ¿A caso era tonta?

Agaché la mirada, deseando que en el fondo no se riera de mí. No tenía ni la menor idea de cómo había conseguido romper todas las barreras que había creado durante tantos años después de haber perdido a mi familia y a mi maestro, pensaba que nunca sacaría ese lado mío y que sería capaz de controlarlo, pero en ese momento no era así y me sentía débil y estúpida.




Hablo #0b24de// Hablo telepáticamente #de0707// Pienso #0b24de
Hibridos
avatar
Mensajes :
193

Ver perfil de usuario https://www.wattpad.com/user/JuniKoriuchiOfficial
Juni Koriuchi

Volver arriba Ir abajo

Re: Construyendo un hogar [Libre]

Mensaje por Gabriel Nelphin el Miér Abr 12, 2017 11:10 pm

Miró a la fémina serio, pero pronto mostro una sonrisa amigable mientras su mirada se perdía en el lejano cielo, en el oscuro universo bien decorado por sus múltiples estrellas brillantes, los astros que guían a los perdidos en el camino. Bajó de nuevo la mirada con pesadez, pensando en sí tendría más hermanos que ahora desconocía. Los demonios tenían cierta dificultad para procrear debido a su longevidad, estrategia cruel y equilibrada de la naturaleza. Recordaba que él fue el único varón de aquel linaje, el heredero de la casa y el más prometedor guerrero, consejero militar que deseaba hacer su madre. Era muy poco probable que hubieran tenido otro cachorro, pero nunca se sabía. Quizás hasta el progenitor se casó con otra y ahora sus hermanas habían sido prometidas a distintas casas a excepción de Arianna, la mayor, ella ya estaba casada con un buen marido de menor rango que le otorgaba a su sangre el poder.

Inspeccionó a la muchacha antes de hablar, viendo cómo se sacaba las lágrimas que le quedaban y se serenaba. Desde ahí no veía el rubor de sus mejillas, pero un gesto valía más que mil palabras. – Bueno, no sabría decirte cuantos tengo ahora… La última vez éramos seis, pero ha pasado tiempo y es posible que tenga uno o dos más. Quién sabe. – Contestó sonriente, pero sus ojos miraban a la nada. Se perdían en el vacío de la insensibilidad y el recuerdo, nublado sentimiento que nadie quiere combatir.

Nuevamente, volviendo sus dorados ojos a la hembra y el mundo que le rodeaba, habló pausado empero con tono cantarín. – Yo cuidaba de mi cach… hermana pequeña, en cierto modo me recuerdas a ella. – Fue tanto tiempo que la estuvo criando, tanto empeño y fiereza, que le costaba recordar que era su hermana y no su hija pues a sus ojos y los de la pequeña, así podía ser.

Era tan joven, tan inexperta… No debía estar sola, necesitaba muchos cuidados aún y Gabriel estaba muy lejos de la chiquilla desaparecida, puede que ni estuviese viva lo que repercutiría más que lo que se podría imaginar en él. Haciendo cuentas, tendría la temprana edad de doce años ya que el día que fueron abandonados, la pequeña aún tomaba de la leche materna. Si lo pensaba fríamente, lo raro es que estuviera viva a no ser que la acogieran en un orfanato o alguna buena familia sin odios raciales o demoniaca que viviera en el plano humano.
Demonio
avatar
Mensajes :
92

Ver perfil de usuario
Gabriel Nelphin

Volver arriba Ir abajo

Re: Construyendo un hogar [Libre]

Mensaje por Juni Koriuchi el Jue Abr 13, 2017 9:05 am

¿Tal vez? ¿A caso no había vuelto? Mis ojos se enternecieron ligeramente, mientras observaba al macho hablar con calma. Realmente parecía estar por las nubes. Sabía qué significaba aquello: recuerdos. Por una vez, no me hizo falta siquiera que me llegara el olor a añoranza para entenderlo a la perfección. Aquel macho sufría tanto como yo.

No sabía si simplemente se había ido, si se había alejado de su familia o si le habían expulsado, lo que sí sabía es que tenía a alguien a quien cuidar, aquella hermana pequeña. Por un segundo, viendo su expresión de añoranza y serenidad, me pregunté si Kotae, antes de que yo muriera, incluso sabiendo que lo odiaba y estaba dispuesto a matarle mostraba aquella expresión frente a su gente de confianza, hablando de mí como si fuera un gran tesoro con el que estaría dispuesto a todo. Aunque probablemente sí, sólo tenía que preguntarle a su mejor amigo.

Por supuesto, era algo que no iba a hacer jamás, y menos después de que yo misma matara a Kotae con mis propias manos. Pero en ese momento Gabriel mencionaba a su hermana en término pasado, como si... hubiera muerto. Tal vez estuviera muerta o, tal vez, le había abandonado. O tal vez él había hecho lo mismo que Kotae: dejarla atrás, fingiendo ser su enemigo que estaba dispuesto a matarla por algo que ella tuviera y arriesgándose a ser odiado eternamente por su hermana tan solo para salvarla. No sabía nada de su historia ni su vida y, por supuesto, sabía que no era bueno remover el pasado por experiencia propia.

Era gracioso que mencionara que le recordaba a su hermana pequeña, más teniendo en cuenta que me pasaba lo mismo.

-Tiene gracia, tú me recuerdas a mi hermano mayor.

Aunque en realidad Kotae y yo no fuéramos hermanos de sangre, siempre lo había considerado como tal. Sabía que había sido adoptado antes de que yo naciera, que mi padre le había encontrado después de que su familia fuera asesinada y él pudiera huir. De hecho, mi nombre venía de una de las personas que quiso y murieron aquella noche que mi padre le encontró. Por mucho que Abigor no fuera mi verdadero padre y me hubiera enterado tan tarde que nací de una violación de Okita, no me importaba en esos momentos, Abigor había sido el esposo de Saori, mi madre, quien me dio a luz y, sobre todo, había sido también mi padre.

-No voy a indagar en algo personal tuyo, pero sé una cosa: tu hermana, esté como esté, siempre te ha querido y siempre lo hará. Es algo que me pasó con Kotae. Por muchos baches que haya tenido, él siempre había estado para protegerme incluso cuando yo estaba perdida en otros mundos.

Decidí no mencionar nada más, ya que si realmente estaba muerta, mencionar algo así iba a ser muy doloroso.




Hablo #0b24de// Hablo telepáticamente #de0707// Pienso #0b24de
Hibridos
avatar
Mensajes :
193

Ver perfil de usuario https://www.wattpad.com/user/JuniKoriuchiOfficial
Juni Koriuchi

Volver arriba Ir abajo

Re: Construyendo un hogar [Libre]

Mensaje por Gabriel Nelphin el Jue Abr 27, 2017 7:54 pm

Cuando la hembra le habló respecto a su hermana, no pudo evitar poner una expresión de completa duda pues no entendía del todo sus palabras. Él jamás había titubeado o, siquiera, se le había pasado por la cabeza pensar que su hermana pequeña no le quería, por lo menos hasta ahora. Quizás su estima propia o su férreo objetivo de encontrarla habían obviado toda distracción que le pudiera suponer una flaqueza para lograr su meta actual o lwe desviara de su rumbo. Por ello no entendió, no sabía por qué razón Juni decía semejante sandez a su juicio… claro que le quería, ¿verdad? Ahora no estaba seguro de eso. A ojos de la pequeña podría verse como un abandono por parte del mayor, una carga que quiso quitarse del medio para poder volver y sin ser cierto en lo más mínimo, pero, nunca se había parado a pensar qué sentiría en aquel momento o estos su cachorro. Sólo se había preocupado poyr la situación en la que pudiera encontrarse o su bienestar, pues era lo que realmente más temía y quería poner fe el demonio.

– No… Nunca… – No estaba seguro de cómo expresarse, es más, le salieron solas las palabras pues no tuvo intención en ningún momento en comentar nada al respecto, pero ya había empezado. Tras unos segundos de larga espera mientras cavilaba que decir o cómo acabar. – En ningún momento me paré a pensar cómo se sintió cuando… Sólo me preocupé, bueno, preocupo, por cómo estará… No me planteé que sentiría… – Terminó de decir al final con la cabeza algo baja, pensativo, dándose cuenta de ese error. Debía darse prisa por localizarla y tenerla de nuevo bajo su tutela, más que nunca.

Miró a su alrededor mientras estudiaba cómo hallar el paradero o tomar pistas que le llevaran a Rihwa. – Si lo deseas, puedo darte una mano, con la construcción. Así se acelera y, tienes compañía entre tanto. – Comentó al fin sonriente, de nuevo mostrándose amigable y, de cierto modo, paternal con la desconocida.
Demonio
avatar
Mensajes :
92

Ver perfil de usuario
Gabriel Nelphin

Volver arriba Ir abajo

Re: Construyendo un hogar [Libre]

Mensaje por Juni Koriuchi el Dom Abr 30, 2017 2:12 pm

Primero fue un olor ligero a inseguridad y, de repente, el olor se intensificó fuertemente, llenando no sólo la inseguridad, sino también la preocupación. Tan fuerte llegó a ser el olor que sentí que me asfixiaba e, inconscientemente, comencé a toser. No es que lo hiciera a propósito y, supe que aquellos sentimientos se lo había provocado yo misma y aquello hizo que me sintiera profundamente mal.

Levanté una mano, ocultando así mi nariz y labios para poder aliviar el fuerte olor que me abofeteaba. A pesar de querer animar al demonio, no sabía ni qué hacer ni qué decir. No se me daba bien manejar aquellas cosas, depresiones y demás. Tal vez Kotae habría podido hacer algo, ya que él pasó por una situación similar, pero yo no era la más adecuada para ello. Lo único que pude hacer fue levantar una de mis manos sobre su mejilla, acariciarla cuidadosamente y mirarlo fijamente antes de susurrar:

-Lo siento.

No era común en mí que me disculpara por cosas así, pero aún así la culpa me estaba matando por dentro. Era la única manera que se me ocurría de animarlo.

Cuando se ofreció a darme una ayuda, aparté una mano, mirando nuevamente mi casa a medio construir. Tal vez le vendría bien a él para desconectar un poco y, a la vez, aceleraba mi trabajo.

-De acuerdo. Te lo agradezco.




Hablo #0b24de// Hablo telepáticamente #de0707// Pienso #0b24de
Hibridos
avatar
Mensajes :
193

Ver perfil de usuario https://www.wattpad.com/user/JuniKoriuchiOfficial
Juni Koriuchi

Volver arriba Ir abajo

Re: Construyendo un hogar [Libre]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.