• Usuario
  • Ultimos temas
Últimos temas
» Chicos +1, chicas -2 [Juego]
Miér Nov 15, 2017 10:16 pm por Dante Romanov

» La infortunada vida del gato negro —PV
Jue Nov 09, 2017 9:18 pm por Aleska Hepburn

» El principio del entrenamiento [priv Akari]
Sáb Oct 14, 2017 5:32 am por Akari van Helmont

» Peligro en la noche [Priv. Dante Romanov]
Mar Oct 10, 2017 4:51 pm por Draven

» Busqueda Implacable de Nieve [Priv. Emile]
Miér Oct 04, 2017 5:57 am por Akari van Helmont

» [Trama #2] Ojo por ojo y...
Mar Oct 03, 2017 6:53 am por Faith Xiang

» Cela est vrai art de la rue [+libre+]
Mar Oct 03, 2017 6:24 am por Anthony Hershel

» Investigación Helada[Priv Sigrid]
Dom Oct 01, 2017 4:21 am por Sigrid Rowan

» Reglamento del foro [Actualizado 2017]
Sáb Sep 30, 2017 7:56 am por Ash Daggers

» El odio que incrementa. [Libre]
Miér Sep 27, 2017 10:13 am por Juni Koriuchi

» ¿Puedes llegar a amarme? [Dante Romanov] -flashback-
Dom Sep 24, 2017 9:52 pm por Jacques Romanov

» Sound the bugle now [+Adam Benett+]
Dom Sep 24, 2017 9:16 pm por Jacques Romanov

Foros Hermanos (2/4)
Dir. y Rec. (3/8)
Afiliación Élite (38/45)

La infortunada vida del gato negro —PV

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Aleska Hepburn el Vie Jun 16, 2017 3:55 am

Su rutina los jueves consistía básicamente en despertar, salir a correr, regresar a casa, bañarse, leer dos páginas del libro en turno, vestirse, ver 10 minutos de televisión y después ir a Callaghan's a comer, usando su moto azul, no la negra ni la blanca porque esas eran para las carreras, sino la azul, el azul le gustaba y sentía que combinaba muy bien con el mar matutino: porque había mar matinal, mar crepuscular, mar matutino y mar nocturno, el mar matutino no era igual que el mar matinal, el mar matinal era ese que se podía ver en la madrugada cuando en raras ocasiones se quedaba a ver después de trabajar los fines de semana. Para el caso, el mar matutino combinaba con su moto azul, o quizás la moto azul er ala que combinaba con él. No quería ponerse a reflexionar porque sabía que iba a perder tiempo y debía apresurarse para ir a desayunar. Le gustaba desayunar en Callaghan's.

El restaurante Callaghan's era popular entre los adolescentes más arrabaleros, era agradable y la comida no estaba cara, un precio justo para un sabor comercial pero con ingredientes mucho más frescos que en otras cadenas de consorcios como Mc Donald's o Carl's Jr, a él solo le gustaba Callaghan's porque los meseros eran agradables y había una mesa, solo una, que estaba justo en la esquina donde las dos ventanas de vidrios amplios daban hacia el mar. Era una mesa privilegiada y a Aleska le fascinaba. Podía ver desde ahí el oleaje mientras degustaba del huevo estrellado con papas hashbrown y tocino acompañado de jugo de naranja y media taza de café con leche. Rutinas y costumbres.

Sin embargo, ese día pasó algo que ocurría de tanto en tanto y que de antemano sabía que le quitaría valioso tiempo de día y ocasionaba desajustes totales que muchas veces terminaban ponerlo de malhumor: Su lectura, su libro, ese que leía entre terminar de bañarse y vestirse, había llegado a su final y ahora había tenido que mover su blanco trasero hasta el librero donde había pasado media hora semidesnudo viendo los lomos de los libros que había adquirido de reserva en el último año. Acumulados podían contabilizarse como 100 o 150, diferentes tamaños, tipografías, colores y temas. Era una decisión complicada, porque si cogía un drama durante el año y medio que tardaría en leer ese libro específicamente iba a estar sintiéndose miserable, pero si en cambio cogía un libro de filosofía iba a terminar por fastidiar a Julio durante sus teorías filosóficas. Le daba igual que Julio se molestara pero Julio era su único amigo los jueves por la tarde.

Terminó dos horas más tarde con un libro de astrofisica que le pareció impresionante desde la portada: una hermosa constelación en una muy buena resolución. Solo que ese atraso de dos horas recorrió todo, y de pronto el mar matutino ya no era mar matutino y su moto azul no quiso prender, al parecer algo le fallaba, tenía hambre, por lo cual tuvo que coger la negra y nada en ese horroroso día combinó, sobre todo cuando notó que había un gato cerca de la ventana de su casa. Un presagio de un día desastroso pues jamás había visto ese gato y mientras condujo una moto que no combinaba con su día pensó en que ese gato se podría meter a su hogar. Cuando llegó a Callaghan's había otras motocicletas, ninguna como la propia que era de un negro opaco de motor brillante y llantas adaptadas. Se quitó el casco y lo dejó bajo el brazo, caminando en el interior, ignorando de pronto a las otras personas que había. De reojo regaló una mirada aun grupo de chicos que se encontraba en algún punto del restaurante pero siguió de largo, se sentía ansioso y nervioso, y empeoró cuando notó que su mesa estaba ocupada. Tragó saliva y buscó con la mirada alguna especie de solución, alguna respuesta, algo que le dictase que hacer pero... nada. Apretó los labios, lanzó una última mirada molesta a los que comían ahí y se giró hacia la barra, tomando lugar en un taburete. Peinó hacia atrás los cabellos dejando el casco a su costado, sacándose los guantes y también colocándolos con cierta ceremonia uno sobre otro debajo del casco.

Llegaste tarde, Ale —comentó la camarera que preocupada se acercó con una sonrisa a servirle la media taza de café con leche.

Sí, un problema en casa —azuzó el moreno dando largas miradas hacia su mesa y después hacia el grupo de chicos que había al otro extremo del lugar. Se removió y tragó saliva cogiendo con cuidado su café. Ese sería un mal día.
Alquimista
avatar
Mensajes :
29

Ver perfil de usuario http://terram-fundasti.foro-activo.es/t1051-aleska-hepburn-id#76
Aleska Hepburn

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Jensen & Jared el Sáb Jun 17, 2017 5:59 pm





He's got a smile!
Reminds me of childhood memories
Where everything was as fresh as the bright blue sky
He takes me away to that special place
And if I'd stare too long I'd probably break down and cry
Oh, oh, oh Sweet child o' mine


Una oleada de calor sofocante lo recibió al pie de las escaleras, mezclado con las llamaradas de aire que escapaban los bajos de la Harley 2010. Maldita isla con su engorroso clima ¡Eran solo las seis de la mañana!.  Jensen no había visto la hora de llegar a su cafetería favorita Callaghans para sentarse en uno des mullidos sofás, escondidos entre las plantas , pedir un frappé bien frio y disfrutar del aire acondicionado mientras continuaba leyendo  ‘Aún’ de Jacques Lacan.

Su suerte comenzó del asco pero mejoró exponencialmente  ahora que estaba ahí: la mesa cerca del ventanal, siempre reservada u ocupada, estaba libre. No lo pensó dos veces y se empoderó de una de las sillas. Y al cabo de veinte minutos ya tenía un verdadero caos: apuntes por todos lados, una torrecilla de otros libros que había sacado de su siempre fiel mochila, marca textos de todos colores, post it, tres botes vacíos de café  y por supuesto no podía fallarle su fiel Laptop conectada cerca de un extremo de la mesa.   Jensen tomó el último bocado del cannolo que había pedido con su frappé. La mezcla de ricota y pepitas de chocolate se fundió en su boca después de un trago del intenso frappé helado. Menudo invento eran los cannolos.

Aquellos dulces sicilianos con forma de caña eran uno de los motivos que conducían a Jensen a  Callaghans, pero el hombre diente dulce también se dejaba tentar por los brownies americanos, el dulce de leche argentinos, los coulants franceses con su exquisito corazón de chocolate fundido o las sabrosas galletas polacas. No sabía si todas esas maravillas eran importadas o hechas en la propia cafetería. Muchas veces había querido preguntar, pero al final nunca se atrevía, y menos ahora, con esa nueva camarera llegada hace dos días. Le ponía nervioso. Era una de esas tipas simpaticonas risueñas que se ganan las miradas de todos. Maggie se llamaba.

Maggie en dos días conocía todos los nombres y se robaba el corazón de todos los muchachos que en Callaghans pero a él le parecía terriblemente incomodo En varias ocasiones, Maggie  había intentado ganarse la sonrisa de él, pero desafortunadamente no había reaccionado como los demás clientes. Se  agobiaba ante su derroche de encanto y la incomodaban los piropos manoseados en los que se apoyaba para dar sugerencias «¿Un cannolo, guapo?», «¿Qué estás leyendo ahora, corazón?», «No me mires así mi rey, que me partes el alma». Jensen se estremeció, alzó la vista hacia el reloj de pared, estilo vintage, recorrió el puente de sus lentes y aguantó un estornudo unos segundos. Luego conocerle a él[i] fue enteramente culpa de Maggie.

—¡Animate Ale! ¡No es el fin del mundo! Además un cambio le viene bien a cualquiera…¿Qué te parece si te traigo otro desayuno hoy, eh guapo? Ya sabes para no perder el orden del cosmos — ella le guiñó el ojo  y su mirada siguió la de Aleska. Jensen giró la cabeza hacia el ventanal. ¿Lo estaban viendo a él?. Se enderezó  hizo una pequeña mueca y tamborileó con el lapicero sobre la mesa. Ellos le miran como si fuese una de esas raras atracciones de circo. Tocó su rostro con los dedos, tal vez se ha manchado. No, nada de crema en ningún lado. ¿Entonces qué miran tanto?. Volvió a buscar a su alrededor como un ratoncito perdido y luego le tomo dos segundos entenderlo. No era él, era el lugar. Una diminuta sonrisa comprensiva y nerviosa se dibujó en sus labios. Recogió sus cosas lo mejor que pudo y se levantó. Luego le hizo señas al muchacho de la barra.

Maggie levantó las cejas — Vaya…Vaya…Ale no mires ahora pero creo que esa lindura de ahí te ha hecho ojitos y ahora quiere que te acerques—le picó la mejilla con una sonrisa traviesa — es un papucho ¿no?, he querido ligármelo pero creo…ya sabes que batea para el otro lado…—suspiró resignada —Oh ya sé… ¡Ven te lo presento!—contuvo una risita  y tras dejar la cafetera se tomó la libertad de coger a Aleska por la muñeca llevarlo hasta la mesa de allá—¡Jensen, cariño! —el muchahco se retrajo y apretó un poco la libreta.

—Magaret, no me llames cariño…te lo he dicho.. —

—¡Ay no digas tonterías guapo! Ademas te ves tan lindo cuando te pones nervioso, a ti todo te pone nervioso eres tan bonito…igual a Ale, ¡Y recuerda primor dime Maggie!. —Jensen entrecerró los ojos y después su mirada se desvio curiosa hacia Aleska. Margaret sonrió con diablura — Mira Jensen te traje a un ratoncito de biblioteca como tú…este es…Ale…Aleska…Aleska…él es Jensen — empujó un poco a Aleska hacia el otro —¡diviertanse! — les animó con un pulgar alzado luego se fue.

Jensen levantó las cejas mirando por donde la camarera iba —….—luego volvió a fijarse en Aleska. —[i]Oh…
su vista se fue hasta la mesa aún repleta de cosas — perdón…yo..creo…que esta es tu mesa…¿no?...la mirabas mucho y…bueno deduje que debía ser por alguna cosa…no sabia que estaba reservada…ahora quito todo—se fijó en el libro que Aleska está cargando y un brillo, una pizca de entusiasmo aparecio en sus ojos azules  —To explain the world...de  Weinberg...del nobel del setenta y nueve... —su sonrisa se ensanchó — te gustara o bueno...si lo lees por el lado de el punto de vista historico o epistemologico te parecera totalmente irreverente... —contuvo una risa
Licantropo
avatar
Mensajes :
30

Ver perfil de usuario
Jensen & Jared

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Aleska Hepburn el Lun Jun 19, 2017 5:56 am

¿Se quería ganar las puertas del cielo, se debía rezar entonces. Se quería entrar al infierno, se tenía que pecar entonces. ¿Querías ganar la atención de Aleska Hepburn? El albino aquel lo había conseguido apenas con un comentario que produjo en Aleska algo realmente extraño, algo que ese rostro no estaba acostumbrado a mostrar, al menos no a la primera y sin un tortuoso proceso de acoso, y reverencia malograda. Los ojos de Aleska detrás de aquellos lentes azules perdieron ese sentido opaco y brillaron con algarabía mientras que sus labios formaban una sonrisa suave.

Lo leo... porque lo encontré, leí una reseña en Internet y me pareció —pensó la palabra antes de decirla—. Interesante... tuve que mandarlo a pedir de otro estado del país porque aquí no lo había y fue terrible tener que esperar por él —confesó, sentándose cuidadosamente en una de las sillas que había en su mesa. Acarició su propia mejilla un momento, y sus ojos desaprobaron casi de inmediato el desorden que había en la mesa, sin embargo, en lugar de decir algo lo comenzó a ordenar con la calma del propietario—. A mí también me molesta que la señorita me diga "cariño", aunque sirve muy bien el café —admitió, apiló algunos papeles, reacomodó incluso el servicio con el que el chico comía.

Después alzó la mirada notando que las olas seguían luciendo como las recordaba del día anterior, tragó un instante saliva—. No es mi mesa... —comentó sin mirarlo—. En realidad, no me importa que esté ocupada, solo era esta silla —dijo volviendo los ojos lentamente hacia el otro—. Es que desde aquí puedo ver el mar... si salgo a la terraza solo puedo ver un ángulo, y ninguna otra mesa tiene esta vista... en realidad ningún otro lugar solo este —contó con un ligero toque de emoción antes de bajar los ojos al libro que el desconocido llevaba entre manos—. ¿Tu nombre es Jensen? Es un nombre filandes ¿cierto? Era el nombre del protagonista de una historia de los Países bajos, ante ese dato, la estructura osea marcada pero fina en la parte inferior de tu rostro, así como los rasgos del cabello y tus ojos azules puedo decir que eres por lo menos europeos, o mínimo tienes ascendencia de esa región... no creo estar equivocado pero me han dicho que por cortesía debo de dar el beneficio de la duda lo cual no entiendo que rayos significa —sonrió entredientes moviendo sus dedos en el borde del libro, delinéandolo nerviosamente, tragó saliva en seco y sus dedos se movieron más rápido, alzando la mirada hacia el otro—. ¿Eres de Filandia, o de alguno de los países que constituyen la unión de Países bajos? —azuzó bajito, tímido. Sospechaba que como el resto de las personas el aludido terminaría por extrañarse al punto de desear alejarse de él, o lo tomaría como una falta de respeto o alguna de esas cosas con la que había tenido que estar lidiando desde hace mucho tiempo pero enseguida, se quitó los lentes y se acarició el puente de su nariz.

Yo me llamó Aleska, Aleska Hepburn, mi nombre es... belga pero no tengo parientes belgas, a mis padres le pareció un buen nombre aunque parece de mujer, y mi apellido es igual al de la actriz de Desyauno en Tiffany's, ¿has leído el libro? Es bueno, aunque en la película no entiendo porque cambiaron el final haciendo que los protagonista sin una razón convincente acabaran besándose... —exclamó, para él era un poco lejano el concepto de "amar pasionalmente", y el desarrollo de la historia no le había trnasmitido de modo favorable dicho sentimiento, por el contrario, él había basado su lectura en el aspecto trascedentalmente histórico que pudo llegar a tener el film pero... ahí estaba intentando sacar conversación a un desconocido mientras trataba de contrarestar sus nervios volviendo a repasar el borde del libro con los dedos y después acariciar el puente de su nariz, después se agregó un movimiento particular de su pie, aún más impaciente al notar que los ojos del contrario... eran iguales al azul matutino. Aspiró por la nariz y frunció el ceño ahora necesitaba saber si combinaban con su moto azul o no. Y... y...

Si no la has visto puedo prestartela y quizás tenga más sentido para ti, aunque no pareces el tipo de persona que ve esa clase de películas quizás: "La teoría del todo", es una especie de romance pero... basada en un cientifico famoso, es... entretenida no me aburrió, la que si me aburrió en exceso y no entiendo porque a todos les parece genial es "Fast and Furious", Julio es mecánico y me ha hecho verla con él, todas. Son ocho, pero las ocho son aburridas, la muestra de piel por parte de las mujeres es excesivo y los hombres son ridículos, no sé, me parece estúpido pero a Julio y a otros les fascina... a menos que te gusten, si es el caso es ridículo —expresó sin darse cuenta que podría estar faltando el resto a la persona, pero enseguida agregó—. Aunque igual, está bien si te gusta, de algún modo la producción de esas películas generó empleo para muchas personas lo cual es bueno en la economía y... —se quedó sin aire y sonrió levemente avergonzado solo para cubrir un poco su rostro—. Es extraño que otra persona esté sentada en la mesa.
Alquimista
avatar
Mensajes :
29

Ver perfil de usuario http://terram-fundasti.foro-activo.es/t1051-aleska-hepburn-id#76
Aleska Hepburn

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Jensen & Jared el Lun Jun 19, 2017 7:02 am

—Si hay algo que alabar en esa película dirigida por Marsh es su pulido profenialistmo y respeto para mostrar aspectos personales del doctor Hawking aunque no está ni cerca de hacerle honor al libro que lleva su mismo nombre ..es posible que con menos romance y superficialísimo nos encontraríamos con un estupendo film…—hizo una pausa  después de que terminó de sentarse donde mismo, sin darse cuenta. — Aunque…hubiese sido un fiasco total en cuanto tocase la gran pantalla…el publico en general esta adaptado a películas mas…comerciales por lo que una biografia comprimida del científico ciertamente era mucho mejor opción…ya que el público se sentiría alarmado identificado y por supuesto enternecido con la historia…porque seamos sinceros…este film gira alrededor de la faceta menos interesante de la vida del Doctor Hawking…la de esposo — acomodó sus papeles a un lado y poco a poco fue dejando menos cosas sobre la mesa guardándolo todo en la mochila que lleva al lado.

—Breakfast at tiffany no es mi tipo de película,  pero como icono  cultural no podía perderle la pista…y en pocas palabras me pareció un buen reflejo de la sociedad consumista envuelta por el lujo y apariencias…los sentimientos y valore que finalmente terminan venciendo muy cliché  para mis gustos...— se encogio de hombros otra vez quitándose los lentes un momento — la de Fast and furious tampoco es mi tipo de hecho creo que no tengo un tipo de películas prefiero libros — se encogió de hombros. — ¡ah! Y por cierto no Jensen es Danés pero no nací ahí …yo originalmente nací un poco más arriba en Noruega uno de mis padres es Ruso…el otro….—se hizo un pequeño silencio incomodo en el que Jensen se removió intranquilo , incluso se pasó una mano por la nuca y forzó una sonrisa. — pero…supongo que has estado cerca …muy cerca — trató de relajarse, guardó sus papeles y cuando por fin la mesa estuvo toda limpia volvió a levantarse.

—Me gusta esta mesa porque está cerca del mar…a mis padres les encanta el mar  bueno…a uno de ellos ya casi no…dice que le trae malos recuerdos…—su mirada de desvió un segundo al azul infinito que se extiende detrás del ventanal.—Nunca entenderé como a una persona pueden turbarlo tanto los lugares…— tamborileó nervioso la madera en la mesa, su mirada regreso a Aleska — ah perdón…no quiero sonar tan melancolico…—se disculpo levantando una mano, manteniendo su bonita y optimista sonrisa.  Cerró su mochila— puedo irme…asi ya no te parecerá extraño. Perdón por lo de tu mesa…lo de tu silla y eso…— se colgo la mochila al hombro justo a tiempo. Justo en el momento que lapuerta del café se ha vuelto  abrir y otra figura de cabello blanco como la nieve aparecio.Jensen se puso pálido —  adios— se escabulló en cuanto lo vio.
Licantropo
avatar
Mensajes :
30

Ver perfil de usuario
Jensen & Jared

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Aleska Hepburn el Lun Jun 19, 2017 8:28 am

Escuchó atento cada una de las palabras que el otro dijo puesto que le parecía no solo interesante lo que decía, sino que además era tan acertado que asustaba en medida que alguien además de él pensara de esa forma. Soltando aseveraciones tan correctas, tan bien fundamentadas y con argumentos que hacían mella en su pensamiento. En ese momento solo supo relamer sus labios como si estuviera frente a un suculento plato de carne fina y él fuese solo un chiquillo hambriento, no obstante, ese detalle, el descubriéndose con tales emociones le hicieron sumirse más en un nervio y vergüenza que pocas veces había experimentado al menos a ese nivel tan peligroso.

La parte positiva llegó de la mano de lo que parecía ser una desgracia, puesto que la atmosfera se tornó un poco melancólica, o al menos cualquiera la hubiera percibido así, pero no Aleska, él siguió atento al movimiento de la boca de aquel albino, a sus palabras, y al modo en que sus ojos se perdía en el movimiento de las olas que parecían romper justo antes de elevarse al cielo, levitando sobrenaturalmente. Torció los labios y miró otra vez al albino a su lado—. Los lugares se quedan evocados en los recuerdos y funcionan como una especie de interruptor que hace que se remitan a ese instante en tu memoria, y además —ronroneó pensando y tocando con sus dedos el hueco entre su labio inferior y su barbilla—...no solo se "activan" los recuerdos sino los sentimientos que se sintieron en ese momento —explicó, aunque era una obviedad él trataba, a su manera, de hacer sentir mejor al otro sujeto que había expuesto de forma evidente que se sentía melancólico, y aunque Aleska podía ser un borde total, podía asociar con resultante facilidad la palabra melancólico con un estado deficiente y triste en la psique humana, era fácil tratar con las personas que eran tan francas y se evidenciaban de esa manera.

Lo que no se esperó Aleska es que aquel sujeto se incorporara casi de golpe y lo dejará ahí, con la palabra en la boca, con los labios entreabiertos y su inútil intento de seguir hablando a medias. Se incorporó con él, por impulso mientras que acortaba distancia rápido para cogerlo del brazo así evitando que siguiera avanzando, ignorando -por su puesto- la presencia que había inquietado a aquel chico; lo sostuvo con firmeza pero apenas la suficiente para retenerlo, más no para lastimarlo, sabía medir bastante bien su fuerza y miró a Jensen a los ojos.

Dijiste que eras de una ciudad de Noruega pero... pero tu nombre es danés —su sonrisa se deformaba entre una sincera y otra de confusión, ni siquiera él estaba seguro que estaba diciendo—. Está bien, es un error común que los padres cojan nombres extranjeros para sus hijos pero... es cierto, me equivoque el nombre filandes es "Jens" y el protagonista era atractivo... no va contigo, tú eres... más como el mar... y eres muy listo, podría compartir me mesa contigo, aunque sea extraño —aspiró mirándolo con intensidad sin soltarle aún pero sí suavizando el agarre. Eran impulsos primarios de convivencia que rara vez aparecían en él y se veían removidos por ciertos factores, uno de ellos, parecía ser algo extraño que expedía ese individuo de ojos claros como el cielo de abril y mar muerto pero hermoso—. Con suerte... podremos ver desde la mesa una buena ola que te haga sentir menos melancólico... ¿qué dices? ¿te quieres quedar? No fue mi intensión hacerte sentir incómodo, de verdad.
Alquimista
avatar
Mensajes :
29

Ver perfil de usuario http://terram-fundasti.foro-activo.es/t1051-aleska-hepburn-id#76
Aleska Hepburn

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Jensen & Jared el Mar Jun 20, 2017 5:13 am

Todo pasó demasiado rápido primero fue ese lento y horripilante gruñido de advertencia, proveniente de algún lugar detrás de Jensen. Los minutos se estiraron y compactaron bajo los dedos tensos de otro hombre tratando de cerrarse en la camisa de Aleska, garras de las que probablemente no se hubiese escapado de no ser porque Jensen movió a Aleska apresuradamente para ocultarle detrás de él protegiéndolo con su cuerpo por inercia. Aparecieron otros ojos del intenso color del mar, un  mar iracundo y tormentoso. Habia otro hombre que parece haber salido de alguna leyenda nórdica, un hombre con el cabello largo de color plateado, lleva una cazadora de cuero y su inconfundible ceño fruncido , por todo lo demás es  idéntico a Jensen.

— ¿Qué cojones crees que haces ahora Jensen? —preguntó completamente rígido con la punta de los cabellos erizados y un gruñido sordo hirviendo en el fondo de su garganta.

Jensen se mantiene igual o quizá mas rígido que él, con los músculos agarrotados por el esfuerzo de mantenerse calmado y no sacudirse nerviosamente debajo de la desmedida fuerza que Jared está utilizando sobre su brazo derecho. Sigue en el mismo sitio inamovible intentando como puede ocultar a Aleska detrás suyo, como si tuviese la boba esperanza de que no lo haya notado aunque sabe muy en el fondo que no es así.

—Yo estaba…— balbuceó nervioso mirando por encima de su hombro al pequeño pelinegro —yo pensé…— la mano de Jared se cerró más sobre su brazo y Jensen aulló de dolor.

—Ese es tu jodido problema gilipollas, que piensas…piensas demasiado…metes tu nariz todo el puñetero dia en esos jodidos libros de porquería y al final siempre terminas igual…

—Pero Jared él no ha hecho nad…—un golpe limpio en la mandíbula lo hace cerrar la boca de un sopetón. Un hilo de sangre le corre por la barbilla se ha mordido el labio de la fuerza y la impresión Aun así Jensen se gira tratando de cubrir a Aleska.

—¿Qué te he dicho campeón? — Jared gruñe,  coge a su hermano  por las solapas de la camisa a cuadros y lo da vuelta en el aire alzándolo con una facilidad impresionante. — ninguno de ellos es una puta palomita inocente…si fuera así …tu y yo no estaríamos parados…aquí…estaríamos felices en nuestro jodido rincón del mundo disfrutando de una tarta recién horneada…pero adivina Snoopie …¿Dónde cojones crees que estamos? ¿de que cojones crees que nos mantenemos vivos? ¿por obra y gracia divina?  ¿putos cuentos de terror para niños?— lo soltó bruscamente y escupió en el piso al ver que Jensen no respondió y solo desvió la mirada .

—Eso pensé…— su mirada volvió hacia Aleska, arrugó la nariz, apretó el puño. — ahora mueve el puto culo, pide el desayuno y larguémonos  antes de que convierta a tu nuevo amiguito en el felpudo de mi cuarto —rechistó dejándolos a los dos pasando como un verdadero tornado hasta la barra. Los chicos ahí se dispersaron e incluso Maggie borró la sonrisa que siempre tenía en el rostro.

Jensen se limpió el hilo de sangre y observó a Aleska un poco decepcionado, casi triste. Le hubiese encantado quedarse un poco más. Suspiró resignado — no puedo quedarme…— miró a su hermano que lo fulminaba y observaba cuidadosamente desde la barra — fue un gusto Ale…—murmuró yendo con él
Licantropo
avatar
Mensajes :
30

Ver perfil de usuario
Jensen & Jared

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Aleska Hepburn el Mar Jun 20, 2017 7:07 am

En efecto. Todo había pasado demasiado rápido. Y de un segundo a otro Aleska se encontraba detrás de la silueta de aquel hombre que recién había conocido y con el que había creído tener más compatible de lo que había tenido con cualquier persona en mucho tiempo. Sus ojos se abrieron con grande sorpresa al darse cuenta no de solo que veía doble sino que el humor sobrehumano de aquel sujeto podía significar que estuviera molesto porque el que evidentemente era su hermano estaba hablando con él. No podía negar que no se había asustado pero se sintió enfadado cuando golpeó a Jensen. Apretó incluso su casco en su mano y cuando el albino de cabello corto le señaló que se iba el moreno tiró de su mano con más cuidado que antes le entregó el libro. Sacó de su bolsillo un gis que siempre cargaba consigo y dibujó un círculo chueco, dentro de él un triángulo con otras líneas y colocó ahí la mano, el casco dejó de ser casco en un humo y se volvió lo que parecía ser un bat, y sin pensarlo dos veces estrelló el mismo contra la espalda del de cabello largo.

Agitado, sudoroso, tembloroso por la transmutación se quedó cercano.

No tienes... derecho de hablarle así a Jensen... —argumentó ahora él poniéndose por el frente y la transpiración era fría, la carne se le movía con violencia. El ruido que había ocasionado el golpe seco hizo que la gente se alejara sin más pues ya muchos conocían sobre la reputación de aquel dios nórdico. Muchos, menos Aleska que aún sostenía con ambas manos el bat que parecía desquebrajarse. Aspiró fuerte por la nariz como un asmático a punto de sufrir un ataque. Centró toda su atención en ese albino—. Debes disculparte con Jensen... porque él... no estaba haciendo nada malo... y antes —maldijó, las transmutaciones aceleradas aún le seguían ocasionando fatiga pero estaría bien, no se desmayaría como cuando niño ni mucho menos comenzaría a vomitar, estaba en mejor forma—...y antes de volver a golpearlo... piensa que habrá alguien que te puede poner en tu lugar —argumentó de forma lógica, no como amenaza, sino como un pensamiento racional, aunque eso sí, no había sonado para nada a una recomendación, todo lo contrario.

Maggie corrió a llamar a la policía pues pronto terminaría por haber una masacre, no era la primera vez que ocurría na confronta de esa manera en Callaghan's, pero sí que sería la primera que se consideraba potencialmente peligrosa, sobre todo porque ya se había visto el calibre que era aquel hombre y la mayoría creería que Aleska sería pan comido, la realidad distaba de estar cerca, sus ojos se mantuvieron fijos en la otra figura, cuando quería... podía reaccionar muy bien. No por nada se había criado en una casa donde el peligro estaba a la luz del día.
Alquimista
avatar
Mensajes :
29

Ver perfil de usuario http://terram-fundasti.foro-activo.es/t1051-aleska-hepburn-id#76
Aleska Hepburn

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Jensen & Jared el Vie Jun 23, 2017 2:32 am

Las malas compañias
siempre son las mejores
Dueño de un corazón, tan cinco estrellas, que hasta el hijo de un dios, una vez que le vió, se fue con el.....
El rostro de Jensen se estrelló contra la mesa de al lado, su barriga golpeó la madera y su barbilla chocó contra el tablero de la mesa, Jared lo mantuvo a un brazo de distancia, mirando la sangre que había acudido con tanta rapidez a cubrir sus cejas, y todo el lado derecho de su rostro. Ha soido otro parpadeo. Una fracción de segundo donde Jensen no ha perdido tiempo y ha dado pasos precipitados con una determinación que no se conocía y que resulta tan súbita, tan desastrosa que hasta el mismo Jared se  ha quedado un poco perplejo al verlo  a él ahí y no al gilipollas de los lentes. —Tu y tus mariconerias…—sus ojos rabiosos vuelan hasta Aleska, sus dedos se aprietan tirando del cabello blanco y salpicado de rojo de  su hermano

—Jared…basta…— La voz de Jensen se eleva por encima en una suplica, como el aullido de un animal enfermo, ronco por el trauma, atonal con un dejo de dolor.  Jared vuelve a mirarlo se aguanta las ganas de agarrarlo por el cuello y estamparle la cara contra la mesa una y otra vez. Deja escapar todo el aire de su pecho y una ola de calor le recorre todo el cuerpo.  

—¿Vas a estar de su lado? ¿Enserio cabrón? ¿Enserio? — Jared responde con una rabia estremecedora, con una voz tosca y encendida. — No…no me vengas con esas mariconadas Jensen…no te atrevas a ponerte del lado de este extraño…—levantó a su hermano por la ropa , Jensen está tan aturdido que le tiemblan las piernas y se arrodilla con ganas de vomitar, se sostiene apenas de los brazos del otro, tirita. Pero Jared no se compadeció, le levantó la barbilla con la mano obligándolo a mirar.  Jensen bajó los ojos.— mírame…¿tengo cara de tonto?¿me quieres ver la cara de gilipollas? ¿enserio vas a poner su culo delante del tuyo? ¿Por qué? Apenas lo conoces…—

—El no ha hecho…—con las manos huecas Jared lo golpeó en los oídos con fuerza. Ese es un golpe que aturde y no deja huellas. Jensen se revolvió y se le contrajo el estomago, su hermano tuvo que sujetarlo del cogote para que no se desplome sobre el piso. Jared le habló con voz dulce:

—No lo digas…no digas que este puto cabron no ha hecho nada…porque entonces te voy a acabar…— volvió a golpearlo,Jensen ahogo otro grito  el chasquido atronó sus oídos y lo hizo encogerse en su lugar Tenia los ojos llenos de lagrimas

—¡Jared! —maggie intervino con una voz dulce — basta, basta por favor lo vas a...

—¡Levantate!¡He dicho que te levantes maldito traidor hijo de puta!  — Jensen obedecio, se sostuvo de la mesa y le hizo una seña a Margaret para que se quede donde está— Hemos dejado  Smallville tiempo atrás Clark...…es hora que te lo metas en la puta cabeza —Jared lo empujó violentamente contra la mesa , encendio un cigarrillo que sacó de su cazadora negra y comenzó a darle furiosas pitadas. — nos vamos…— clavó su mirada de odio en Aleska saliendo de ahí como un furioso torbellino. El local pudo respirar otra vez. Todo mundo  habia contenido la respiración esperando que una de esas dos bestias lo destroce todo o en su defecto los mate a todos.

—Perdón...otro dia...desayunaremos juntos...¿vale?—Jensen le sonrió con pena y dolor a Aleska mientras Margaret iba horrorizada a la cocina por algo de hielo.





Licantropo
avatar
Mensajes :
30

Ver perfil de usuario
Jensen & Jared

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Aleska Hepburn el Vie Jun 23, 2017 6:44 am

Lo siento... lo siento mucho —repitió Aleska mientras que se acercaba para ofrecerle un pañuelo que él usualmente llevaba, pues en su condición solía limpiar algunas superficies que creía sucias, un movimiento repetitivo que podía realizarse hasta doce veces continuas, pero que ahora, dicho paño era usado para tratar de apartar un poco de sangre. Tragó saliva y en cuanto Maggie llegó con el hielo lo colocó en el rostro casi desfigurado del albino—. Fue por mi culpa que terminara esto así... de verdad lo lamento mucho yo... —no podía expresar lo asustado que estaba, pero era obvio por el temblor persistente en sus manos y el frío toque aunque su rostro parecía imperturbado y su voz sonara plana. No era su culpa que muchas emociones no se manifestarán con todo el paquete de ojos llorosos y voz temblorosa.

Siguió limpiando lanzando su mirada hacia donde había salido aquel hombre y después la volvía a Jensen, el resto de las personas solo se habían quedado observando en silencio de forma expectante, pues ciertamente, todos esperaban que en cualquier instante -incluido Aleska, y él más que nadie- el violento gemelo se virara para asesinar a todos. Por otro lado reflexionaba y ciertamente se encontraba en un pequeño desasociego que le impedía saber qué había hecho tan mal como para que castigaran de forma tan cruel y brutal al amable muchacho. Mordió sus labios y le dio un leve abrazo, impulso de sus enseñanzas a través de la observación. Sabía que las muestras de afecto de ese tipo lograban calmar en medida las inquietudes generalees de las personas sobre todo si estas estaban asociadas a un malestar como tristeza o enojo. Ahora Jensen debería de estar experimentando dolor, así que esperaba Aleska que ese abrazo sirviera para que se sintiera al menos un poco mejor.

Espero verte pronto —anunció y forzó una sonrisa en sus labios para enseguida tomar su billetera, dejando sobre la barra para Maggie algunos billetes. Una mirada para los presentes y otra para Jensen, a éste lo miró de forma más prolongada antes de halar su chamarra deportiva, salió del establecimiento hacia su propio vehículo. Dedicó una mirada rápida hacia el violento individuo varios centímetros más altos que él antes de subir a su motocicleta, la encendió y esperó con calma, miraba al frente evitando mirar hacia el gemelo, pero fuese ese grado de estupidez de la cual la enfermedad dota o el morbo por ver al sujeto que había reducido a su propio hermano, Aleska se giró para observar fijamente a la copia del otro. A diferencia de Jensen, ese sujeto, el que esperaba a su gemelo, era también una deidad nórdica, pero cruel. Distinta, el aura a su alrededor era altanera y dolía verlo: cabello largo platinado, hilos preciosos y sedosos, una posición peligrosa y aire desafiante. Aleska lo miró largo rato sin inmutarse, ni siquiera por la exhibición de brutalidad antes dada por ese hombre. Mordió su labio y viró sus ojos hacia el frente esperando que el motor terminará de calentar para irse pero se dio cuenta de un detalle.

Gruñó, apagó el motor y bajó de la moto, se acercó a la bestia alzando las manos, y señaló de él el casco del albino—. Necesito tu casco, después de todo terminé por transmutar el mío para defender a Jensen pero fue inútil... no creo que tú lo necesites porque eres ridículamente fuerte... podría devolvertelo después... —indicó con serenidad restándole totalmente importancia a toda la escena dada antes.

El resto de las personas se quedó fría al ver con que tanta tranquilidad le hablaba Aleska Hepburn a la maquina asesina que era Jared Nóvikov. Aspiró por la nariz el moreno—. No busco pelear, solo el casco... —señaló una vez más.
Alquimista
avatar
Mensajes :
29

Ver perfil de usuario http://terram-fundasti.foro-activo.es/t1051-aleska-hepburn-id#76
Aleska Hepburn

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Jensen & Jared el Miér Jul 05, 2017 5:19 am

Sus labios se extendieron una sonrisa socarrona, y levantó una ceja .Aleska pudo ver un pequeño brillo que era mezcla curiosidad , de asombro en sus claros ojos azules. Levantó una mano agarrándolo de la nuca y enredo sus dedos en su copioso y oscuro cabello. Una oleada de tensión subió rápidamente  cuando el casco crujió bajo los dedos de Jared.  Un parpadeo. El hombre apretó los dedos y  se le fueron durmiendo hasta que casi no pudo notar la áspera superficie del casco de motocicleta que volvió  a crujir , una astilla salio volando. — Jared—  la voz de su hermano le hizo voltear violentamente.

Jensen le habia detenido la mano antes de que pudiera estrellarle el casco a Aleska. Luego Jared se ocupó de girar, el casco cayó al suelo con un fuerte ruido rebotando y en otro fugaz movimiento le retorcio el brazo a su hermano dolorosamente detrás de la espalda, Jensen se mordió los labios para no chillar  y después lo soltó. —Mira , chaval, no me toques los cojones…—fulminó a Aleska detrás de ellos, apuntándole con un pitillo que  ha encendido y pasea entre sus dedos— Más te vale bajar esos humitos de niño bien que tienes, pues estás en la zona equivocada…¿tu te has visto? Con esas pintas que te cargas  ese modosito modo de hablarme…y si no fuera por este gilipollas de aquí—  apuntó con un ademan hacia Jensen— ya te habria mandado al paredón, porque he puesto entre ceja y ceja una cruz a otros con menos gracias que tu…así que agradece tu puta suerte….y mantente alejado de mi...yo no soy una hermanita de la caridad como mi estúpido hermano ¿estamos?—escupió sobre el suelo, se dio la vuelta para subirse a la moto y el motor se encendio detrás de un rugido

Jensen se mordió los labios por segunda vez, se puso de pie acomodándose con un gesto de dolor la ropa, sacudiéndose todo el polvo. Luego caminó hasta su moto y bajo la reprobatoria mirada de Jared regresó con su casco colocándoselo con cuidado a Aleska en la cabeza, inconscientemente le acaricio las mejillas cuando terminó — Gracias—una tímida y bonita sonrisa se le dibujo en los labios.

—Bueno ya, ya …—Jared puso los ojos en blanco, . —Tiene lindo culo si, pero  nada de especial así que muévete gilipollas—

Un escandaloso calor se le dubio desde el pecho hasta las orejas. Jensen se giró indignado hacia Jared que solo se estaba riendo de él, con esa sonrisa de lado . —Yo no…¡No hables así de Aleska!—


—Ni hiblis isi di iliski—
arremedó con una vocecita — anda ya, mueve el culo deja de perder el tiempo con tu estúpido crush de carretera. Por el camino te compraré unos pañuelos, tus cotex para el periodo  y podrás ligar a alguien en el próximo bar — ironizó. Volvio a hacer rugir el motor y avanzó un poco. —¡Jens! —

Jensen refunfuño algo inentendible y su mirada se cruzó un segundo con Aleska, le entregó un papelito sin que Jared se de cuenta y montó su motocicleta para seguirlo.
Licantropo
avatar
Mensajes :
30

Ver perfil de usuario
Jensen & Jared

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Aleska Hepburn el Miér Jul 05, 2017 6:06 am

Era quizás lo más peligroso que había pasado en toda su vida, la única ocasión en que había estado en real peligro de perder la vida, sin embargo, ahí estaba parpadeando confundido por lo que había ocurrido y con el corazón bailando un vals dentro de su pecho. Habían ocurrido dos cosas: primero su cuerpo paralizado no del miedo sino presa de esa quietud que despierta cuando te encuentras a algo más grande que tú, algo como si estuvieras en medio de un risco y frente a ti la inmensidad y bravura del mar, segundo su cuerpo se había llenado de calor como si el propio sol o el cielo de verano lo abrazara desde el centro hacia afuera. Y ahí estaba con dolor en su nuca, ardor en sus mejillas y una sonrisa divertida en sus labios. Sí, el maldito maníaco se estaba riendo. Aunque no le había gustado que el de cabellos largos arremetiera contra el amable lector, algo en la relación de ambos le había sacado colores que normalmente no solían brillar en su cuerpo. Se tocó el casco que le habían colocado y posterior guardó el papelito en el bolsillo de su pantalón, subió también a su moto. No podía pasar más tiempo en Callaghan's, su horario seguía corriendo y no quería que ese siguiera siendo un mal día.

La motocicleta fue una fiera que ronroneó entre sus piernas y el calor del motor empezando a elevarse parecía transmitirse por todo su cuerpo. Ajustó lo mejor que pudo el casco y lo abrochó debajo de su mentón antes de sacar los guantes para ponerlos y subir el cierre de la chamarra. Dio en reversa y partió del lugar, comería algo en el taller ya que llegara y le contara a su amigo de los jueves lo que había ocurrido. Su mano acariciaba de arriba a abajo la nuca mientras que se preparaba para dar marcha hacia el centro de la ciudad donde trabajaba en su otra moto, la que usaba en temporada para las carreras, esa noche tendría una y quería que todo estuviera bien. Aceleró apenas tuvo tiempo.

El problema con las personas como Aleska que es que los pensamientos se volvían una obsesiva casette que rebobinaba tanto hasta el punto que memorizaba cada una de las cosas que se habían realizado en un momento específico de ese recuerdo, cuando eso ocurría no quedaba más que ceder a ello, a ese recuerdo porque si intentaba oponer resistencia terminaba más sumido. Aleska tenía demasiado años lidiando con el asunto para saber que cuando un evento de gran magnitud terminaba por eclipsar en su rutina iba a tener repercusiones que debían ser controladas o de lo contrario...

En vez de estar en el taller se vio manejando hacia un lugar distinto, hacia una zona que era conocida de vista de palabras pero no personalmente. Era un lugar que al parecer Jensen, uno de los chicos quería que visitara, y aunque una parte bastante racional indicaba que estaba mal el asunto de encontrarse, sobre todo porque parecía ser un peligro constante el que ese hombre corría por la presencia del que sin lugar a duda era su hermano, la otra parte menos racional, la que no funcionaba bien en su cabeza era la que gobernaba en esos momentos y era la misma que lo arrastraba hacia aquel paradero. Acelerando, otra vez el corazón latiendo rápidamente y las manos apretando el manubrio, sus pies haciendo los cambios en el vehículo y saltándose hábilmente algunos altos en el camino. Era un conductor con agilidad envidiable sin contar que su dominio general de situaciones de riesgo era notable. Alguien que podía resultar pacifico y solitario, características que solían confundirse con la arrogancia de quien se cree el mejor. Fue bajando de velocidad en un punto cuando el gps de su celular en su antebrazo le indicó que casi llegaba al punto de reunión. Y cuando la voz mecánica del aparato le señaló su "destino", aparcó con lentitud.

Con cuidado estacionó, se sacó el casco revolviéndose el cabello, bajando de la moto y sacándose también el manos libre que había llevado pegado al oído. Apagó el móvil para dejarlo descansar y lo desamarró de su antebrazo. Sus ojos recorrieron con precaución la zona en espera de señal de cabello nieve u ojos polares.
Alquimista
avatar
Mensajes :
29

Ver perfil de usuario http://terram-fundasti.foro-activo.es/t1051-aleska-hepburn-id#76
Aleska Hepburn

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Jensen & Jared el Miér Jul 05, 2017 7:20 am

El Rossmore era un precioso glaciar perdido al pie de las montañas. Una cueva que nació de los oleajes del mar, ahí donde hielo es muy antigüo, su color azul profundo se debe a la presión que durante siglos ejerció el hilo que descienden de un volcán por las laderas convirtiéndolo en un hermoso cristal azul que solo se puede llegar a él por la entrada de la cueva al borde del glacial cerca de una laguna.

¡Pero qué frío hacía! Podía sentirlo en la piel.

¡Y qué arte, qué imponencia!

La tierra era roja y ocre en contraste con el cielo azul helado sobre sus cabezas, como la arena y la sangre de una plaza de toros. Al otro lado del cielo esperaba una sonrisa. Un trueno de un motor apagandose le hace segunda y parece dar vida al valle helado en una sinfonía de ecos. — Yo creo…que…originalmente el cerebro de una persona es como un pequeño ático vacio en el que hay que ir metiendo muebles que a uno le gusta… —hizo una pausa y colocó una bufanda que ha traido consigo alrededor del cuello de Aleska. Un aire gélido silbaba con fuerza, escurriéndose entre las rocas — Las gentes necias amontonan en ese atico toda la madera que encuentran a mano y asi…no queda espacio para los conocimientos que puedan resultarse útiles…o en el mejor de los casos..perdidos en un revoltijo de cosas  y  les resulta difícil dar con ellos… — se rascó la bendita que trae en una mejilla, la tela y la pomada que uso para la cortada que  Jared le ha dejado después de darle de golpes en la mesa en el bar esa mañana le ha empezado a picar.

Puso una mano en la pared de hielo mientras se dibujan destellos de luces que se unen una a una como si alguien tirase pintura fuera de su pincel.  Jensen sonrió con dulzura y emoción — la mente es como esta cueva …es un error creer que tiene paredes elásticas y puede ensancharse indefinidamente…llega un momento en que cada cosa nueva que conoces…supone al olvido de algo que conocias…y  por lo tanto….es de muchísima importancia no dejar que los datos inútiles desplacen a los útiles.. como tu por ejemplo...tu jamás te desplazaras fuera de las paredes de mi mente—la mano empezó a arderle por el frio y se la llevó rápidamente a la nuca sobándosela. ¿Que rayos ha dicho? Que pedazo de idiota. ¡Que bobo!.

Jensen carraspeó y cambió el tema—mi hermano…tiene un monton de datos inútiles en su cabeza —su mirada se desvio al suelo un poco apenado.  Buscando algo, quizá una forma de excusar a Jared pero termino arrugando la nariz y apretando los labios como todas las veces que suele pensar en un problema que le resulta dificil— hum…me alegro que decidieras venir Aleska… —agradeció suavizando su voz — que no te dejaras espantar por él…y… que te tomes la molestia de llegar hasta aca...seguro estabas ocupado—sus ojos se abrieron grandes, parece que acaba de recordar algo. Jensen se removio buscando algo en la simpática bolsa que cuelga de su hombro, una ‘mariconera’ asi la llamaría Jared si lo viese con ella.  De ahí sacó un termo —pero pense que... esta mañana no hemos terminado el café…y quizá te apetece uno ahora... —
Licantropo
avatar
Mensajes :
30

Ver perfil de usuario
Jensen & Jared

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Aleska Hepburn el Miér Jul 05, 2017 7:37 am

Sería mentira decir que no se sorprendió ni un poco cuando vio a Jensen ahí, llegar en una montura metálica y de cuero, con la misma expresión que había tenido al momento de conocerlo horas atrás. El aliento de Aleska se vuelve vaho debido al frío y a la baja temperatura cosa que le provocó abrazarse, su moto había quedado rezagada afuera, y había incursionado al interior donde dedujo que estaría aquel albino. No se equivocó. Pocas veces lo hacía.

Conforme se fue acercando y pronto su cuello estuvo rodeado por el confort del calor ladeó el rostro prestando suma atención a las palabras del que parecía ser mayor y su gesto siempre calmo se distorsionó al tiempo que Jensen parecía seguir hablando. Sus manos seguían debajo de sus brazos y sus labios se torcían hasta que mencionó al otro chico. "Jared". Jensen y Jared, sí, recordaba el nombre de antes y sus ojos botaron hacia el termo. "Cuando alguien te ofrece algo debes aceptarlo aunque lo consideres innecesario", había dicho Julio, su amigo de los jueves.

Jared, Jensen, Julio y Jueves —dijo en voz alta casi como si hubiera pasado por alto todo lo que el contrario dijo segundos antes mientras sostenía el termo entre sus manos encontrando calor y sus dedos parecían agradecerlo, sus uñas recobraban el color que se había perdido naturalmente debido a la baja temperatura—. Todo es con "J" —aclaró como un leve comentario a pie de página y su mente divagó en ese pensamiento antes de regresar enseguida a los muebles, la cabeza y el glaciar—. Lo siento ¿podrías explicarme que tiene que ver la cabeza de una persona con los muebles? No tiene sentido lo que dices... y si Jared tiene su cabeza llena de datos "inútiles" ¿no sería a... amable? que le ayudarás a sacarlos... parece ser una persona que sufre alguna especie de conducta violenta —agregó mientras caminaba hacia una roca recubierta por una escarcha brillante y blanca, se sentó ahí, sus manos aún sostenían el café—. No me voy a tomar el café porque si está hecho con leche deslactosada probablemente me dé diarrea —comentó—. Aunque si me prometes que no contiene leche, ni deslactosada ni de la otra... podría probarlo —trató de sonreír pues no estaba seguro si en una situación debía o no sonreír. No terminaba de captar la idea de encontrarse ahí pero le agradaba, antes no habían podido terminar de hablar sobre películas y libros, además, parecía estar cómodo en compañía de la otra persona.

Acomodó los lentes sobre el puente de su nariz y miró entonces los zapatos ajenos, los estudió en silencio.

Estaba a punto de ir a trabajar en el taller mecánico donde también trabajo Julio —expresó con voz muy suave—. ¿Tú estabas ocupado? —trató de abrir una conversación, un puente de comunicación y eso era demasiado para él. Sus ojos se alzaron con la esperanza de no encontrar un gesto de fastidio y aburrimiento porque si eso ocurría iba a sentirse ¿mal? herido, como solía ocurrir con frecuencia.
Alquimista
avatar
Mensajes :
29

Ver perfil de usuario http://terram-fundasti.foro-activo.es/t1051-aleska-hepburn-id#76
Aleska Hepburn

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Jensen & Jared el Jue Jul 06, 2017 1:49 am

Jensen es la clase de hombre a la que puedes quedártele viendo por horas y no decir nada. Su  mirada era enigmática, penetrante y a la vez, dulce como el néctar. Su melena era un torbellino tan blanco como la más blanca nieve, por donde se perdían los sentidos con el ansia de acaricia los sus labios siempre tenían una sonrisa cautivadora, a veces incitante, tal vez insinuante, pero siempre una sonrisa dulce y tímida. Una cálida enana roja que en algún momento se habia desprendido del cielo para vivir sobre la tierra.— Tienes suerte…estaba preparado…primero…odio la leche…y segundo traje otras opciones en caso de que me dijeras que no al café…— hablaba pausadamente  colocando una hilera de diferen termos todos de distintos tamaños y colores , a cada uno le había asignado una letra —este es chocolate con mantequilla de maní…—señaló un termo color avellana — este de acá es ponche de tamarindo.. —movió un poco un termo azul— champurrado….—levantó un termo blanco— sidra con un toque a  naranja…—apuntó un termo naranja brillante , luego tomo un termo rojo dejandolo hasta el frente— atole de coco…mi favorito—murmuró y después señaló el negro — avena y por ultimo…—de su mariconera sacó una cajita metálica a la que toqueteó nerviosamente sin dejar de sonreírle a Aleska.

Sus mejillas se enrojecieron un poco, quizá por el frio, quizá por otra cosa. Jensen dejó de estar acuclillado a nivel del suelo y se sentó cerca de él, saco un último termo transparente donde el agua se mantenía hirviendo todavía — traigo infusiones de té de todos los tipos.. —abrió la caja entusiasmado, como quien muestra un fabuloso tesoro—aleluya, alegría, Aleska…todo es con Ale…—murmuró en un gesto divertido, no se estaba burlando de él ni nada solo intentaba quizá entenderlo un poco, comprender la forma en la que Aleska relacionaba el mundo y el porque tenia la necesidad de hacer esas graciosas elecciones de palabras.

Ladeó un poco la cabeza, se sentó más cerca,  y le coloco la caja sobre el regazo para que se sienta libre de husmearla mientras que él se servia un poco del atole de coco.—Perdón si no  me explique…a lo que me referia con los muebles es ideologías todos vamos captando ideas y nos vamos olvidando de otras…he tenido muchas oportunidades para ayudar a mi hermano a cambiar pero…—apretó los labios , desviando la mirada al techo pensativo — digamos que es un poco terco…ah y no estaba tan ocupado…yo no trabajo ….—se revolvió un poco incomodo, tenia la esperanza de que Aleska no intente indagar  y no pregunte a que se dedica a si que se adelanto e intento zafarse — nosotros tenemos algo asi…como un negocio familiar del que encargarnos..¿eres mecánico? Wow…yo entiendo poco de motores…pero dame una laptop , una conexión a internet y soy mejor que la Wikileaks —bromeó —¿Julio es tu amigo?...
Licantropo
avatar
Mensajes :
30

Ver perfil de usuario
Jensen & Jared

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Aleska Hepburn el Vie Jul 07, 2017 6:44 am

Entonces debía de ser demasiado bueno como para tener la osadía de decir que era mejor que la wikileaks, sin embargo, se quedó pensando en la cantidad de conocimiento que debía de contener la cabeza del hombre que tenía a su lado. Sus dedos solo mantenían el termo del café cerca, apretándolo puesto que de esa forma podía contener el calor que empezaba a perderlo. Sin darse cuenta se había encogido apegándose lo más que había podido contra el albino, por algún motivo el cuerpo de éste parecía ser una especie de calor que emanaba hondas tibias que atraían entidades frías como Aleska que pronto se volvió un pequeño ovillo casi debajo del brazo del más alto. Su rostro se había ocultado en la bufanda y solo se podía ver sus ojos que observaban la cajita metálica donde estaban puestos religiosamente aquella selección de té.

Los pensamientos son muebles... eso... los pensamientos son pensamientos y los muebles son materia sólida, no te entiendo —terminó por declarar, quizás no malintencionadamente aunque sonó cortante antes de mordisquear sus labios y mover el rostro para dejar al descubierto su nariz, su boca, su barbilla aún quedo debajo de la bufanda que olía bien. No obstante, al moverse se quedó muy quieto, con los ojos pegados en algún punto frente a ellos. Se quedó callado, no podía si quiera respirar. Pues sus ojos habían captado su silueta junto con la del contrario. Estaban muy juntos, él casi encima de Jensen. ¿Cuándo había sido la última vez que su existencia había estado tan cercana a otra? Ladeó el rostro y su sien tocó el hombro ajeno, y se sorprendió de lo bien que olía el albino, de lo fácil que se acomodaba ahí su cabeza y lo cálido que era estar así de cercas. Cerró un momento los ojos deliberando internamente si le gustaba, pronto decidió que sí y sus ojos volvieron a ver esas dos figuras interactuando en un mismo espacio. Aún no hubo movimientos de su parte hasta que estornudó y se acobijó más, empujándose contra Jensen y el ceño fruncido, apegó más el termo de café contra su cuerpo buscando que también él brindara calor.

Julio es mi amigo —contó retomando la conversación que había quedado abierta—. Julio es mi amigo de los jueves, solo los jueves voy a darle mantenimiento a mis motocicletas —explicó—. No puedo decir que "trabajo" como mecánico, solo trabajo en mis maquinas, y ocasionalmente en alguna que alguien me pida que revise —siguió contando restregando su cabeza de cabellos oscuros contra el hombro como si buscara algo, como si fuera un perro que quería caricias de su amo—. En realidad mi trabajo es como conductor de carreras clandestinas... intenté entrar al circuito profesional pero me dijeron que era imposible porque tengo un diagnostico clínico —contó y se quedó otra vez quieto, se alejó un poco de Jensen se encorvó y cambió el termo por otro, lo abrazó nuevamente y el termo que había estado sosteniendo antes sustituyó al nuevo justamente en la misma posición que el anterior. Los estudió en silencio relacionando los colores con sus contenidos. Eso le gustó—. Dicen que es peligroso, y que no soy confiable... supongo que tienen razón aunque las probabilidades que encuentren a alguien con mis habilidades es muy escasa —cualquiera hubiera pensado que aquello fue en un termino petulante pero en realidad, estadistícamente hablando Aleska tenía un porcentaje de razón, alzó los hombros y primero se recargó del hombro de Jensen, se miró en la fría pared de hielo y repitió el rictus para estar más pegado al albino hasta que siguió restregando la cabeza contra el hombro ajeno.

¿Jared también es como una wikileaks?
Alquimista
avatar
Mensajes :
29

Ver perfil de usuario http://terram-fundasti.foro-activo.es/t1051-aleska-hepburn-id#76
Aleska Hepburn

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Jensen & Jared el Sáb Jul 08, 2017 10:49 pm

Pronto, quizá muy pronto. Jensen descubrió que muy en el fondo moría por abrazarlo para darle calor, colocarlo sobre su regazo y olfatearle todo el cuello pero no quería asustarlo y que terminara echándole de ahí «Todo a su tiempo», se regañó mentalmente —Jared es… —alzó la mirada y descubrió que sus ojos, muy próximos a los suyos, se han vuelto de un color ámbar bajo todas las luces del glaciar con esas pupilas tan dilatadas que sentía que podía caer en ellas como si fueran pozos profundos. Sus labios separados apenas por unos centímetros están a punto de rozarse. ¿en que momento se había acercado tanto? A tal punto de que su frente estaba recargada sobre la de Aleska  — todo….aquello lo que no tiene que ver con logística los profesionales son los que salieron  perdiendo y por una estupidez…—hubo una intensa pausa —dulce estupidez—recorrer el palmo que separaban sus labios fue cuestión de un segundo.

Los labios de Aleska eran tan suaves y tan cálidos como los petalos de una flor. El primer contacto fue un contacto casto, vacilante, pero una gran conmoción pareció recorrer su cuerpo , sacudir sus entrañas antes de reverberarle  por la cabeza y  hacerlo entrar en razón haciéndolo enderezarse bruscamente y colocar una fila de cinco termos uno detrás y otro más que sostenia tembloroso entre sus manos.—Oh perdón…yo no se…—. Ni el tiempo ni su corazón se habían detenido pero, durante el espacio de un aliento Jensen sintió flotar como si hubiese dado un paso en falso en un elevado precipicio y no hubiera empezado a caer.  Se quemó las manos, había cogido el termo abierto y aulló de dolor cuando el líquido le quemo las manos, soltó el termo con tanta fuerza hacia una de las rocas que se hizo añicos. Jensen se dio la vuelta y se cubrió el rostro con las manos.—no se que pasó…normalmente yo no…. No soy…perdón — se levantó de su lugar pateando otro termo sin querer, se revolvió intranquilo, con la cabeza dándole vueltas,  arrancó  unos trozos de hielo de la pared y se lo puso sobre la piel para refrescar y tratar de anestesiar la quemadura.

—Entonces..te…te gustan los motores.. motores de combustión interna…un conjunto de elementos mecánicos que obtienen energía a partir del estado térmico de un fluido de trabajo que se ha generado en su propio ciclo mediante un proceso de combustión…—cogio un largo trozo de una estalactita y empezó a trazar unas temblorosas lineas— el motor construye un ciclo termodinamico abierto…y sus cinco procesos básicos son…—dibujó un uno— admisión…que es cuando tiene lugar entrada del fluido de trabajo.. —una flecha apareció desoués de los temblorosos trazos que Jensen hacia ens u apresurada , nerviosa e inecesaria explicación — por ejemplo mezcla de aire-combustible o aire dependiendo el tipo de motor— ahora trazó un dos siguiendo el orden debajo del uno.

—Compresion que es el proceso fundamental para incrementar el rendimiento termodinamico.. luego sigue un mecnismo de reacciones químicas las cuales generan ell estado térmico del fluido de trabajo osea…combustión…—un garabato confuso se dibujó al lado del dos y siguió con una flecha a un tembloroso tres— los gases producto se expandan y se desplazan a los pistones aumentando el volumen del cilindro…y dicha variación del volumen es la responsable de la producción del trabajo…— a cada paso sus ansiedad aumenta. Nervioso busca el resto de su discurso en la mente pero se ve atrapado de nuevo por los ojos miel de Aleska.

Se hace silencio.

—Yo no…no creo que…seas poco confiable…asi que no… no tienen razón…— ¿a que venia eso?¡Estaba explicando los motores joder! .La mirada de Jensen se paseó por el hilo de garabatos y restos de bebida que habia derretido el hielo en algunos lugares —hum…y pues…ah…— trató de retomar las riendas de una conversación pero menos técnica. Más ‘normal’, fluida — yo..no tengo tantos amigos…solo algunos que hago en la biblioteca y que visito a escondidas…mi familia no simpatiza…mucho con los extraños…
Licantropo
avatar
Mensajes :
30

Ver perfil de usuario
Jensen & Jared

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Aleska Hepburn el Dom Jul 09, 2017 8:17 am

Pasó ridículamente rápido como solían ocurrirle con otra gente, de un momento a otro estaba siendo prisionero de los deseos de la otra persona y pronto esos deseos despertaban en él deseos aún más extenuantes que no podía explicarse. Siempre era igual, o al menos eso le pareció hasta el instante en que se separaron, sus alientos se mezclaron y el corazón terminó por latir con mayor rapidez, apenas logró sostenerse del borde de donde se encontraba y quedar desprovisto del calor agradable que el otro le estaba brindando porque empezó a darle una catedra sobre la teoría del funcionamiento de los motores de combustión, otra vez todo pasaba demasiado rápido pero a eso sí le podía coger el paso. Seguía la explicación con ojos acelerados y la cabeza trabajando así de fluido como las palabras del albino. Sus ojos dibujaban a la misma velocidad que las manos de Jensen en el piso hasta que se quedó viendo al que parecía ser mayor y se cubrió la boca para ahogar una risa.

Sabes muchos de motores —acotó casi enseguida antes de pasar un mechón de cabello detrás de su oreja. Se incorporó para recoger los termos y acomodarlos como antes estuvieron, justo en la misma posición, los observó detenidamente y los volvió a acomodar justamente como estaban segundos antes deser derribados, con la tapa viendo hacia donde los había acomodado en un principio y sus ojos se alzaron hacia el albino, después bajaron al motor que había sido dibujado en la tierra debajo de sus pies.

Supongo entonces, que es una realidad que los gemelos son en realidad diferente y que siempre hay uno más "listo" que el otro, aunque por el modo en que te golpeó Jared puedo deducir que tiene bastantes conocimientos en cuanto la fisonomía humana se trata pues a pesar de estarte castigando en ningún momento puso tu vida en riesgo pues te impactaba en lugares donde no podía pasar algo más allá de sangrado, un desmayo quizás... con la fuerza que tuvo de haberlo deseado te hubiera roto el cuello de un solo movimiento —espetó lo que había visto, se hincó un segundo para dibujar un pequeño circuito al motor de Jensen—. Te faltó el cigueñal... es importante —aclaró antes de incorporarse y dejar la esterlita de hielo en una esquina regresó hasta donde estuvo Jensen y tomó la mano herida. La valoró, no era médico, ni siquiera estaba cerca de serlo o de poder dar un diagnostico, no le interesaba mucho el cuerpo humano ni mucho menos. Sólo supo que apreció la piel enrojecida y sus ojos subierto hasta los del contrario.

Tienes un tinte particularmente llamativo, antes pensaba que era como el del mar matutino, pero me equivoqué porque no conocía este sitio. Creo que de ahora en más este lugar me recordará a ti —le sonrió de forma suave antes de tirar de esa mano para acercarse hasta el rostro y aparcar su boca contra la otra, unir la boca y por primera vez las cosas no iban tan aceleradas y sabía que estaba ocurriendo: Estaba besando a otra persona que llevaba un ritmo similar al suyo, le gustaba que fuera así. Con su lengua tocando los labios del contrario. Sus manos buscando las de Jensen y colocándolas sobre su cintura, por debajo de su camisa, justo donde estaba la pretina de su pantalón, ahí no molestaba, ahí estaba bien Se separó cuando tuvo que tomar air ey lo miró a los ojos para volver a empujarse, quizás en un movimiento algo tosco y rudimentario, pero un beso era un beso al final de cuenta cargado de las ganas que debía contener un beso, de los deseos que debían contener un beso, de la ansiedad que debía contener un beso, y suspiros cadenciosos antes de separarse nuevamente a relamerse los labios, degustando els abor del otro en su boca, sus manos habían empezado a temblar sobre las manos de Jensen, pero se mantuvo firme—. Sabe bien. Pero no le digas a Jared, tengo una sospecha con respecto a su desagrado por mi persona. Tú no me desagradas.
Alquimista
avatar
Mensajes :
29

Ver perfil de usuario http://terram-fundasti.foro-activo.es/t1051-aleska-hepburn-id#76
Aleska Hepburn

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Jensen & Jared el Lun Jul 10, 2017 8:52 pm

Deslizó la palma de su mano por la espalda de Aleska en una caricia lenta. Sus ojos lo observaban atento  y su nariz bajó lentamente por la mejilla hasta que él pudo notar el aliento de Jensen en el cuello, como un fantasma. — No hay nada qué contar —  El había posado una mano en la parte mas baja de su cintura, justo sobre la pretina del pantalón y con su pulgar trazaba un atrevido círculo por arriba de la tela de su camisa. Era una caricia extrañamente posesiva. —Yo no voy a decir una sola palabra…— se relamió los labios ansioso.

Jensen sintió el mismo sabor, un sabor salado que se mezclaba con el de coco azucarado de uno de lo que había estado bebiendo, el olor a humedad y tierra mojada que junto con ese sabor lo hizo entrar en un trance parecido al de una borrachera. Después del coco vino un fuerte sabor empalagoso y  metalico. Tenía   la sangre en la boca que iba bajando lentamente por su garganta. Soltó a Aleska asustado. ¡¿Pero que cojones hacia?! ¡Le había  mordido! No, espera. No solo lo había mordido, lo habia prácticamente violentado contra una piedra, le subió la camiseta y…¡Y no se dio cuenta!.  Todo el color desapareció y reapareció furiosamente en su rostro.

Se removió intranquilo, nervoso, dio unas vueltecillas en circulo como un perro persiguiéndose la cola e incluso empezó a recoger sus termos — Perdón…no suelo hacer eso..es solo que.. — guardó todo en su mariconera apresuradamente, su mirada llena de un revoltijo de cosas se fue hasta la de Aleska. — Mi hermano no es tonto...solo maneja otro tipo de inteligencia …pero es justamente por eso por la que no voy a decirle…—

—¿Decirme qué? —Un trueno lejano no te invade los oídos: sabes que se acerca porque retumba en tu pecho. La fiereza de su voz retumbó en su interior haciéndolo tirar todo de nuevo. Sus ojos azul tormenta  brillaban como dos estrellas congeladas. Jensen se puso a la defensiva y rápidamente volvió al lado de Aleska.  Desde sus parpados entrecerrados Jared los observó atentamente. Mordisqueó su cigarrillo , resopla y parece maldecir entre dientes— Estás como una puta cabra si piensas que voy a dejarlo pasar una segunda vez …— su voz barítono le amenazó  vibrante como un ronroneo cuando estuvo cerca, muy cerca de ellos.

Aplastó el cigarrillo encendido contra el pecho de su hermano, movió la boca de costado a modo de sonrisa, y le acarició la mejilla con ‘cariño’.—  como una puta cabra— le dio dos palmadas y  descargó un golpe brutal directo en su nariz, que hizo a Jensen tambalearse lejos de Aleska buscando apoyo en la pared —¡La pubertad te esta comiendo los sesos, capullo! —. Se gira y de un jalón coge esta a vez a Aleska levantándolo a su altura y le estrella contra una de las paredes de hielo sin soltarlo

— Hora de ir al paredón capeón—  Antes del golpe vino el grito. Jared soltó a Aleska. Su boca mostraba los colmillos agudos, blancos, agresivos  y los ojos vidriosos, fijos, completaban con recelo a su hermano mientras retrocedía tambaleándose, como si un león lo hubiese herido de un zarpazo. Pero ese atrás no era un león, era  un gigantesco Licantropo de color nieve. —Cabrón hijo de puta— un gruñido espeluznante  retumbó en toda la cueva como la prolongación del restallido de un trueno. Los huesos de Jared se desencaja todo él y pronto olió miedo. Jensen siempre supo que era el  más débil. Sus ojos se encontraron y no hubo tiempo para otra cosa.

El mundo se redujo a dientes y garras. La nieve voló , el hielo se despedazó y la cueva entera se estremeció cuando se enzarzaron y los dos gigantes rodaron entre zarpazos. La mandibula de uno se cerraron alrededor del pelaje apelmazado por la escarcha y el otro le lanzó un zarpazo a la barriga, los colmillos destellaron cerca de su cuello pero el primero se lo sacudió como si fuese una rata , cargó contra él y lo derribó detrás de unas piedras.
Licantropo
avatar
Mensajes :
30

Ver perfil de usuario
Jensen & Jared

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Aleska Hepburn el Lun Jul 10, 2017 10:05 pm

La parte más difícil de ser un lycan y pertenecer a una manada era tener que cuidar de las crías. Y más cuando se era el padre de los dos cachorros más conflictivos, porque a pesar que cada uno ya tenía veintitantos años para Lynne Strauss son solo cachorros que aún siguen su cola y lloran cada vez que hay luna llena y por algún motivo no pueden ir a corretear solos desaforados para aullar a todo pulmón. Para Lynne son los dos preciosos tesoros que le robó a otra persona y nada puede hacer nada para evitar no amarlos y por lo cual... se conforma por mostrarle su amor como puede hacerlo pues son esos dos cachorros incontrolables el amor materializado que sentía por esa persona que le regaló a ese par. Por lo cual, no era difícil adivinar cuando algo se traían ambos. Muchas veces dejaba pasar sus peleas.

Jared era el hijo más fuerte, el dominante, el alfa, el que un día daría una camada de lobos tan fuertes como él y su propio padre para seguir con la descendencia, mientras que su amado Jensen era el apoyo incondicional de Jared. Aunque eran iguales en el exterior en el interior... también l eran, sus personalidades era lo que les hacía diferente sin embargo ambos amaban de forma profunda y sincera, mostrando su interés de modos distintos. Lynne había observado como Jared había heredado la peor parte de ambos padres mientras que Jensen, él se había vuelto en algo extraño, distinto a ellos y a su propia especie. No lo juzgaba pero tampoco estaba conforme con algunas decisiones que tomara, y aunque nunca había visto la necesidad de levantar la mano en forma seria para reprender directa o indirectamente a su hijo, tampoco se interponía cuando Jared era el que arremetía. Dejaba que Jensen se defendiera con la vana ilusión de que se hiciera más fuerte físicamente, pero al final de cada pelea era su hijo el mayor el que terminaba ayudando a curar las heridas a Jensen mientras Lynne sólo supervisaba las acciones.

Así que conocía perfectamente las marcas que las peleas de ese par dejaba el uno en el otro. No obstante ese día sorpresa fue para Lynne ver en Jared rastro de golpes de Jensen, leves, pero rastros al fin. Y no le sorprendió en lo absoluto ver a Jensen hecho mierda. No tuvo que aguardar mucho para saber que ocurría cuando Jensen huyó y Jared más tarde detrás de él. Y justo detrás de la pelea y los chillidos agónicos de uno de los animales, ante los ojos miel del humano que seguía en el piso mirando anonadado por lo que había presenciado, apareció otra persona, una nueva: Cabello oscuro, baja estatura, un porte distinguido. Usaba traje y sus zapatos negros resonaban por el lugar en eco.

Aleska se intentó incorporar pero el dolor en su cuerpo se lo impidió. Sostenía la hemorragia y a Lynne solo le bastó una mirada para saber que el lazo de Jensen seguía siendo libre, no estaba comprometido a nada con esa pequeña existencia mortal y humana que se mantenía estupefacta. Caminó Lynne siguiendo el rastro de destrucción y sangre en el piso, llegó hasta detrás de las rocas, sus ojos fríos y oscuros observaron el nudo de garras, dientes, pelaje y sangre que eran sus cachorros.

Estúpidos hijos míos —azuzó con voz suave—. ¿Puedes acabar esto, Jared? —interrogó con un tono alarmante y amenazador mientras que se cruzaba de brazos al tanto que ladeaba de brazos—. ¿O quieren que estropee mi traje para ponerme a jugar con ustedes? ¿Ah? —habló con firmeza mirando otra vez de reojo como el humano se incorporaba pero recargándose de una de las paredes, había sangre, y Lynne frunció el ceño, acarició el puente de su nariz y enseguida se acercó para patear con fuerza de la que lso Lycans estaban provistos al primer lobo que tuvo en el camino, y enseguida pateo al otro con la misma fuerza hacia el otro extremo—. ¡Les estoy hablando, mocosos idiotas! ¡¿Quieren que vengan por su padre?! ¡¿Quieren que vengan por mí?! ¡¿Quieren que vengan por Ollie?! ¡Dejen de comportarse como dos perros siguiendo sus propias colas! —dijo exasperado pateando a ambos lobos por igual.

Jensen... —susurró en tono bajo, preocupado, Aleska que se acercaba lentamente hacia el epicentro. Lynne frunció el ceño y en vuelo cogió a Aleska del cuello para pegarlo contra la pared. El moreno entrecerró la mirada. Si se acercaba más ese humano, podía ocasionar que Jared perdiera más la cordura. Le sorprendía que no hubiera saliendo despavorido. Presionó el cuello pero no lo asesinó, lo dejó contra la pared mientras su cuerpo servía como escudo en caso de que Jared quisiera atacarlo. Aleska empezó a toser de forma repetitiva, viendo ambos bultos blancos y rojo.
Alquimista
avatar
Mensajes :
29

Ver perfil de usuario http://terram-fundasti.foro-activo.es/t1051-aleska-hepburn-id#76
Aleska Hepburn

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Jensen & Jared el Lun Jul 10, 2017 11:35 pm

Todo estaba lleno de sangre oscura como la tinta. A Jensen le dolía todo el cuerpo. Cuando regresó en sí lo tenía lleno de cortes, magulladuras y golpes, pero a pesar de eso no había sucumbido a las órdenes de uno de sus padres. Sonrió apenas y de inmediato su gesto se torció de dolor cuando el labio que tenía partido — ya escuchaste a… mam..— Un certero golpe en la mandíbula lo tumbó sobre el hielo, y al momento Jared estaba sobre él con la intención de despedazarlo vivo.

Un único zumbido. Uno solo. Tal como le digo: seco, contundente, aterrador.  Un solo disparo que hace que  el golpe de esa enorme pata quede suspendido en el aire. Otro hombre que apareció de la misma forma que Lynne se apresuró  y deliberadamente le asestó un espantoso golpe en el hocico al animal . Todo el dolor que había soportado Jensen no fue nada en comparación con la intensa agonía de Jared que se replegó sobre si mismo aullando replegándose sobre si mismo cubriéndose la nariz con las patas.

—Menudo maricón estás hecho. ... si sólo es un aruñón…estás hecho un cagón, pero anda…corre y métete debajo de los pantalones de tu madre—  Lev escupió el suelo donde Jared no deja de restregar el hocico  — ¿De qué te sonríes tu? Eres mucho peor que ese saco de pulgas…tú eres un mariquita mamón. — sus ojos vuelven donde Jared para asegurarse de que ha obedecido Jensen abre la boca para decir algo  pero Lev alza una mano hacia sus labios. Una advertencia —  Vamos, una palabra más y os destrozo a los dos. —

— ¡Papá! —  Esa voz. Lev reconoce rápidamente la chaqueta de cuero negro, una vieja chaqueta suya que parece disputa constante entre ella y Jared, los vaqueros ceñidos, sus viejas botas llenas de arañazos que le deben quedar enorme pero sobretodo ese aire enérgico que se respira alrededor de esa mujer que lo encaraba con ese aire de desafio, con las manos en la cadera  y un familiar ceño fruncido. — ¿sois  los tres gilipollas o qué os pasa? — Oliver les fulmina con la mirada disgustada, con los cabellos erizados y las orejas aplastadas contra el cráneo mientras estira una de las mejillas de su padre como plastilina —¡Ahora no estás como para asustar a tus cachorros!  ¡Discúlpate!—Lev hace una mueca encogido como un perro regañado por robar el snack de un bebé.

— Cielo ahora no. —Ella pego un pisotón en el suelo. Lev puso los ojos en blanco— ya, ya…— refunfuñó.— Me disculpo por vosotros…sois unos gilipollas. — miró seriamente a los dos cachorros cruzándose de brazos . Oliver se puso una mano en la cara. No era lo que ella quería. Bueno al menos lo intentó. Jensen aprovechando la conmoción se ha escabuido por otro lado llegando hasta donde Lynne.

—…le estás lastimando…— no era una observación era una pequeña suplica. Incluso habia empujado un poco a su  'madre' con la cabeza, un pequeño cariño, una especie de soborno no hablado tratando de que se lo regrese sano  y salvo.
Licantropo
avatar
Mensajes :
30

Ver perfil de usuario
Jensen & Jared

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Aleska Hepburn el Mar Jul 11, 2017 12:00 am

Lynne observó la escena en silencio, inclusive la llegada de Ollie, porque donde estaba Lev estaba Oliver, así eran las cosas cuando se trataba de esa niña y de su padre el idiota. Semisonrió y de reojo notó como el humano parecía seguir temblando por el dolor más que por miedo en sí, pues en su expresión no encontraba un rastro certero de pánico, no obstante fue cuando su hijo se encontró a su lado que alzó levemente el mentón en un gesto arrogante, miró al menor la caricia que le ofrecía y bufó, Lynne se apartó dejando que Aleska se le tirara a los brazos en un reconfortante gesto. Solo ahí, aferrado a ese monstruo, es que se permitió ser una gelatina.

Sacó un pañuelo para secarse la mano.

Debes tener cuidado, no eres ni siquiera lo suficiente fuerte como para cuidarlo de tu propio hermano... sigues siendo muy débil, Jensen —declaró sin mirar a su hijo, solo ocupado en dejar sus manos limpias—. Recuerda que tu padre lo perdió a él estando en su mejor forma, siendo ridículamente fuerte, siendo un adolescente como tú con vitalidad y valentía, estupidez y suspicacia... y aún así no fue suficiente, conoces el desenlace de la historia y has visto de primera mano lo que la muerte hace con una pareja de lazo destinado... y más cuando uno es un simple y corriente humano —por fin los bonitos ojos de aquel moreno se fijaron en el menor que se mantenía cerca de Jensen.

Aleska alzó la mirada pero no entendió ninguna palabra. Al contrario cruzó los ojos hasta donde Jensen y buscó su mano para apretarla fuerte, girarse hacia el hombre que caminaba, hacia Lynne que se acercaba a ver a Jared.

¡No planeo dejar de ver Jensen porque es interesante! —gritó Aleska, de algún modo le había la necesidad de hacerlo—. Además... sus ojos son hermoso y sabe mucho sobre motores.

Lynne se detuvo y giró su cuerpo apenas un poco, una hermosa sonrisa se dibujó en su rostro—. Qué miedo... espero digas lo mismo cuando Jared te encuentre y te quiera volver abrir la garganta —la sonrisa se desdibujó se detuvo a lado de Lev dedicándole una mirada fría—. No tenías que venir, lo tenía bajo control —riñó y se agachó para tomar del rostro a Jared y apartar con amor irrisorio los mechones de cabello oscuro—. Oliver, dame tu chaqueta... tu hermano está herido —ordenó a la chica que aún seguía pegada a Lev.

Al tanto el corazón de Aleska estaba sobresaltado, latiendo de forma furiosa en su pecho, mordió sus labios y buscó la mirada de Jensen—. ¿Estás bien? —quiso saber con un tono de preocupación—. No tuviste porque haber vuelto a intervenir... me la hubiera apañado bien... él no me da miedo —lo último lo susurro con voz muy baja.

Jensen, será mejor que te despidas de tu comida, debemos llevar a tu hermano a casa —dijo en voz alta la madre de los tres chicos y esposo del otro hombre que estaba ahí.

Aleska apretó los labios sintiéndose frustrado y ansioso, no quería apartarse de Jensen a pesar que las piernas y las manos le estaban temblando, daba mucho miedo pensar en todo lo que había vivido. El corazón le palpitaba fuerte pero estaba ahí, frente a él, sosteniéndolo y sin querer soltarlo.
Alquimista
avatar
Mensajes :
29

Ver perfil de usuario http://terram-fundasti.foro-activo.es/t1051-aleska-hepburn-id#76
Aleska Hepburn

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Jensen & Jared el Mar Jul 11, 2017 1:03 am

—Te lo dije una vez hace años — cada vez que Lynne le mira así Lev lo levantaba cogiéndolo por la nuca, por el cuello de la camisa, de manera que le quedaba suspendido en el extremo de su brazo como un cachorro al que se sujeta por la piel del cuello —  Jamás en todo lo que me quede de mi vida me voy a despegar un segundo de ti. — Le besó las cejas, las mejillas y la firme línea del mentón. — A donde vaya tu culo iré yo Lynne métetelo en la cabeza — le recordó bajándolo y  levantando una mano hacia  Oliver que acaba de girarse dándoles la espalda negados a devolver su chaqueta — Ollie — ella no les respondió, seguía con el mentón en alto, la mirada fija en una estalactita  al otro lado de la cueva — Cielo. — no tuvieron que repetírselo dos veces, ella chasqueó la lengua quitandose la chaqueta de cuero dejándosela en la mano a su padre. Él sonrió y se la echó en la cabeza a Jared que acaba de recuperar la forma.

— Toma soplapollas,  ultimamente vas muy metomentodo. ¿No? — alzó un poco la voz— Tú y también tu hermano ,los dos sois unos soplapollas. No sabéis una mierda de la vida, pero aunque lo supierais no conseguiríais nada. — le había propinado un codazo suave en las costillas con actitud juguetona a Lynne — Y tú — la sonrisa que siempre tiene para Lynne  se le borró un poco del rostro , en un parpadeo le habia cogido por el cabello tirando de él suavemente —no vuelvas a abrir la puta  boca  de esa manera. Nuestras historias son nuestas historias. No tienes que ir por ahí contándole ni una mierda a nadie. Menos con un extraño cerca …¿estamos?— delineó los labios de Lynne con su dedo índice y lo soltó.

Lev se fue por delante pasando de todos, Oliver lo siguió de cerca como una pequeña sombra silenciosa no sin antes fulminar con la mirada primero a Lynne y después a Jared que seguía repegado en la roca con una mano sobre el hilo de sangre que le corre por la nariz. Jense se quedó muy callado sin moverse un centímetro de su lugar a pesar de que había escuchado a su padre marcharse y saber que tiene que ir detrás de él. Se quedó ahí en ese pequeño rincón de piedras, acurrucado en el calor y el aroma de Aleska mirando el paisaje y abrazándose a su existencia intentando ordenar sus errantes pensamientos. — Me tengo que ir…—no pudo ahogar un suspiro.

Con desesperación buscó el rostro de Aleska acariciándole las mejillas levantándole la cara — Escucha, mi familia …—miró por encima de su hombro. Los ojos  furiosos de su hermano estaban fijos en ellos, le estaba costando un esfuerzo monumental el simplemente ‘ignorarlos’  y seguir con su vida — se …dedica..a…matar humanos, los cazamos…todos nosotros…—sintió que el corazón se le encogia en el pecho— es una horrible y barbárica tradición...pero yo no puedo romperla…—volvió a ver a Aleska — Jared te buscará , te dará caza…lo ha vuelto personal…lo sé…— las manos le temblaron y se le erizó la piel de solo pensarlo.

Tomó una bocanada de aire. Estaba abrazándole, con su mejilla, ligeramente áspera, contra la de el. Abrazándolo  otra vez. — yo hare todo lo posible por seguirlo siempre y siempre te sacaré del apuro…mi hermano es un bobo…—Entonces un silbido solitario se alzó por encima del ruido de su voz. Era un sonido alto y penetrante que lo hizo ladear el rostro enseguida.  Estaba familiarizado con ese silbido, lo habia escuchado desde que era un niño.  Hizo otra mueca separándose a regañadientes.— nos vemos Aleska. …te contaré de motores y otras cosas luego…¿bien?—
Licantropo
avatar
Mensajes :
30

Ver perfil de usuario
Jensen & Jared

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Aleska Hepburn el Mar Jul 11, 2017 5:01 am

El ocaso que cae apenas es el testigo en el momento en que los ojos miel siguen los azules, y después a la sombra detrás de él. No pudo moverse más o decir algo cuando aquel hombre identico a los dos gemelos pasó hacia la salida, aunque a diferencia de ellos, ese hombre tenía un aire perturbadoramente amenazante, como si con una mirada directa fuera capaz de atravesarte el alma y deshacerte pedazos en un pestañeo. Claro que es así, casi es así. Cuando pasó después el del traje lo siguió también con la mirada, era apenas un poco más alto que él, pero tan esbelto y delgado que parecía una figura femenina más que otro chico. Era condenadamente atractivo y supo que lo mismo que tenía de atractivo tenía de peligroso pues cogió una piedra y la lanzó sin miramientos hacia el albino que había salido primero, solo para después escucharse gritos que reclamaban y seguramente poco después estarían besándose apasionadamente.

En el momento en que Aleska y Jensen quedaron parcialmente solos, su atención volvió a ser del albino totalmente, aunque sus ojos en un punto se desviaron hacia Jared que parecía iba volver a saltar. No obstante, ante la revelación un frío que no tenía nada que ver con el ambiente le recorrió palmo a palmo el cuerpo y los labios se entreabrieron, no pudo decir nada, se quedó ahí clavado al piso escuchando como todos se marchaban pero antes de que Jensen y Jared salieran, Aleska se movió—. Mi número telefónico es el 214-75-125, y vivo en California Road #232-A, es la única casa que tiene cochera pintada de negra... tú también puedes venir Jared... no te voy a quitar a tu hermano... tambien suelo correr en el circuito dorado de la costa este—dijo en voz alta, al punto que hasta el propio Lynne escuchó y rió bajito ante la arriesgada invitación.

¿Será un chico estúpido, suicida o estará mal de la cabeza? —preguntó abiertamente Lynne acomodándose la ropa—. ¿Así era Robin, Lev? —cuestionó con auténtica curiosidad, los humanos siempre despertaban en él una especie de hambre de conocerles mejor, toda su vida se había movido entre manadas y pocas veces había tenido la fortuna de cruzarse con seres humanos, las veces que lo había hecho, había acabado mal, todo en tragedia. Entonces recordó el destino de su primer hijo y negó con suavidad. Enseguida abordó a su auto, que a diferencia del resto de la familia, él no tenía esa inclinación por las motocicletas, por el contrario, mientras más lejos pudiera estar de ellas mejor.

Aleska vio a la peculiar familia marcharse y se sintió en una especie de sopor lo que resto de la tarde. Por la noche no tuvo cabeza como para competir así que decidió quedarse en casa de un amigo donde utilizó la red de WiFi para investigar lo que hizo falta sobre esas criaturas que creía solo cuentos mitológicos. Lycan, al parecer había más de ello de lo que hubiera imaginado: alérgicos a la plata y en su mayoría habían sido extinto por los humanos. Comprendía un poco entonces el porqué la familia de Jensen y Jared se dedicaban a la caza de humanos, porque vengaban a sus amigos, a sus parientes y entonces recordó las palabras del moreno sobre "hacerse fuerte y la muerte del lazo", no entendía eso pero igual quedaría investigar más. Esa noche se quedó en casa de su amigo y al día siguiente tuvo cosas que hacer, pero por la noche. Por la noche Aleska no dejaba de pensar en ninguno de los dos hermanos, en la calidez de Jensen y el frío de la mirada de Jared. Era agresivo no porque él fuera humano, sino porque quizás sentía que le haría daño a Jensen... quizás ambos habían perdido a alguien importante, a alguien a quien amaba y no querían sentirse solos, porque cuando las personas perdían a alguien se despertaba un sentimiento de soledad ¿no?

El moreno observaba al resto de los competidores brindar, bailar y celebrar en grupos, mientras que él se encontraba con su propio grupo de amigos, recargado de su moto, con sus brazos cruzados sobre su manubrio viendo hacia el frente ligeramente decaído. Usaba un ajustado jeans oscuros, zapatillas deportivas oscuras y una vistosa chamarra con vivos morados y grises de piel, el casco estaba entre sus piernas.

¿Estás de malhumor, Ale? —preguntó uno de los corredores mientras se acercaba para recostarse sobre Aleska—. Debes estar feliz... ¡Hoy vas a patear culos! ¿Verdad? ¿Verdad? ¿O dejarás que te "muerda" esta noche? —interrogó juguetón el corredor mientras que Aleska ni se molestaba en moverse o quitarlo, él quería ver a Jensen, gruñó y hundió más su rostro entre sus brazos.
Alquimista
avatar
Mensajes :
29

Ver perfil de usuario http://terram-fundasti.foro-activo.es/t1051-aleska-hepburn-id#76
Aleska Hepburn

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Jensen & Jared el Dom Jul 16, 2017 9:25 am

Un ruido fuerte y sordo, profundo de hierro rompe la atmosfera cargada de rock en el auto esa noche.

—¿Eh que pasa?— Marco mira por el espejo lateral e inesperadamente se topa con unos ojos azul cobalto.  —¿¡Quien es este loco!? —  apreta el acelerador.Pero la moto sigue ahí, a un lado del coche. No se despega. Acelera. Jared extiende la pierna y con una patada rompe el faro posteriormente en una curva da una patada a la puerta lateral abollándola por completo. Ruidos sordos y despiadados. Cada uno de ellos , piensa, supone cientos de euros de daños. Entonces invadido por una rabia inesperada se empieza a reir, como un loco a mitad de su crisis de histeria. —¿Quiere guerra este loco? Muy bien pues la tendrá. Lo mataré al cabrón hijo de puta, se morirá como rata. —

—¡Ale, Chase vengan a ver! —Otro de los del grupo aparece por la izquierda de  sus amigos que están descansando — ¡A marco lo está cazando un lunático por la autopista! Matt ha dicho que lo ha visto reventarle un faro de una patada . Venga ,vamos muévanse. —

Marco gira bruscamente el volante, el coche derrapa hacia la derecha . Sobre Jared que al verlo acercarse se aleja frenando y reduciendo velocidad. —¿Tienes miedo eh gilipollas? ¡Bien! — el coche frena en seco. Se escucha el  rechinido de llantas  cuando la moto  intenta frenar y en su lugar derrapa. Por el rabillo del ojo Marco alcanza a ver como ese hombre ha salido volando por lo menos cincuenta metros arriba de él—¡Yuhuuu! Cincuenta puntos cabrónazo de mierd…—la respiración se le corta de golpe cuando un peso aplasta su capó haciéndolo pedazos. Era enorme.  Una bestia enorme que se abalanza con todo su peso contra el vidrio reventándolo con solo una caricia.

Los vidrios se clavan alrededor de su cara, por todo el cuerpo y hacen que Marco empiece a desangrarse casi de inmediato—¡Socorro!¡Socorro! —aúlla, chilla, se hace pis encima mucho antes de que pueda abrir la puerta para salir rodando despavorido. Entonces , sin la mas mínima advertencia, siente una gran maza que lo golpea de lleno aplastándolo contra el pavimento. Muriendose con un espantoso crujido. Luego hay un disparo. Jared se sonríe en el interior de la bestia. Sigue otro, y otro más que le atraviesa la espalda, el hombro la cabeza. Pero no sucede nada. La última bala le rozó por la oreja izquierda emitiendo un silbido que cortó en dos el viento. El licanropo saltó desde su posición hasta el puñado de gente que había llegado. De un golpe derribó a Chase arrancándole de un tajo la mandíbula.

Horrorizado Carlos escapa con desesperación. A dos metros escasos de él, el licántropo que quería aplastarlo como a un insecto estaba erguido en su total estatura, observando muy quieto y demasiado atento a un solo Hombre con sus facciones feroces. Sus ojos cobalto brillante expresaban una emoción inexplicable, un brillo demente de auténtico deleite. Las aletas de su nariz se habían ensanchado y su hocico estaba torcido en una mueca que dejaba ver sus enormes dientes
Licantropo
avatar
Mensajes :
30

Ver perfil de usuario
Jensen & Jared

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Aleska Hepburn el Dom Jul 16, 2017 9:49 am

Cuando Carlo llegó a su lado, Chase seguía recargado ahora de la nuca de Aleska mientras éste miraba con ojos distraídos su celular frente a él. Ambos se incorporaron con lentitud y fue Ale el que se movió de la moto al final cuando Chase y Carlo se acercaron junto con más gente a ver qué estaba ocurriendo. Santos fue el primero en sacar su arma y apuntarla contra aquella bestia que se alzaba en lo alto como sacada de la imaginación de algún fantasioso lunático, de ahí le siguieron Abril y August, pero ninguna bala contuvo al animal. Aleska se quedó boquiabierto de la impresión de ver muerto a Marco, no tenía especial aprecio por ese hombre pero la muerte siempre le dejaba esa impresión de desasosiego. Aunque los disparos le alentaron a moverse primero un paso después dos, después tres y por último pasó entre Abril, August y otros cuatro tipos que disparaban movidos por el miedo en vez que por alguna otra cosa: el ser humano reaccionaba así cuando se sentía acorralado.

Y aunque estaba a punto de hacerse encima, Aleska intervino casi de inmediato. El animal era grande, alto, fuerte, poderoso, le quitaba el aliento, estaba idéntico a como lo  recordaba en aquella fría bóveda donde lo había visto por última vez. Alzó ambas manos mientras las armas eran bajadas al ver que el moreno se acercaba.

¡Ale! ¡¿Qué putas haces?! —gritó Abril alzando otra vez su arma tratando de darle nuevamente al animal.

¡No! ¡Dejen de dispararle! —suplicó girándose hacia ellos y caminando otra vez hacia el animal, un paso, dos pasos y sus ojos miel se clavaron en los cobalto, mojó sus labios trémulos tenía el terror natural que todas las personas podían tener ante una situación similar, cerró los ojos y suspiró volviéndolos a abrir—. No... no tienes que asesinar a estas personas... —dijo con voz muy suave mirándolo a los ojos—. ¿Viniste por mí, cierto? Te dije que podías venir... que podemos ser amigos y no te vas a sentir solo... así ya no tendrás que aferrarte tanto a Jensen... a él le duele cuando le pegas... ¿tú sólo quieres cuidarlo, verdad? Yo también... él me agrada... tú me agradas... aunque... ¿no me crees cierto?—preguntó tragando saliva y metiendo su mano por detrás de su espalda, con los ojos clavados en el piso sacó el arma que siempre cargaba por seguridad más que por otra cosa y la tiró al suelo lejos.

Un jadeó general se escuchó y las armas de los otros corredores se alzaron de inmediato, quizás Aleska podía ser molesto y muchas veces no comprendían que pasaba por su cabeza pero eos no quitaba que fuera uno de los suyos, así que debían de protegerse.

—¡Bajen sus armas! ¡Es amigo mío! —gritó otra vez Aleska, algo había leído sobre la inmunidad de los seres como Jared y Jensen a las armas de los humanos, pero... debía ser doloroso aunque no le hiciera más daño físico que solo rasguños. Alzó las manos a Jared y se sacó la chamarra para mostrarle que llevaba solo una camisa negra estampada con el emblema de "System of a Down", su banda favorita, y enseguida la tiró a sus pies para empezar a caminar hacia la vereda a un costado del camino. Se giró esperando a que Jared lo siguiera, si lo iba a matar no quería que lo hiciera delante de todos, le daría oportunidad que después de asesinarle pudiera escapar, traspasó el pequeño barandal que había como protección a los autos y se encaminó entre los árboles. Las rodillas aún le temblaban y su respiración era ligeramente copiosa. Tragó saliva en seco y se giró para ver Jared lo seguía.
Alquimista
avatar
Mensajes :
29

Ver perfil de usuario http://terram-fundasti.foro-activo.es/t1051-aleska-hepburn-id#76
Aleska Hepburn

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Jensen & Jared el Lun Jul 17, 2017 5:28 am

El cuerpo de Aleska crujió cuando dio un golpe seco contra el tronco del gran roble detrás de él —Número uno nosotros no somos amigos, gilipollas— su aliento le acarició la mejilla, cálido, tentador;su boca muy cerca de su oreja, y sus ojos cobalto lo fulminaron a corta distancia. Llevaba una camisa verde oscuro que resaltaba su mirada , una chaqueta de cuero marrón que, con los años, se había agrietado y se veía desgastada. Tenía una mirada desafiante, un aire peligroso que hacia juego con ese penetrante hedor a muerte. —número dos aprende a mantener tu puta boca cerrada subnormal de mierda—Jared arrugó aún más el entrecejo, siseando las palabras, y acercándose un poco más, casi hasta que sus narices se rozaron.

—¿Te piensas muy listo eh? Que tú, con tu discursito de mierda me vas a venir a comprar a mi…pues te tengo noticias chaval yo no estoy a la venta — apretó más a Aleska contra la madera, el roble crujió . Un poco más y seguro terminaría por atravesar ese grueso tronco con su cuerpecillo debilucho —¿Qué te crees cabron?¿Que soy un alma sola, un alma en pena que pega gritos queriendo ser salvada? No me hagas reír… —una sonrisa socarrona y endemoniadamente sensual se le dibuja en los labios. — tu no sabes una mieda de mi, ni de mi historia para venir a decir esas mierdas. —su mano derecha se movió hacia el cuello de Aleska, de milagro no se lo rompió en el primer apretón pero poco a poco iba cerrándose alrededor de él cada vez más fuerte.

Hubo otro disparo. Uno que hizo que Jared retrocediese aullando casi en el mismo instante en el que se disparó el arma y le voló una pantorrilla. El efecto es instantáneo, todo el cuerpo comienza a arderle a quemarle, un montón de llagas que se esparcen sobre él como una enfermedad que lo hacen temblar, retorcerse en el suelo. Jensen avanza agitado hasta su hermano, le golpea dos veces en la quijada hasta dejarlo inconsciente ates de irse a lo que sigue: saca unas pinzas, voltea a su hermano y con apremiante desesperación saca de él la bala de plata. Su madre va a matarlo, sabe que va a matarlo. Nervioso, preocupado mira a su alrededor y de nuevo regresa sobre Aleska cogiéndole de las mejillas —estas…¿estás bien? ¿no te lastimó verdad? —su hermano se queja desde el suelo y Jensen se voltea cubriendo a Aleska.

—Maldito cabrón tramposo hijo de puta…—lo escucha en su voz, la reacción alregica ha sido suficiente para dejarlo tirado un par de horas hasta que pase el efecto. Jensen no será el mas fuerte pero sin duda es el más jodido de los dos.
Licantropo
avatar
Mensajes :
30

Ver perfil de usuario
Jensen & Jared

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Aleska Hepburn el Lun Jul 17, 2017 9:29 am

Algo en sí mismo lo hizo estremecerse, a quedarse muy quieto y contener la respiración mientras el rostro era acariciado violentamente por aquella espesa respiración que tenía encima. Casi de inmediato sintió el corazón palpitar más fuerte y la presión propia que recibía el cuerpo al no estar siendo surtido de suficiente oxígeno, la mirada miel se entrecerró y una de sus manos subió hasta el brazo que le sostenía, pero en sus ojos, en su cuerpo, no había rastro de miedo. La boca se entreabrió buscando conseguir más aire y estuvo a punto de ceder a la desesperación hasta que un disparó le dio vida, un tiempo extra mientras que caía sobre sus rodillas tosiendo desesperado. Sus ojos se alzaron hacia el chico que estaba tirado en el piso y enseguida su atención estaba puesta sobre Jensen aspiró con fuerza.

¿Qué... qué haces aquí? —preguntó agitado, los dedos de Jared habían quedado en marca sobre su cuello y sentía como el aire poco a poco pasaba por la garganta. Tragó saliva y afirmó—. Estoy bien... de verdad —murmuró sonriendo débilmente, enseguida su mirada se desvió a Jared, besó rápidamente a Jensen en la mejilla sin mucha expresión y caminó hacia donde estaba Jared tirado con la pantorrila parcialmente destrozada, frunció la nariz sacándose la camisa a cuadros, después la navaja que llevaba atada debajo del pantalón y cortó un pedazo de la tela para dudar un segundo y enseguida acercar sus manos hasta la herida, improvisó un vendaje para detener el sangrado que parecía impresionante.

Tenemos que llevarlo a un lugar donde puedan ayudarlo —dijo serio haciendo otro mechón de tela para cubrir otra parte de la herida que no había alcanzado con el primero—. No era necesario que lastimaras a tu hermano —señaló con calma y después, aún en cuclillas más cercano a Jared suspiró mirándole de forma directa al rostro—. Y tú deberías dejar de tratar de asesinarme... dijiste que no somos amigos, pero yo creo que podríamos serlo —indicó sin mucha expresión acercando su mano hasta el rostro para apartarle los mechones albinos que habían caído sobre su cara, le sonrió suavemente y enseguida se alejó para encarar a Jensen cogiéndole de la mano el arma—. Tus padres se van a molestar si saben que hiciste esto con tu hermano, Jensen... —alzó la mano para acariciarle el rostro y sonreirle—. Pero me alivia que hayas venido y que esta vez no acabarás herido —señaló tocando una cicatriz que estaba sanando de forma bastante rápida en la mejilla ajena.

Estas balas son de plata, ¿cierto? Leí algo al respecto —inspeccionó el arma, para guardarla detrás de su pantalón—. Jared iremos a mi casa, si te llevamos a la tuya seguro tus padres te van a llamar la atención, y a ti también —dijo a Jensen—. Así que después de que te mejores podremos hablar con más calma —recogió su navaja y la guardó—. Jensen... ayúdame a llevar a Jared —pidió acercándose ahora al albino de cabello más largo—. Conozco a alguien que quizás nos pueda ayudar a tratar tu alergia aunque según leí, puede ser bastante doloroso, aunque supongo que ya lo es ¿no?
Alquimista
avatar
Mensajes :
29

Ver perfil de usuario http://terram-fundasti.foro-activo.es/t1051-aleska-hepburn-id#76
Aleska Hepburn

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Jensen & Jared el Dom Jul 30, 2017 5:38 am

Su pulso va a mil por hora; la cabeza le late. Todo arde, arde, arde y frío, tiene frio. Mojado. ¿Porqué mierda está mojado?. Cuando Jared despertó dos horas después empapado en sudor lo último que espero fue ver a Aleska sentado pacientemente a un lado de él sosteniéndole el trapo frio en la cabeza al gilipollas de Jensen con la cara demacrada de preocupación parece que ha llorado o alguna mariconada y murmura palabras que él no puede entender otro más, un tío que no conoce está flipando. Totalmente flipando mirándole.

Al principio no tenía ni puta idea del porque pero poco  apoco fue haciéndose a ella. Estaba empapado, gotas de sudor resbalándole por la cara,  su camisa hortera  pegada a él como una segunda piel….Y qué piel. Los músculos de su torso y sus bíceps quedaban casi al descubierto bajo su camisa. Esa imagen fue la que dejó a Leo  al borde del infarto o en otras palabras: de reventar el pantalón.

—¡Hala! Joder, que bestia — murmuró con una voz áspera y acalorada que hizo a Jared levantar una ceja. El muchacho le sonríe ladeando la cabeza; de sus labios, húmedos de coñac, brota un suspiro— de  cantidad de tíos buenorros que veré en toda mi vida estos sin duda son…uhff — se muerde los labios. Jensen hace oídos sordos y se sienta avergonzado al lado de su hermano.

—Perdiste el conocimiento…y te trajimos…—

—A revisar con un marica…—bufó sin prestar atención así que Jensen tuvo que detenerle, le hizo quedarse en su lugar con una mano en el pecho, eso fue suficiente. Menos mal que aún estaba débil y no le quedaba otra opción.  Sin embargo a Jared seguía sin darle un pelo de gracia. —¿¡Pero que carajo!?... déjame —

—No…aun estás delicado Leo aunque te ha medicado para que no empeores…y hemos detenido todo a tiempo

—¿Qué hablas tu  gilipollas traidor ? Esto es tu culpa cabrón…todo por un culo


—¡Hey! —saltó rápido a la defensiva frunciendo el ceño —  eso …no es verdad…yo no—

—Ya, ya me vas a decir que no te lo quieres follar….y que todo esto es magia de amor  a primera vista claro…sí…venga no me jodas tu le quieres dar por el culo, punto….todo esto no es mas que una puñetera fijación porque este gilipollas ha…

—¡Deja de hablar así de él! ¡no tienes ni puta idea!—

—Claro que la tengo , tengo mucho mas idea que tu y se exactamente lo que hace falta para que te lo sacudas de encima. ¿crees que no quiere lo mismo ah?.Venga Jens todos son igual solo buscan que les des por....


—Pero que hablas …¡¿ademas… me vienes a dar tu un sermón!?¿¡Enserio?! no eres el centro del universo, no todos como tu….el mundo gira alrededor del sol no alrededor de ti Jared….

—Pero si serás gilipollas e inocente por favor me la juego a que tengo razón

—¡Oh vamos, cállate! ¿Quién aparte de ti degenerado querría algo asi a la primera!?

Leo levantó la mano con una cara de ilusión que dejó a Jensen muy perturbado.

—¡Silencio que nadie te pregunto  a ti maricon! —


—¿Por qué estoy hablando de esto contigo…? Eres…tan…—Jensen se masajeó las sienes molesto — muy bien demos el tema por terminado…¿quieres? Mejor…¿Por qué no eres educado una vez en tu vida y le agradeces a Aleska que te ayudara?...

Jared puso los ojos en blanco —¿Agradecerle algo que tú me hiciste para salvarle un culo que te quieres coger? Já buena esa. —

—Jared….— iba a explotar, un dia su hermano lo iba  a hacer explotar de eso estaba seguro. Jensen dio un largo respingo no tenia caso. Asi que dejó a su hermano hacerse un ovillo y matar a Leo con la mirada  — gracias Ale…no se las hubiese contado sin ti…

—Claro que sí, solo tenías que dejarlo morir

—¡JARED!
Licantropo
avatar
Mensajes :
30

Ver perfil de usuario
Jensen & Jared

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Aleska Hepburn el Lun Jul 31, 2017 6:09 pm

Leo... ¿podrías parar? —suplicó Aleska mientras que se hacía a un lado retirando el paño del rostro sonrojado por la fiebre de Jared aunque no tuvo que esperar mucho para darse cuenta que en realidad estaba bien, bien en el sentido que era capaz de intimidar y gritar como siempre, tal cual lo había conocido. Torció los labios escuchando toda la sarta de estupideces que se decía, mojando el trapo para torcerlo, había rastros de sangre que se quedó en el agua fría que tenía a su lado y fulminó con la mirada a Leo que parecía querer tocar a Jared, torció los labios enfadado y puso los ojos en blanco en el momento en que el de cabello largo aludió sobre asesinarlo. Tenía que lidiar con eso y lidiar con la calentura de Leo. Aclaró la garganta.

No me importaría realmente el tener que pasar por esto, pero estaría realmente mejor si solo dejan de pelear entre ustedes —dijo finalmente Aleska que se había mantenido en silencio durante ese rato—. Asesinarme solo hará sentir mal a tu hermano, Jared —comentó volviendo a ponerle el paño sobre la frente, luchando un poco con él—. Y tú te vas a sentir mal... no puedo explicarlo pero...

Podríamos compartirlos —soltó Leo y solo sintió el balde de agua estamparse contra su cara, Leo chilló y Aleska lo fulminó con la mirada nuevamente mientras que lo veía correr adolorido. El moreno aspiró por la nariz buscando calmarse, chasqueó la lengua.

Lamento eso... iré por más agua y algo de comer para ustedes... —informó—. Y de pasó ahuyentar esa cosa de aquí —con cosa se refería totalmente a Leo, acomodó su cabello y los lentes—. También debes de llamar a tus padres para que sepan que están aquí, que están bien... ambos parecen padres que se preocupan por ustedes y no estaría mal que hicieran llorar a su... ¿madre? —enarcó la ceja y después se incorporó quitándole el paño a Jared del rostro. Caminó fuera de la habitación que era ni más ni menos que la propia. Habían ido hasta la casa del moreno como había prometido y había llamado a alguien que en efecto ayudó bastante a que Jared no sintiera más dolor, le preocupaba Jensen sin embargo su prioridad de pronto fue Leo a quien cogió del cabello y lo arrastró hasta la salida para aventarlo y cerrar la puerta, la abrió solo dos segundos después para lanzarle un par de billetes—. Tu pago por la ayuda —gruñó fríamente el moreno azotando la puerta, la volvió a abrir.

Leo jamás olvidaría que ese inexpresivo hombre que conocía de años y al que no lo había visto alterarse por casi nada le daría una de las amenazas más escalofriantes de toda su vida.

Aleska volvió quince minutos después a la habitación con una bandeja donde había un recipiente con agua fría, y algunos emparedados perfectamente cortados por la mitad de esquina a esquina. El chico dejó todo sobre una mesa que había en la alcoba que por cierto estaba perfectamente ordenada fuera del pequeño desastre que había alrededor de la cama donde había tirada sábanas, paños con sangre y pedazos de ropa. Dejó el balde en el buro y hundió un nuevo paño. Miró a los ojos a Jared y esbozó una suave sonrisa para colocar la tela sobre la frente ajena.

Jensen... ¿por qué no vas a tomar un baño? —señaló con su barbilla el cuarto de baño—. Jared está bien, yo le haré compañía hasta que sales... —semisonrió para infundirle tranquilidad al otro albino, sus ojos volvieron al que estaba en cama dejando una mano sobre el brazo del hombre su contacto era cálido aunque ya no por la temperatura, sino por su calor corporal.
Alquimista
avatar
Mensajes :
29

Ver perfil de usuario http://terram-fundasti.foro-activo.es/t1051-aleska-hepburn-id#76
Aleska Hepburn

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Jensen & Jared el Mar Ago 01, 2017 12:55 am

Duda que sea una Buena idea, es una pésima idea. Jared y Aleska a solas. Pésima idea.  Le lanzó una mirada sobre su hombro a su hermano y lo calló al instante. Susurró “perdón”, exagerando el movimiento de los labios. Odiaba sus jodidos sarcasmos tanto como odia las bromas pesadas de su padre.  Jensen apretó los labios mirando el suelo y tras meditarlo unos segundos cedió a Aleska parte de la razón tenia que avisar a sus padres que llegarían un poco tarde, ni de coña iba a explicar porqué. Solo colgaría y mandaria todo a la mierda como Jared hace. Eso le funcionaba a ese patán así que ¿Por qué a él no?

—Bueno…haré unas llamadas…pero por favor Ale…—su mirada se paseó nerviosamente al rostro  lleno de falsa inocencia que guardaba su gemelo y gruño de forma audible— si…te mueves…otra vez lo sabré

—Uy qué miedo. — No le gustó ese tono de voz. Para nada. Es más todo su cuerpo se tensó, lo recorrió una punzada de gélido miedo y Jensen miró frenéticamente hacia Aleska. Pésima, pésima idea. No podía darse el lujo de girarse.

—Si le haces algo te juro que voy a….—


—¿A qué campeón? ¿me vas a disparar? Venga vamos ya — Jared se sentó en el colchón señalándose el pecho — recibi dos balas por ti y sobrevivi...asi que vamos…que sigan lloviendo —  su voz cruelmente burlona . Un segundo después, y ya en un tono algo más serio sigue hablando. ― Si no tienes cojones para matar a tu hermano , no tienes cojones, no tienes cojones, no tienes cojones,¿ a que te has comido tus propios huevos?.... —Jensen gruñe, un gruñido inusual casi escalofriante pero Jared no borra esa sonrisa socarrona— Si tienes cojones…¡Sube aquí!


—Vete al infierno con tus opiniones — volvió a mirar a Aleska — estaré…cerca..muy cerca…¿si?... —murmuró dándose la vuelta algo inseguro, salió solo porque su móvil vibraba como loco y tenia que darse la tarea de contestarlo antes de que  ocurra algo más grave.

—Pero tú…si que tienes más cojones de los que había pensado. — los ojos de Jared centellearon en un reflejo violeta cuando el lo miró con irónica admiración— habrá que cortártelos.. —
Licantropo
avatar
Mensajes :
30

Ver perfil de usuario
Jensen & Jared

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Aleska Hepburn el Mar Ago 01, 2017 1:26 am

Y tú eres más duro que el acero, eres ridículamente fuerte y escalofriantemente perseverante... —comentó mientras lo volvía a empujar a la cama para que se tendiera del todo, incluso se incorporó de su asiento y subió a la cama para sentarse sobre el vientre ajeno y así evitar que se removiera, claro que solo bastaría que el mayor le entraran las ganas y apartara de una a Aleska para retirarlo, se había visto que era mucho más fuerte que él, sin embargo, ahí al alcance de sus manos para que le apretara el cuello y terminará lo que había comenzado.

No me has matado, una herida en la pierna no es algo que te detendría realmente ¿verdad? —sonrió de forma suave—. A pesar que te despedazo la pantorrilla... tu umbral del dolor es muy alto por lo cual es apenas un rasguño para una bestia como tú —sus manos se deslizaron hacia el cuello, donde limpió la tierra que había ahí, recogida en el momento en que había sido derribado por el arma. La mano libre se mantuvo contra el vientre, el mismo que sostuvo con firmeza, era increíble el calor que desperdigaba ese cuerpo. Aleska imaginó que debía ser genial ser abrazado por un calor tan intenso como el que Jared brindaba, era diferente al de Jensen. El de este hombre de cabellos largos dictaba peligro, mientras que el de Jensen era protección.

El paño acarició el cuello hasta el mentón y subió a la mejilla sobre la que había aterrizado al caer, le sonrió torciendo los labios—. Quizás tienes curiosidad porqué no estoy cagado del miedo... de verdad lo estoy, pero si te lo demuestro será darte la razón... no quiero darte la razón... —lo miró a los ojos antes de pasar el paño por la frente y después por la nariz—. Tu cabello está sucio, así que también tendrás que bañarte una vez que llegues a tu casa... —informó y se quedó muy quieto sin moverse por encima de él.

Ladeó el rostro—. Pudiste realmente haberme matado en cualquier momento, haberte saltado el númerito del sujeto en el auto... e ir directamente conmigo... incluso... antes, pero no lo has hecho... ¿por qué tomarte el tiempo de ver como sufro una muerte lenta? —se acercó recargando una mano en la cama junto al rostro de Jared para hacer que esta se hundiera—. ¿No será que el que realmente me quiere coger por el culo es otro? —azuzó de forma cadenciosa, lenta y profunda, sus jugando muy cerca de la boca del lobo donde sus labios rozaban con los otros—. ¿Es por eso que estás tan molesto con Jensen? Apuesto que muy pocos te aguantan... porque todos salen cagados del miedo con solo verte...
Alquimista
avatar
Mensajes :
29

Ver perfil de usuario http://terram-fundasti.foro-activo.es/t1051-aleska-hepburn-id#76
Aleska Hepburn

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Jensen & Jared el Mar Ago 01, 2017 5:42 am

— ¿Follarte? — un silbido provocativo salio de entre sus labios y tras él a Jared se le quedo pintorrajeada una sonrisa despectiva y socarrona.  Deslizó los dedos por su pecho, mirándolo fijamente.  Sus dedos delinearon sus costillas sobre la tela de su camisa, luego bajó al estomago y ascendió por el otro lado hasta su pezón izquierdo pellizcándoselo con fuerza. Y se inclinó hasta su cuello trazando una línea sobre su piel con su lengua, un beso, una suave succión, un suave roce de sus dientes — no te estoy escuchado…¿quieres que te folle? —segundos más tarde Aleska notó una cosa fría y húmeda que le rozaba los pezones. Y comenzó a gotear agua sobre su camisa, porque Jared habia cogido uno de los cubos de hielo sujetándolo entre sus dedos derritiendolos sobre el pecho de Aleska.

—Si quieres que te folle a lo bestia solo tienes que pedirlo…— susurró contra sus labios bajando el helo hasta su ombligo, lo rodeó y subió hasta sus clavículas mientras su otra  mano comenzar rozarle con fuerza allí donde la necesitaba, tratando de  atravesar de la tela de sus vaqueros. Y entonces se escuchó un sonido, algo desgarrándose. Jared le había arrancado desgarrado de golpe y sin aviso la parte de atrás del pantalón para deslizar el hielo entre sus nalgas, hasta su entrada y lo empujo dentro con dos dedos que no volvieron a salir —¿Quieres que te folle de verdad?... —Y sus labios llegaron más cerca todavía, tanto que Aleska pudo sentir el calor que irradiaba su alentó. Apartó la boca y bajo para soplarle en el pezón húmedo.

De cerca, llegó el trino de un teléfono celular que habia caído al suelo. No desde fuera de la habitación, sino ahí justo al lado de ellos. Jensen se quedó mirándome fijamente, pálido, antes de que su atormentado cerebro pareciera dejar de luchar y aceptase lo que sus ojos estaban viendo. —Hombre estás pálido…—Jared ronroneó serpenteando el cuello de Aleska con su lengua. Su corazón se desplomó.

Tras un breve intercambio de miradas reprobatorias Jensen se movió, retrocedio un paso estupefacto—u…ustedes…—su voz salió en una hilacha , un jadeo dolido.  — tu…él…— su corazón se sintió más desahogado y su voz salió de sus labios ahogada. Cerró los ojos, no logró soportarlo dándoles la espalda para salir corriendo de ahí. Fue entonces cuando Jared cogió del cabello a Aleska besándole la sien con tremenda malicia.

—Eres un gilipollas ¿sabias?... apostaste por el caballo equivocado chaval y te va costar...— se rio abiertamente tumbándolo de su regazo hacia el suelo, desde ahí. Sobre el colchón se regodeó disfrutando del momento — yo no te estaba cazando…hoy no iba por ti…tengo otras cuentas pendientes, cuentas más importantes que ocuparme que el que le gustes a mi hermano…—la sonrisa se le ensanchó — o bueno…que le gustabas…porque ahora seguro no te baja de ser mi gata…así que anda gata, levántate y sal de nuestra vida antes que me decida a realmente arrancarte la cola…—

Aleska habia sido un estúpido. Tan estupido para caer en su sucio jugueteo y ahora quizá habia perdido a un chico que se preocupaba realmente por el o al que quizá le habia interesado.
Licantropo
avatar
Mensajes :
30

Ver perfil de usuario
Jensen & Jared

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Aleska Hepburn el Miér Ago 02, 2017 6:21 am

A veces Aleska no entendía bien como funcionaba ese tipo de situaciones. Siempre terminaba por desperdiciar las oportunidades que se le daban y otras ni siquiera las notaba. De todas sus parejas que había tenido a lo largo de su vida cada una de ellas le habían abandonad por no comprender el ambiente, pero jamás había dolido no del modo en que escocía ese instante en que recordaba lo que había ocurrido esa noche en su casa. Estar en esa habitación le deprimía, le deprimía y no terminaba de comprender porque es que la presión en su pecho no lo dejaba respirar de todo bien. Cuando se lo contó a Julian, su amigo de los Jueves, este le explicó que la intensión de Jared había sido exponerlo y peor, que Jensen pensará mal de él, lo había logrado, la peor parte es que ya casi una semana después se daba cuenta que en efecto si hubiera corrido detrás del albino aquel las cosas no habrían acabado como acabaron.

Pero no importa ya, ¿no? —preguntó Julian a Aleska quien le miró de reojo sin emociones en el rostro, acariciaba su libro bastante concentrado a decir verdades. La motocicleta negra esperaba afuera de un conocido bar de motociclistas a las afueras de la ciudad donde ocasionalmente a Aleska se le dejaba ver, sobre todo cuando debía de pagar o cobrar alguna apuesta gorda, aquel sitio era conocido precisamente por ser una especie de banco donde las apuestas más grandes se llevaban a acabo, era una especie de zona muerte, un lugar sagrado, una área neutral. Nadie se metía con nadie y Aleska no era particularmente popular pero ahí podía relajarse sin que nadie se metiera con él, y más que nunca deseaba mantenerse así. Tranquilo. Pasivo. Había algo que desde adentro de su cuerpo estaba supurando un sentimiento que desconocía y se amplificaba cuando cerraba los ojos y el rostro de desilusión de Jensen le observaba, suspiró. Sí, había apostado de forma errónea siendo que él no se explicaba porque en primer lugar había decidido subirse encima de Jared, o al menos sí sabía porque: El rostro de Jensen le gustaba y la actitud de Jensen le gustaba, en pocas palabras el albino le gustaba, sin embargo, por otro lado estaba Jared, su rostro también era lindo y ese aire de libertad y rebeldía lo hacía ver también atractivo. La piel le quemó un segundo antes de de golpear la barra para que el mesero llegara con otro tarro de cerveza.

Supongo que realmente no importa —respondió fríamente el moreno mientras que volvía a beber primero con sorbos pequeños y después de un solo trago el alcohol. Arrugó la nariz y secó con el dorso de su mano aquello que había derramado de su boca. Tocó la barra y el bartender se acercó a volver a servir otro tarro, Aleska sacó sus billetes y pagó los dos que se había bebido, sacó su cajetilla de cigarros y encendió uno de ellos entre sus labios. Sus ojos recorrieron el lugar y se clavaron en la esbelta y estilizada figura de un moreno que se encontraba sentado a un lado de otro hombre al que no tomó atención, el rostro hermoso, pálido y cincelado en porcelana se podía percibir como aburrido y totalmente desinteresado en las demás personas de la mesa, porque claro a Lynne no le interesaba los tratos, esos los arreglaba Lev, a él solo le incumbía ver el dinero y cobrarlo, si era el caso.

Si Lev era violento, Lynne Nóvikov podía llegar a ser aún peor si se enojaba.

Los ojos de Aleska Hepburn se iluminaron como dos soles y su rostro se contrajo en una expresión que tembló danzó y salió disparada hacia el hombre que al ver que se acercaba aquel humano sonrojado por el alcohol y tambaleante torció los labios, se cruzó de piernas y esperó hasta que Aleska estuvo frente a él.

¡¿Dónde encuentro... a Jensen?! —literalmente grito y Lynne se cubrió la boca para no estallar en carcajadas.

¿Ah? ¿Buscas a mi hijo? —preguntó Lynne recargando su rostro de muñeca sobre su mano mientras que se acomodaba mejor de forma coqueta para observar abiertamente a Aleska que solo gruñó y dejó de lado su tarro de cerveza sobre la mesa, ahí donde otros hombres hablaban y la mano del humano se cerró entorno de la camisa de Lynne a quien empujó hacia él peligrosamente.

A Lynne se le escapó una suave risita que fue música. No era mucho más alto que Aleska, al contrario, era más delgado y tenía un aire incluso ligeramente femenino, Lynne era hermoso y se le conocía por dos cosas: por ser especialmente fuerte y por ser la hembra de un tipo especialmente celoso.

No te recomiendo que me toques —murmuró Lynne mientras que afilaba la mirada y sonreía, alzó apenas un poco la mano tratando de contener a la bestia que seguro en nada se lanzaría a la guerra directa contra el humano, el bar entero se tensó.

Es... es que... debe de decirme... donde está Jensen, dónde está Jared... porque debo de patearle las bolas a JAred y... pedirle disculpas a Jensen... —susurró acongojado mientras el labio inferior le temblaba y la mano que había cogido violentamente la camisa del hombre se suavizaba mientras que Hepburn bajaba el rostro derrotado. Lynne enarcó la ceja y apretó los labios.

Los humanos eran tan lindos, y sus hijos habían heredado esa debilidad y gusto tan absurdo por ellos, tal como su padre. Malditos humanos.

No podría decirte donde están... pero... —buscó con la mirada a Lev. Después de todo, en ese tipo de cosas, su pareja era el que decidía.
Alquimista
avatar
Mensajes :
29

Ver perfil de usuario http://terram-fundasti.foro-activo.es/t1051-aleska-hepburn-id#76
Aleska Hepburn

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Jensen & Jared el Vie Ago 04, 2017 8:17 pm

La primera opción habría sido cogerle por el cogote y rompérselo como un palito de paleta pero en su lugar Lev había sido mucho pero mucho más considerado al sujetar al hijo de puta por las solapas del abrigo con fuerza todos tienen la cabeza gacha, las miradas fijas sobre la mesa cuando Aleska Hepburn rompe el silencio con un golpe sobre la mesa lo suficientemente fuerte como para sacudirse entre las manos de Lev que lo ha empotrado ahí seguro para matarlo.

—¡Papá! —a los segundos volvió a parecer aquella chica tan bonita con el ceño fruncido y un mohín en el rostro — ¡Lo vas a matar! ¡Suéltalo! —él gruñe con el gesto deformado por la rabia. Ella no cede avanza para jalarle de la oreja derecha pellizcándola con fuerza — ¡Hombre que te pones como una cabra!  ¡Basta ya! — con un poco de fuerza consigue que su padre obedezca a la mala.

— Una palabra más en ese tono chaval, otro pelo que le toques a mi Lynne te sacaré las tripas  y las pondré a secar al sol mientras aun estés con vida —


—Ya, ya sí  lo ha pillado y que miedo uyy ¡Dale un respiro al pobre, gilipollas! ¡Él no tiene ni idea!— Oliver grita le sostiene la mirada colocándose entre su padre y Aleska con el ceño fruncido luego señala el sillón. Él la mira un poco descompuesto, luego al sillón, luego a ella y al sillón. Hasta finalmente entre varios refunfuños va a acomodarse al lado de Lynne pasándole un brazo por la cintura para acercarlo. Oliver pone los ojos en blanco  girándose un poco mosqueada hacia Aleska. Después de Jensen ella es quizá la única que tiene una pizca de cariño por los humanos — ¿Es que  eres suicida? — igual que Lev ella lo coge de las solapas ayudándole a levantarse sin hacer esfuerzos sacudiéndole la camisa.

El golpe seguramente lo ha dejado aturdido, sin aire, pero no ha sido tan grave para romperle nada— deberías rendirte con nuestros chicos…—le murmura entrecerrando los ojos— lo digo por tu bien… no te metas con los cachorros de Lynne… aunque si vas a hablar con ellos pierdes tu tiempo a qui mis hermanos están por el kilometro cinco en algun otro bar hortera  cobradose unas cuentas...— añadió con una sonrisa palmeándole ignorando el hecho que su padre le este mirando mal para volver sobre sus pasos hacia la mesa sentándose al lado de su padre que aún lleva ese humor de perros y que seguramente está esperando cualquier excusa para lanzársele al cuello a ese cabrón que ha tocado a Lynne.
Licantropo
avatar
Mensajes :
30

Ver perfil de usuario
Jensen & Jared

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Aleska Hepburn el Dom Ago 06, 2017 6:03 am

Estaba más que consciente de que aquel hombre en su exceso de furia le pudo haber partido la espalda como mínimo en tres partes de forma asimétrica dejando al descubierto carne rota y viseras por la osadía de haber tocado al otro hombre que sin duda alguna era su pareja, así de celoso parecían ser los de esa especie, entonces supo de inmediato que iba a estar en problemas si Jensen era igual que ese albino, si el parecido iba más allá del físico.

Sus ojos se iluminaron en el instante en que la chica habló le dio el posible paradero sobre dónde podía estar, y apretó los labios para contener la sonrisa enorme que quería botar de sus labios, por otro lado había ignorado olimpicamente la advertencia de la albina sobre alejarse de los gemelos, de ambos, porque Jared se las iba a pagar, Aleska aún no comprendía del todo que le había llevado a literalmente montarse sobre aquel hombre de lo cual sus únicas intenciones estaba evidente era matarlo. Quizás en efecto su cerebro se había fundido y funcionaba mal. Pero le regaló una sonrisa a la chica y se flexionó para besar la mejilla como agradecimiento—. No me voy a alejar de los gemelos —advirtió antes de salir corriendo rumbo a la barra para recoger su casco, su amigo con el que estaba se había quedado frío del pánico y más cuando giró y vio como el moreno con el que el gran Lev Nóvikov estaba sentado lo sostenía para no saltarle encima a Hepburn que ya metía el embrague y arrancaba a toda velocidad quemando llanta. Alguien pitó fuerte pero a Aleska solo le importaba llegar lo más pronto posible a aquel bar que estaba a unos varios kilómetros según la señorita.

La moto rugía y las llantas galopaban tramo a tramo que avanzaba sobre el asfalto.

Aleska por sí solo era rápido, pero parecía serlo por la ansiedad que llevaba, los sentidos gritaban que era un peligro, uno de los grandes. La garganta se cerraba pero a él no le importaba, las piedrecitas saltaban hacia la orilla del camino y cada tanto veía la luz de auto venir pero él apenas era un manchón blanco que apenas se vislumbraba. La carrocería nacarada de su motocicleta se volvía una estela como el de una estrella fugaz que apenas era logrado ver por los conductores. En la lejanía notó el letrero de aquel mar, la velocidad fue disminuyendo de forma considerable hasta que al llegar a la entrada apenas tuvo tiempo de baja. Dejó en tripie la moto y notó afuera varias motos atrás. Limpió su nariz sin quitarse el casco se acercó hasta una que reconoció de inmediato, la recordaba a la perfección porque el motor modificado con ciertos arreglos para volverla más rápida jamás se le iban a olvidar, esa era la moto en la que Jared había llegado en aquel día a la cafetería, el día que los conoció a los dos.

Parecía haber sido mucho tiempo atrás pero en realidad habían pasado solo algunos días. Al grado que los pantalones que había llevado puestos aún se encontraban en el cesto de la ropa sucia, ahora usaba unos desgastados color bermellón con una chamarra de piel negra, los guantes eran del mismo color que su pantalón y el casco era oscuro. Alzó la visera y se acercó hasta la moto de Jared, la acarició de a poco, tocó los manubrios y se dio cuenta que eran el lugar donde ese hombre ponía las mismas manos que lo habían tocado a él, aquellas manos que lo habían hecho perder de a poco y por las cuales había hecho sufrir a Jensen. Llevó la mirada hasta el local y apretó los labios.

Si estaban cobrando alguna deuda estarían trabajando, así que solo le quedó girarse, recargarse de la moto quitarse el casco y dejarlo sobre el mismo vehículo a un lado de él. Sacó su cajetilla de cigarros, y encendió uno. Esperaría, no interrumpiría su trabajo. Esperaría lo que tuviera que esperar, y si tenía que perseguirlos, lo haría. No los dejaría ir. Los cazaría de ser necesario. No a uno, a los dos.
Alquimista
avatar
Mensajes :
29

Ver perfil de usuario http://terram-fundasti.foro-activo.es/t1051-aleska-hepburn-id#76
Aleska Hepburn

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Jensen & Jared el Dom Ago 06, 2017 7:10 am

McSorleys cerca del Village era un bar que se vanagloriaba de ser el bar  más antiguo de moters y el  más cañero de la ciudad, un título difícil de verificar, y estaba abarrotado como siempre con  solo lugareños. El ambiente olia alcohol , a humo de cigarrillo y beicon. Todo era de madera asi que el rock retumbaba a sus anchas a través de unos grandes altavoces. A pesar de lo alta que estaba no se podía distinguir de que canción se trataba por los fuertes gritos que habia adentro. Ya había varias motos alineadas en la acera; la mayoría pertenecía a una banda de moteros local que se hacían llamar Warlocks. Unos tíos de cuidado. No eran Ángeles del Infierno ni nada de eso. Qué va. Eran mucho peores. Solo salían por la noche y la mayoría eran sujetos de andarse de cuidado: vampiros,  hombres lobo, cazadores, apolitas, y daimons

—¿Qué pasó Jensy , no tenían cotex? — Habría dado cualquier cosa para romperle su bonita nariz a su hermano cuando regresó a la mesa donde estaba con su te chai y unas mentas.

—Cierra la boca…¿ya has terminado no? ¿Porque  no nos vamos? —

—  Estos no son chicos del coro con los que estás acostumbrado a salir …pero estar aquí…bueno…..estar me hace sentir como en casa  asi que venga…nos estamos  otro rato — Jensen puso los ojos en blanco y tras un pequeño bufido de resignación se sentó de su lado de la mesa, con la mirada fija en la ventana. Estaban en el segundo piso y aún así pudo verlo. Un hombre casi tan alto como su padre está cerca de otro más bajito. Muy cerca. El cabello de la nuca se le erizo ,¿porqué?. Entrecerró los ojos y buscó sus lentes.  ¡¿Aleska!?. Antes de que pueda reaccionar su hermano ya lo ha hecho por él, no sabe en que momento pero Jared se ha desaparecido de su vista rápido y no le queda que otra que seguirlo

—¿Qué  pasa chaval? ¿Te perdiste en la ruta? —Slammer se relamió los labios, son pocos los humanos que son tan pendejos para acercarse a Mcsorleys.  La mayoría turistas que llegan perdidos y que nunca regresan a la carretera.  Este lugar era una coladera de asesinatos, los peores monstruos se reúnen a qui a esperar que sus inocentes moscas caigan en su red. —¿Quieres que te ayude a encontrar tu camino…?—antes de que su mano pueda ponerle un solo dedo a Aleska alguien ya le ha roto la muñeca. — ¡POR LA GRAN PUTA.! — Slammer aulla de dolor pero Jared no lo deja,le ha hecho una llave por detrás de la espalda inmovilizándolo.

—Sí asi le llame a tu jefa ayer cuando nos despedimos — bromea con una media sonrisa pateándolo tan fuerte que al tipo no le queda de otra que caerse de bruces al piso, partiéndose el labio , luego aprovechando la confusión agarra a Aleska de la camisa arrastrándolo tras él   — cierra la boca, no mires a nadie y mueve el culo. —

—¡Jared!¡¿Jared!?— enhorabuena su hermano ya ha aparecido y como puede se le pone enfrente, haciendo que Aleska se le escape por la punta de los dedos.—¿¡Que haces?! ¡Sueltalo!

—Ya lo hice, capitán obvio.

—No te dejare que le toques un pelo...—¿Porque siempre está rodeado de gilipollas? No hay tiempo para estos dramitas, joder. ¿Que este genio no se da cuenta?

— Pues ya le he tocado el culo antes...asi que el pelo no es noved..— el golpe que le ha dado en la mandibula fue fuerte, bueno a él no le ha dolido pero se nota que Jensen lo ha hecho con las mejores ganas. Tanto que se ha mordido la lengua y le escupe la sangre en los zapatos. —¿Terminamos? Porque si es así hay que sacarle de aqui.
Licantropo
avatar
Mensajes :
30

Ver perfil de usuario
Jensen & Jared

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Aleska Hepburn el Dom Ago 06, 2017 7:33 am

De estar fumando su cigarrillo ahora se encontraba marchando detrás de Jared que por prime- no segunda vez lo había cogido sin intenciones de matarlo, sus ojos se quedaron fijos en la espalda amplia del mayor y en el cabello largo platinado que caía hasta la mitad de su espalda, apresuró el paso tanto como pudo hasta que llegó Jensen sus ojos se iluminaron y al ver el golpe enseguida se interpuso entre ambos gemelos, para tratar de que el de lentes no tocará al del cabello largo porque justamente quería hablar con ellos para tratar ese delicado tema. Se relamió los labios. Aún trataba de procesar las indicaciones de Jared y el porqué le había pedido que no hablara con nadie. ¿Por qué mierda no iba a hacer eso?

Estoy bien, calma Jensen... y Jared deja eso... —murmuró, giró su cabeza hacia el tipo que se retorcía en el suelo y parecía querer reaccionar—...—tragó saliva y volvió su atención al par—. Estoy un poco inquieto sobre el porque Jared acaba de noquear a un tipo que se estaba acercando amablemente a preguntarme si me había extraviado —inquirió—. Yo venía a hablar con ambos porque es necesario que resolvamos un... ¿malentendido que hubo? y... Jensen no le debes pegar a tu hermano, y Jared no debes de hacer ese tipo de comentarios —bufó sacando de su pantalón un pañuelo para secarle la sangre del mentón al otro—. Así que sería mejor si...

Antes de que pudiera decir algo Aleska se movió apenas un poco para ver como Jared era derribado cual costal por el tipo de antes mientras el sujeto le sujetaba por la cabeza como si fuera un balón de futbol americano al cual quisiera clavar contra el piso. Se revolcaron una, dos, tres veces—. ¡Jared! —gimió Aleska a punto de acercarse cuando se dio cuenta que salían dos, tres, cuatro tipos más, retrocedió casi por instinto al percibir en ellos un brillo sobrenatural que destellaba de sus pupilas, el corazón le palpitó rápido, se sintió desesperar al no poder ayudar a Jared, y su mirada buscó a Jensen entrando en una especie de pánico cuando los sujetos que habían salido del bar caminaban hacia ellos haciendo tronar sus nudillos y sus cuellos, con pasos que hacían parecer que la tierra retumbaba.

Y cuando menos se lo esperó los sujetos parecían lanzarse hacia él. El corazón de Aleska retumbó con más fuerza y fue gracias que al retroceder al mero reflejo nuevamente tropezó contra un par de motos que cayeron en efecto domino lo que le salvó de haber sido cogido por el cuello por las manos de aquel tipo. Aleska gateó para salir del embrollo que se había formado de pronto.
Alquimista
avatar
Mensajes :
29

Ver perfil de usuario http://terram-fundasti.foro-activo.es/t1051-aleska-hepburn-id#76
Aleska Hepburn

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Jensen & Jared el Dom Ago 06, 2017 9:22 pm

Slammer sorprendió a Jared con un golpe en el estomago y él solo consiguió zafarse con un brinco hacia atrás que lo dejó desequilibrado para el siguiente asalto pues el motero se adelantó raudo. Jared lo esquivó lo mejor que pudo pero un buen numero de puñetazos le alcanzaron y fueron golpes duros sobre los hombros y en las costillas , sin embargo Jared no se quedó atrás una desus manos salió disparada en forma de puño y como Slammer tenía la guardia demasiado baja le fracturó la mandíbula mandándolo al suelo otra vez. Jensen  en cambio estaba asustado pero reunió el valor suficiente para girarse hacia Aleska cuando su hermano les gritó para que se fueran.

Otro puñetazo que llegó por sorpresa logró aturdirlo unos segundos  y le abrió un corte en la ceja. Cuando quisieron ponerle otro dedo encima Jared le agarró la mano, se la retorció y le rompió el brazo con un rápido giro. —¡Jared! —alguien se abalanzó hacia Aleska cuando Jensen lo estaba guiando lejos de las motos con un cuchillo de mango de oro tallado y trató de clavárselo por arriba pero Jensen se lo trabó con el antebrazo, le dio un puñetazo y el hombre giro apenas mismo limpiándose la boca llena de saliva, apenas habia sido una sacudida, se rió mirándolos gruñéndoles a mitad de la transformación: sus ojos rojos y colmillos más largos, le dio una patada en el estomago a Jensen que lo dejó sin aire y, cuando levantó el cuchillo, un buen derechazo interrumpió la pelea. Era Jared

Jared le pateó el rostro al hombre que le sacaba un par de cabezas, le saco el cuchillo y se lo clavó en el pecho. El tipo empezó a hacer arcadas y vomitó sangre—Muevan el culo…¡ya, ya  ya! —quedarse a pelear no era una opción asi que cogió su motocicleta y se aseguró de que Jensens subiera a Aleska en la suya. Los  motores rugieron , levantaron polvo y los tres se perdieron hacia la carretera.

Fue en una de las curvas y salidas donde no volvieron a verlo por el espejo retrovisor. Jared se habia separado de ellos saliendo por una interestatal para tratar de hacerla de cebo y funcionó. Un auto se estrelló contra su motocicleta lanzándolo por los aires rasándose unos metros contra el pavimento hasta la llanta de otra de las motos. La turba furiosa de  Warlocks le habia alcanzado . Le llovieron golpes por todas lados y las puntas de puñales plateados centelaron frente a sus ojos amenazadores. Supuso que no habria clemencia para él, que le darían muerte allí mismo. Pero no fue asi, dos cambia pieles le asieron fuertemente por los brazos sosteniéndolo firmemente y lo llevaron a rastras de regreso como trofeo hasta su jefe: Slammer.

— Bienvenido de regreso, cachorro — Slammer lo recibe con una sonrisa cuando sus hombres lo someten frente a él , pero su sonrisa nada tiene de simpática ni amigable. Al contrario, es una sonrisa retorcida y cruel en grado sumo, al igual que el tono de su voz. Jared siente el barro frio de las botas de Slammer mancharle la mejilla cuando lo obligan a verlo a los ojos— Debi saberlo cuando te vi… —

El sol empezaba a ponerse cuando se detuvieron frente a una casita de madera blanqueada, limpia y prolija. Era una casa sencilla pero preciosa. — Quiero…quiero que te quedes aquí…—Jensen hablaba entre jadeos, todavía estaba muy agitado y con las ropas llenas de polvo — necesito que te quedes a salvo…yo voy a volver…por él—

—¿Volver por quién?... —la voz de Ollie le puso la piel de gallina, su hermana se habia aparecido de repente, el corazón se le detuvo. Ella acababa bajarse del auto junto a sus padres. Y luego de una rapidísima inspección arrugo la nariz— ¿Dónde está Jared..? —
Licantropo
avatar
Mensajes :
30

Ver perfil de usuario
Jensen & Jared

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Aleska Hepburn el Lun Ago 07, 2017 6:32 pm

El atractivo alfa pareja del monstruo Anya tenía fama que le precedía, no era agresivo y violento como alguno de sus ojos o su propio amante, era más de carácter reposado, incluso aguantaba uno o dos golpes para evitar entrar en conflicto. Sin embargo, si algo se sabía es que tenía un temperamento bastante grave al punto que pudo criar como una buena madre a cuatro cachorros -contaba a Lev como un cachorro-, un temperamento que se notó cuando en medio de la velada se puso de pie y empezó a caminar a la salida. Tenía un mal presentimiento, lo había tenido desde que vio a aquel moreno correr hacia la salida con su casco y su hija regresaba con una extraña sonrisa en el rostro, sabía que Ollie no era mala por el contrario, amaba a sus hermanos y ella había visto lo mismo que él: Ese chico quería a sus muchachos. Era extraño, el amor funcionaba de modo extraño, él lo sabía mejor que nadie. Mejor que todos.

En el camino a casa Lev manejaba y él tenía la mirada perdida en el bosque, su corazón estaba inquieto, todo él estaba inquieto, pero el ver a su hijo y Aleska, y no ver alguna otra moto o rastro de algo similar lo hizo salir de inmediato del vehículo alcanzando a escuchar parte de la angustia de Ollie y su pregunta hacia ambos hombres. Sus ojos se abrieron con sorpresa conteniendo la respiración, girando sus ojos hacia la entrada donde no llegaba Jared, donde debía de llegar Jared. Ni siquiera esperó a escuchar nada. Sus huesos se torcieron, los músculos se anudaron y la tela de las prendas que llevaba puesta se rasgaron por completo, piel cayó en jirones rotos a su alrededor y el pelaje oscuro como la noche misma pobló el cuerpo del animal mientras que saltaba hacia un costado y soltaba un largo, fuerte y desgarrador aullido, emprendió una mortal carrera hacia el interior del bosque hacia donde había estado su hijo por última vez, toda la zona apestaba a ellos, a la manada dirigida por dos alfas, ahí donde Anya había asentado raíces y solo los estúpidos se atrevían a cruzar su territorio. Pero mientras más rápido corría más sentía desesperación, lo sentía en su pecho, su cachorro estaba en peligro, aceleró, si algo le ocurría a Jared iba a morir de tristeza, iba a morir de tristeza pues no se perdonaría que a pesar de que pronto recibiría a otro u otros hijos, tuviera que perder uno.

Los ojos ámbar brillaban en las sombras como oro líquido y del espeso pelaje no quedaba rastro, las patas parecían flotar en vez de enterrarse en el piso. Se detuvo un momento jadeante volviendo a aullar de forma más potente: "Voy por ustedes", era la advertencia amenazadora. Los destrozaría.

Mientras que Aleska solo se había ido de espalda con el estomago apretado mirando anonadado la piel d eLynne que había en el suelo. ¿Era eso real? Había quedado impresionado pero más impresionado por toda la situación, tragó saliva y miró sus manos, estaba ileso, pero ¿y Jared? Había pasado tanto por su culpa.

Debo volver por Jared —dijo mientras se incorporaba totalmente convencido, no dejaría que algo le ocurriera al de cabello largo, jamás se lo iba a perdonar.
Alquimista
avatar
Mensajes :
29

Ver perfil de usuario http://terram-fundasti.foro-activo.es/t1051-aleska-hepburn-id#76
Aleska Hepburn

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Jensen & Jared el Lun Ago 07, 2017 10:46 pm

El grito de Jensen quedó enterrado bajo el horripilante gruñido que se alzó de sus dos padres, como el que surge involuntariamente de la garganta de la jauría de lobos que husmea el peligro después del negro  llegó un centelleo, fue como si alguien hubiese venido con una brocha y hubiese pintado el mundo de blanco.  Jensen no necesitó de otra señal — No…tu quédate aquí un momento…— le pidió e hizo señales a Oliver para que se asegure de que Aleska no se mueva ni un solo centímetro antes de emprender una violenta carrera detrás de su madre

Se lanzó  dando respingos por el camino, a la izquierda y a la derecha, esquivando arbustos , levantando polvo. Del hocico le salía vapor y de ambos lados de la boca, dos curvados , gruesos y punzantes colmillos. Olfateaba el aire con ansiedad , congelándose por breves instantes; cuando creía haber oído algo a la distancia paraba sus orejas triangulares. Sigilosamente Jensen se envalentonó y atravesó un matorral impulsándose sobre  sus patas traseras para caer sobre Lynne tacleándolo hacia el suelo con fuerza pero sin hacerle daño, inmovilizándolo.

Agradecio que su madre no estuviese en su mejor forma, de otra manera hubiese sido imposible pillarle. —¡No puedes ir! — jadeo sobre una de las orejas de Lynne , habia regresado a su forma humana para abrazarle por el enorme cogote intentando hacerlo quedar — ¡No puedes, no puedes! — le suplicó pasando frente a él hasta cogerle por el hocico. — solo haras que te lastimen , será peor… tienes que…tranquilizarte mamá.. —

Ollie llegó minutos mas tarde montada en la motocicleta de Jensen, se habia llevado a Aleska con ella. — ¡Mama! — chilló con una vocesilla y los ojos vidriosos. Ella rara vez le llamaba asi, o más bien casi nunca. —¡Mama!¿¡Enloqueciste?! — lloriqueo echando el freno llendo hasta donde Lynne para colgársele del cogote — ¡¿Papá te ha  pegado lo gilipollas!? ¡No hagas esto por favor!¡Jared va estar bien! Papá ha ido por él…van a estar bien….tranquilizate…—

—Hay que ir a casa, tenemos que esperarlos en casa...ellos...ellos van a volver...— aseguró Jensen mirando por encima del hombro hacia la espesor del bosque. Su corazón se encogió de preocupacion, él deberia ir para allá, deberia recuperar a Jared. Pero tan pronto vio a su padre correr detrás de Lynne entendio que su lugar en ese momento era ahi, cuidando de ellos dos.  — por favor mamá, volvamos...—
Licantropo
avatar
Mensajes :
30

Ver perfil de usuario
Jensen & Jared

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Aleska Hepburn el Lun Ago 07, 2017 11:22 pm

De no haber sido porque la nariz se le llenó del olor de su hijo seguramente hubiera peleado sin control pero se quedó completamente quieto contra el piso debajo de él escuchando a sus hijos que le hablaban. Removiéndose violentamente, sollozando, soltando gruñidos y lloriqueos, y toda clase de ruidos guturales. El corazón lo tenía aplastado contra sus costillas y se removió apartándose de sus hijos, removiéndose de un lado a otro. Giró su rostro hacia el bosque por donde su predestinado había partido. Gruñó otra vez, pero se dejó caer contra sus dos patas traseras agitando la cabeza de forma violenta se había mareado, hizo arcadas y después resopló. Miró a sus hijos y otra vez al bosque. En su condición solo sería un estorbo para Lev, él era fuerte, era el lycan más fuerte que había conocido y el padre del muchacho que no había vuelto esa noche a casa. Se relamió el hocico y se incorporó mientras volvía a fijar sus ojos en la espesura del bosque.

"Traélo de regreso", suplicó mientras el aullido ronco y profundo surcó la noche, rompió el silencio, se volvió prolongado mientras que se acercaba hasta donde Ollie para lamerle el rostro, y le gruñó a Jensen volviendo el rostro para donde Aleska se había quedado parado, sin moverse, sin respirar esa era una escena familiar, él no pertenecía ahí sin embargo el alfa estaba dando la orden a su hijo de cuidarlo, de protegerlo. Se giró otra vez hacia Ollie para empujarla en el pecho con su nariz y de ahí emprender carrera aún en su forma lupina hacia el camino de su hogar, su ritmo era más lento. Era más suave, menos frenético que antes. Sentía como todo se le había tensado y le costaba trabajo moverse hacia su hogar, lejos de su destinado. Su sombra, su corazón se iba con él.

Aleska se quitó la chamarra y se la puso encima a Jensen cuando el lobo negro desapareció.

¿Él... estará bien? ¿Va para casa? —preguntó un poco sorprendido, asustado, pero trataba de mantenerse lo más entero posible. Sin embargo apenas Jensen estuvo más a su alcance mordió suavemente sus labios y se tiró a su cuello, lo abrazó fuerte, se aferró a él, escondió su rostro allí donde sus labios hicieron nido con palabras que apenas eran dedicadas a Jensen: "Lo siento, lo siento... no fue mi intensión, lo siento... de verdad...", repitió varias veces mientras se alejaba para mirarlo al rostro y tomarlo del mismo para hundir su boca en la boca ajena, un beso bastante extraño pues no había algo como deseo, pero si necesidad, si inquietud, si ansiedad, si muchas cosas pero también pizca posesiva. Sus labios moviéndose sobre los del albino y su lengua internándose tímidamente dentro de la tibia cavidad ajena.
Alquimista
avatar
Mensajes :
29

Ver perfil de usuario http://terram-fundasti.foro-activo.es/t1051-aleska-hepburn-id#76
Aleska Hepburn

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Jensen & Jared el Mar Ago 08, 2017 12:40 am

Y Jensen lo  besó, con un beso ardiente, salvaje, apasionado, pero tan conmovedoramente tierno que Oliver  , que seguía cerca, se ruborizó haciéndose la loca, mirando a todos lados menos a ellos para hacer tiempo. El beso no se interrumpió,  en cambio se hizo mucho más profundo cuando Jensen dejó correr los dedos por el cabello de Aleska y probablemente habrían seguido pero Oliver le lanzó una piedrita en la cabeza a su hermano para llamar su atención.

—Besas como una niña pequeña— la sonrisa de Oliver amortiguo el sarcasmo de sus palabras aunque aun así hicieron fruncir el ceño a Jensen que se le quedó viendo. Ella ha pasado demasiado tiempo con Jared. Jared. El recuerdo le vuelve a encoger el corazón, por un momento se permite mirar más allá del espesor del bosque mientras abraza posesivamente a Aleska, pasándole una mano por la espalda tratando de consolarlo. —Moveos hay que ir a casa, tenemos que estar con mamá…—le lanzó otra piedrecilla a su hermano que contuvo una risa.

—Sí, vamos…—Jensen ayudó a Aleska a subir a la moto junto a Oliver y los observó desaparecer en el sendero, sus ojos se desviaron un momento hacia otro camino. Titubeó por uno segundo pero finalmente  tomo una decisión y regresó a casa. A cientos de kilómetros al sur Russel tenia los ojos tan abiertos que parecía que fueran a salirse de sus órbitas. El aliento trabado en algún rincón de sus pulmones, y no se atrevía a emitir un solo ruido, un solo pestañeo, como si el terror o algo más profundo, casi sobrenatural, le impidiera graznar pidiendo ayuda. En el centro del establo, en un lecho de  heno y barro yacia Evan , el más fiero de los cambiapieles, completamente desecho. Un gigantesco oso reventado contra el suelo, con las tripas fuera, en medio de un charco de su propia sangre. Horroroso. Y sobre él se erguía un gigantesco lobo increíblemente blanco. Un blanco cegador.  Un blanco que solo aparece durante las pesadillas.  Anya sin duda más grande de lo que decían los pocos que aseguraban que lo habían visto alguna vez y daba mucho más miedo en vivo y  a todo color.

Cuando el olor del keroseno llegó hasta sus narices, ese monstruo giró la cabeza en su dirección. Russel se estremeció ante su siniestra mirada. Sus ojos brillaban con un resplandeciente color lila aterrador. De sus encías goteaba la espesa y hedionda sangre de Evan. La bestia arremetió en su contra en un parpadeo, impulsándose con sus potentes patas traseras. Un gigantesco chorro de sangre saltó en el aire , con un solo zarpazo Lev  lo habia decapitado y su cabeza rodó por el suelo.

Luego avanzó algunos metros dentro del establo hacia una gran pajarera; en una enorme jaula; una enorme jaula donde efectivamente no hay pájaros pero si está su cachorro  su cuerpo había recibido magulladuras, golpes, fracturas y heridas de diversa gravedad; pero ninguna afortunadamete potencialmente mortal. Jared regresó a casa por la madrugada, antes de salir el sol. Pálido, temblorosa y fuera de sí, apenas podia sostenerse en pie. Cuando Oliver lo vio se quedó muda y rompió en llanto casi de inmediato al ver que ahora era Lev el que no habia regresado, no pudo más, toda ella se vino abajo y termino derrumbandose, escondiendo la cabeza sobre sus rodillas, explotó diciendo, no “esto no puede ser, no debe suceder,  no, no por favor …”
Licantropo
avatar
Mensajes :
30

Ver perfil de usuario
Jensen & Jared

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Aleska Hepburn el Mar Ago 08, 2017 1:40 am

El moreno sonrió suavemente a Jensen y se dejó consolar, mientras que sus manos se aferraban lo más que podía al cuerpo de Jensen. Apretando los labios totalmente desconcertado por lo que estaba ocurriendo, gimiendo suave. Después cuando llegó el momento de irse, subió a la moto no sin antes darle una mirada a Jensen y después partir.

En casa la noche pasó usualmente silenciosa.

Ollie había ayudado a Lynne a darse un baño pues apenas había logrado salir de su forma lupina había vomitado gran parte de lo que había ingerido en el bar, de las botanas y el zumo de naranja consumidos, además de que parecía que algo muy dentro se había empezado a marchitar a pasos agigantados. Al tanto Aleska se mantuvo en la sala con el teléfono en la mano, veía la pantalla resplandecer y apagarse, Julian estaba preocupado por él pero no iba a aguantar decirle que estaba bien sin que la voz se le fuera, porque no estaba bien, la mitad de su cuerpo estaba ausente y era un extraño fenómeno que no podía evitar experimentar al pensar que Jared no estaba ahí. Mordisqueó sus labiosy cada tanto miraba hacia la ventana, después hacia donde Jensen se encontraba, le hacía compañía. En un punto se acercó en silencio hasta él para recostarse a su lado y en menos d elo que pensó se quedó dormido.

El que se mantuvo en cama pero en realidad no pudo dormir, solo miraba un punto fijo de la pared sin siquiera moverse fue Lynne, en la misma posición en que su hija le recostó, ahí se encontró, hasta que sintió el ambiente un nuevo aroma, cerró los ojos y se dio cuenta que el aroma estaba solo, no se encontraba el de su pareja y se incorporó de inmediato al grito roto de su hija, atravesó la puerta y se cubrió la boca con ambas manos al verlo, después vio a Ollie, y tragó saliva secamente mientras que se acercaba para abrazar al menor, aferrarlo contra él. Besó la mejilla el rostro.

Otro que se despertó sobresaltado por los gritos de la chica fue Aleska que enseguida se apartó del lado de Jensen solo para detenerse a pocos metros de donde se encontraba Jared, jadeó impaciente y corrió hasta colgarse también por de él, aferrarse cuando Lynne se apartó tras besarle la frente y susurrar lo feliz que estaba por verlo a salvo.Enterró sus dedos en la espalda de Jared sintiéndose desesperadamente tranquilo por verlo a salvo. Pero al darse cuenta que estaba solo y que Lynne se flexionaba para acariciar a la chica, besarla y murmurarle que todo estaría bien, supuso que había pasado lo peor. Sus ojos buscaron en los azules alguna pista de algo pero se quedó tenso cuando Lynne se movió incorporando a su hija.

Aleska, te vas a quedar con nosotros... —ordenó, su voz era plana, seca carente de vida—. Y nadie sale de casa —ordenó el alfa, miró a Ollie—. Si Lev no volvió ellos saben que estamos solos... así que el humano se quede aquí —informó mientras que se abrazaba por el vientre, sus labios temblaron—. Jensen, Oliver... mantengase atentos... Aleska... lleva a Jared a su habitación, necesitará compañía... yo... —aspiró por la nariz mirando el piso, ahora se sentía perdido, se sentía solo, el corazón se congestionó de lagrimas que no escurrieron porque debía de mantenerse fuerte—. Estaré... en mi habitación, un momento... —tragó saliva—. Hagan lo que dije... —la voz se le rompió casi enseguida y se giró con violencia, huyendo hasta su alcoba, se escuchó la puerta azotarse.

—...—Aleska miró al hombre y después a los hermanos, ayudó a caminar a Jared—. Ven... te llevaré a tu habitación —murmuró haciéndolo caminar, dándole una mirada a Jensen, Ollie necesitaba quien la abrazara.
Alquimista
avatar
Mensajes :
29

Ver perfil de usuario http://terram-fundasti.foro-activo.es/t1051-aleska-hepburn-id#76
Aleska Hepburn

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Jensen & Jared el Mar Ago 08, 2017 5:13 am

Al cuarto día el aire dejó entrar un olor rancio a sangre y humedad que se impregnó rápidamente sobre las sabanas  cuando trastabilló derrumbándose en el colchón agotado. Tan cansado que no ha notado que la casa está inusualmente callada, inusualmente triste, cuatro días donde Jared no ha querido salir de la cama a pesar de que estaba un poco mejor su instinto le pedía venganza pero la tristeza de su casa lo había paralizado al igual que todos los demás. Jensen no había tocado un solo bocado  pero había cooperado con Aleska para cambiarle las vendas a su hermano y Oliver , igual que Lynne , se había encerrado en su cuarto amenazando con no volver  a salir nunca.

—Hey..Lynne…— una voz cascada y familiar le llegó por arriba de su cabeza, la intensidad del olor se fue incrementando al grado de volverse dulzón y desagradable. No era la primera vez  ni sería la última que salía vivo de todos los pozos a los que intentaban condenarlo, vivo pero hecho mierda. Las fuerzas comenzaron a fallarle cuando puso un pie en su casa, tenía el cuerpo magullado y lleno de golpes, el interior de sus brazos estaba  morado y repleto de llagas, lleva rotos algunos huesos de los dedos de una mano, de un pie y varias costillas. Sus labios están cubiertos tajos y tienen tres cortes muy profundos sobre la espalda que se habían infectado. Era lo de menos, porque contra todo pronóstico Lev había conseguido entrar silenciosamente a su cama. Ahora, si quería, podría morir ahí feliz. — has criado un montón de mariquitas…¿te enteras?—susurró con cariño, alzando su mano para jalarle la cobija que lo está cubriendo y sonreírle.

—Y tu también…te has vuelto…un blandito —el cansancio fue lo único que lo venció y se abandonó a un sueño profundo. Lo único que lo despertó fue un horroroso ardor en la espalda  y el calor insoportable que sentía en un pie y una mano. Cuando logro enfocar su vista ya no estaba en la cama con Lynne, lo habían tirado a mitad de la sala en una especie de tapete.  No se había girado  más que dos centímetros cuando sintió olor de regaliz. Podría deberse al olor residual de algún incienso que alguien había quemado ahí o…— ¡Joder! —

—Papá no te muevas, si te mueves te va arder más…— la voz de Jensen  le llegó de la derecha.

—Que  marica —

—Cierra la boca Jared tú lloraste, no te pusieron de eso que arde horrores,  y huele horrible...además...tu estuviste dos dias inconsciente ¡Dos días!— Ollie le jaloneó del cabello — mamaaaaaaaaaaa papá despertó. —

—Uy ya, si, sí anda llama a los guinnes…que van a flipar con la noticia. ¡Nadie lo está contando!

—Yo lo estoy contando ¿algun problema?—ella  le sacó la lengua. Bueno que peleen en la casa significa que todo va la mar de bien, lo único que le mosquea ligeramente es que ahora Jared se ha acercado un poco más a Aleska, le sigue haciendo un poco de bulliying como escondiéndole las gafas, perdiéndole los libros que estaba leyendo, jalándole el cabello, pellizcándole aquí y allá. Gastandole bromas como poner papel trasparente en la puerta  de los cuartos o en la taza del baño que usa ¿¡Que estaba en primaria?, Y pese a que le agrada mucho que no lo quiera matar empieza a fastidiarle la idea que lo vaya a mirar con ‘otros ojos’.

Jensen bufó al ver que su hermano por poco hace tropezar a Aleska al meter su pie cuando pasó por delante de él con más hierbajos para la medicina, se movió del lado de Lev para abrirle la puerta a su madre cuando escuchó los pasos venir.  
Licantropo
avatar
Mensajes :
30

Ver perfil de usuario
Jensen & Jared

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Aleska Hepburn el Vie Ago 11, 2017 5:52 am

Las horas se habían consumido en días que rápidos se volvieron en una tortura que Aleska había tenido que presenciar. Lynne era un hombre fuerte que constantemente trataba de sonreír y verse fuerte para sus hijos pero para alguien así de observador como era notaba lo mucho que todo el asunto le estaba lastimando. Lo sabía cuando era su turno de acariciarle la cabeza y esperar a que sus hijos le terminaran de ser las curaciones. Aleska comprendía porque no podían llevarlo al hospital más cercano para curarle las heridas, sin embargo, no le dejaba de causar admiración el hecho que los hermanos y la madre -aún tenía un poco de conflicto en ver a un hombre como Lynne como una figura materna para tres personas- se organizaban sin siquiera hablarse: Ya se sabía quién iba a curar, quién iba a ayudar, y el otro iba a vigilar, los hijos se encargaban de esa tarea y Lynne se mantenía afuera con la tonta excusa de buscar yerbas pero en realidad solo vigilaba el territorio. Aleska comprendía a la perfección que en efecto eran una manada de lobos, y que como tal había otras manadas que quizás aprovechaban la ausencia del alfa más fuerte para poder atacar.

Aunque al ver a Lynne se imaginaba que fuerte tenía que ser también puesto en la naturaleza si la hembra alfa no era lo suficientemente fuerte como su macho ésta podía ser sustituida por otra hembra o en su defecto obedeciendo ordenes de sus propios hijos, pero en el caso de la manada a la que pertenecían Jared y Jensen todos parecían guardarle un fuerte respeto al moreno que ocasionalmente era enviado a descansar a la habitación y le llevaban alguna tizana para mareos, quizás había sido el susto por los acontecimientos, no quiso preguntar pues este más que los hermanos parecía receloso -pero no maleducado- con la presencia del humano, a su vez, parecía ser el que más se preocupaba por Aleska: comida, ropa y una cama cómoda se la había brindado Lynne pocas veces le dirigía la palabra, solo lo necesario y el humano se sentía bastante a gusto con esa interacción.

Esa mañana Aleska y Lynne habían salido de la casa para ir directo a las inmediaciones de la casa para recoger más yerbas de luna que se necesitaban para hacer el brebaje especial para las curaciones de Lev que había llegado terriblemente herido.

Me voy adelantar —susurró Aleska y Lynne afirmó, éste llevaba sobre sus hombros un chal oscuro que cubría el esbelto cuerpo del lobo, pero apenas el humano estuvo cruzando la puerta a pocas de caer al piso gracias a una de las usuales bromas de Jared, el grito de la hembra de la casa hizo que Lynne corriera a todo vapor hacia el interior, empujando a Jared y a Aleska en el camino.

¡Lev! —gimió la pareja mientras se precipitaba al cuerpo, quedar hincado a la altura de su rostro para acunarle el mismo entre sus manos y sin más reparos unir sus labios a los labios ajenos, no lloró, Lynne jamás lloraba frente a sus hijos pero sí abrazó con fuerza a su pareja quedando por poco recostado sobre el convaleciente. Depositó más besos en su rostro y cuello, jadeando y conteniendo la emoción que estaba desbordándose en él—. Estúpido, estúpido... ¿pensabas dejarme con todos los cachorros? No vuelvas a hacer eso... ¿No pensaste en Ollie? ¿O en Shane?... estúpido, Lev... no te vuelvas a ir... no me vuelvas a dejar...—suplicó contra el oído ajeno, mientras lo apretaba más.

Aleska se quedó de pie al margen de la situación con la canasta contra su pecho mirando la escena, eran una pareja hermosa, y se podía ver a simple vista lo mucho que había ahí, entre esos dos, después miró a Jared, después a Jensen y por último a Ollie. Lentamente se deslizó hacia el exterior, hacia la salida. Hacia afuera. Por más que le gustara Jensen o Jared, la realidad es que no pertenecía ahí, todo eso se había ocasionado por su culpa, y una desgracia hubiera ocurrido, una muy grande por su caprichosa voluntad en el buscar a los gemelos. Estaba recibiendo estímulos confusos y no sabía como interpretar las emociones que lo embriagaban en ese instante.
Alquimista
avatar
Mensajes :
29

Ver perfil de usuario http://terram-fundasti.foro-activo.es/t1051-aleska-hepburn-id#76
Aleska Hepburn

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Jensen & Jared el Jue Ago 31, 2017 6:47 am

Jensen es bobo para algunas cosas pero no es ingenuo , se da cuenta de cosas. Y a su hermano la pillería se le nota a leguas, como un aura luminosa alrededor de su figura. Cuando algo le interesa pierde los reflejos, no olfatea los peligros porque lo anula un desaosiego donde no existe si no su conquista. Y centellea sonrisas, seduce con esas mal disimuladas caricáceas que le regala a Aleska sobre la cintura un segundo antes de acurrucarlo sbore su regazo. Y tiembla de rabia. De celos. ¿Qué tanto le estará diciendo al oído?. ¿Qué tiene su jodido gemelo que Aleska le regala esas miradas? Esas miradas que no le dirige a él. Nunca a él

Cuando aterriza en el mundo de los humanos Jared siempre provoca la misma reacción: es imbatible, es implacable. Es un lince, in rayo, un látigo. Pero cada vez que se fija la meta en una conquista anda con la guardia baja, entregado, en plan sano de enamorado regalón y príncipe encantador. Pero eso tranquiliza un poco a Jensen, eso quiere decir que esos dos no han follado. ¡Claro!¡Por que al pollaflojas de su hermano solo le mueve eso! ¡Folllar!. Y bueno a él. A él le tranquiliza que Aleska hasta ahora le haya dicho que no

No pudo evitarlo pero se fue hasta donde ellos para interrumpirlos con un carraspeo como si estuviera aclarándose la garganta. Jared no hizo caso. El seguía en su rollo acariciándole a Aleska con la barbilla por encima del cuello, pero entonces, cuando casualmente Jensen se acercó a interrumpirlos, se adentró en un nuevo territorio; le acarició la cintura, el estómago... casi rozó la pretina de su pantalón y por poco… — ¡Basta! —¿había sido ese un porrazo?. Si ahí iban otra vez. Jensen le habia pegado a Jared en otro de sus impulsos por proteger la integridad de Aleska o más bien porque no soportaba verlo toquetearlo. —¿¡Que no tienes ni un poco respeto por él?! Él te ayudó deberias darle su espacio...intentar conocerlo, y...¡No que va!¡solo déjale!¡Dejale en paz!

—Piérdete , a mi Aleska le gusta —

—¿Qué? ¿Cómo? — Jensen lo miró incrédulo, desencajado todo él y pálido —¿Tu qué?

—Ya escuchaste es mío y voy a marcarlo…—no necesito que le dijeran dos veces porque Jensen ya se estaba poniendo de un color lienzo casi traslúcido. De nuevo temblaba. Jared sonrió

—Vosotros no teneis nada en común…tu solo quieres jodertelo…

—¿Y tu no?

—¡No!

—Sois como cuando ern cachorros peleando por un trozo de las pantuflas de mamá — la voz de Oliver los sacó de su pequeño mundillo — dejen de gruñirse gilipollas que papá todavia los tiene que venir a enderezar y su los escucha berrear las cosas van aempeorar para ustedes.....— bufó ella cruzandose de brazos— además su mascota no es un trozo de carne...él puede escoger..
Licantropo
avatar
Mensajes :
30

Ver perfil de usuario
Jensen & Jared

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Aleska Hepburn el Dom Sep 03, 2017 11:38 pm

Aleska, en cambio, no es bobo, es bastante listo, pero nunca se da cuenta de las cosas que ocurren a su alrededor. Es como si durante toda su vida hubiera estado viviendo exento del mundo. Consumiendo cosas para mutarlas a algo diferente, a algo que a él le funcionara. Fue hasta la llegada de los gemelos que quiso seguir a personas y no sólo teorías o letras, sino personas de carne y hueso que le atraían como sol que atrae a los planetas y sus satélites. Sin embargo, a pesar de esa evidente atracción a Aleska se le dificultaba saber con precisión cómo es que el mundo seguía su ritmo y por qué Jensen se veía molesto o porque Jared parecía querer tocarlo diciendo que él le pertenecía. Incluso en ese momento acomodó sus lentes de pasta azul y observó al lobo, escuchó a los dos discutir cuando llegó Jensen y después las palabras de Oliver solo lo dejaron más desconcertado. Bajó la mirada hasta la mano que aún lo sostenía y después hacia Jared que parecía convencido pero también con esa mirada furiosa que había visto antes tan de cerca. Aleska se mordió el labio, cogió la mano de Jensen para apretarla y acariciarla al mismo tiempo que besó la frente del albino de cabello largo. Se incorporó entre ambos.

No deberían pelear porque son hermanos —declaró seriamente mirándolo a los dos, alternando su vista para poder recoger las hermosas expresiones de ambas criaturas. Se cruzó de brazos y meditó con bastante detenimiento antes de suspirar—. Antes... lo había pensado mucho, y si tuviera que elegir entre alguno de los dos... creo que no podría, es... diferente cuando Jensen o Jared me toca a cuando me toca alguna otra persona, normalmente no siento nada, pero cuando cualquiera de los dos me toca o está cerca... es como sintiera una especie de descarga que me hace —bajó la mirada y acomodó sus lentes—, recordándome que hay carne viva... no entiendo esa función dentro de mi cuerpo, y solo tengo ganas de besarlos a ambos, y sentir su calor contra mi cuerpo, si tuviera que elegir ser abrazado por alguno de los dos o tener que ponerme un saco o un abrigo, aunque es impractico elegiriía ser abrazado —confesó y acomodó sus lentes otra vez—. No obstante, ustedes son lobos, y necesitan a alguien que sea como ustedes, así como sus padres, que ambos... pueden volverse lobos y es sorprendente —señaló hacia la habitación de Lev y Lynne donde el primero descansaba tratando de recuperarse del todo—. Yo soy un simple humano que les ha causado demasiados problemas no solo a ustedes si no a su familia y es problemático tener a alguien así cerca de ustedes, cometí un error en buscarlos, lo lamento de verdad, jamás fue mi intensión dañarlos, no quiero hacerles daño —murmuró viendo también a Oliver.

Espero que de ahora en más se lleven mejor, y no se metan en más problemas, también deben de ayudarse y dejar de golpear gente y meterse en lugares tan peligrosos como ese bar... —se toco la barbilla—. Ahí deje mi motocicleta... debería ir a buscarla... —masculló realmente sospesando la idea de volverse a meter el bar después suspiro—. Bueno... mi madre debía de decir "gracias" en algunas ocasiones y considero que justo este momento sería propicio decir: Gracias, chicos... —peinó hacia atrás el cabello—. Tengo que irme porque mi perro puede morirse de hambre, creo que estará agresivo cuando abra la puerta —contó—. Iré por mi chamarra —señaló hacia la habitación.
Alquimista
avatar
Mensajes :
29

Ver perfil de usuario http://terram-fundasti.foro-activo.es/t1051-aleska-hepburn-id#76
Aleska Hepburn

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Jensen & Jared el Dom Oct 22, 2017 11:53 am

Jensen, como es natural, le dio una colleja. No una colleja muy grande, porque sus consideraciones iban bien envueltitas en esa ironía que les permite tener mala hostia sin sufrir daños colaterales —¡Tarado lo asustaste! — Ni pidió ni recibió disculpas. Tampoco esperó a que pasara lo que hizo fue simple, fue caminar detrás de Aleska para impedir que se fuera. —¡Ale, espera! — afortunadamente lo alcanzó por el final del pasillo, justo después de que cogiera su chamarra y tratase de escabuir escaleras abajo, Jensen se adelantó, colocándose frente a él con los brazos bien abiertos como si de esa forma tratara de bloquearle el paso.

Frunció el ceño, abrió la boca un par de veces. Su temple flaqueó, desvió la mirada y todo el rápido discurso que habia improvisado para convencerlo desapareció en ese mismo instante: en el instante que sus ojos habían visto los de Aleska cargados de decisión. Una extraña pesadez se asentó en el fondo de su estomago, se puso nervioso pero no se movió. — No te vayas…yo…—apretó los labios. — no quiero que te vayas…sin escucharme…—accedió finalmente, si realmente él quería irse, no tenia corazón para detenerlo —No creo que tu seas un estorbo…— empezó mientras sus ojos volvían lentamente hacia los de él— creo que eres genial..¿sabes?...creo que es fabuloso que porfin, después de tantos años tenga yo algo en común con el pesado de mi hermano…—hizo una pausa, su ceño se marcó más.

— Aunque prácticamente el solo te quiere por una cosa…—refunfuño, la rabia se revolvió en su interior. — sé que tu no eres como nosotros, que no puedes ser como nosotros ni nosotros como tu…pero…dejemos la xenofobia…la tuya…o la nuestra…—sonrió nerviosamente y bajó los brazos solo para coger a Aleska de las manos. —La verdad es que…somos nosotros Aleska…los que siempre estamos hasta las narices envueltos en problemas, es como…de familia…y….—apretó esas manos.De verdad no quiere que se vaya, pero sabe que solo está haciendo el tonto porque no sabe que está diciendo— no tu…tu no eres un error, tampoco…creo que tengas que cargar con todos los problemas en los que nosotros nos metemos…y no…tampoco creo que almenos yo necesite a otro de los mios para…que me guste…—se ruborizó al escucharse.

—es decir…—su sonrisita nerviosa titubeó y Jensen miró alrededor, peinándose el cabello— ya tengo…a cuatro lobos…no casi cinco lobos alrededor…y estoy seguro que ninguno de ellos me gusta más que tu…—

—Aww chicos…están teniendo un momento—

—¡Jared cállate! ¡Si no vas a ayudarme, cállate!
Licantropo
avatar
Mensajes :
30

Ver perfil de usuario
Jensen & Jared

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Aleska Hepburn el Vie Oct 27, 2017 5:00 am

Durante un tiempo había esperado que algo extraordinario ocurriera en su vida. Un suceso lo suficiente fuerte que terminará por derribarlo de un solo golpe y le hiciera replantearse la idea que tenía sobre la existencia. Que provocará las sensaciones de las que tanto había leído pero que jamás había sido testigo debido a que él no era como el resto. No pudo evitar, entonces, sonreír suavemente cuando Jensen hizo el comentario sobre la "xenofobia". Le gustaba esa palabra porque se escribía con "x" pero se pronunciaba con una "ese", apretó en su mano su chaqueta de piel y relamió sus labios.

Lynne estaba más allá, había escuchado todo y sonrió para sí mientras seguía su camino, llevaba un poco de comida a su pareja que estaba descansando en la habitación de ambos. Sus hijos lo iban a lograr, a su manera pero lo harían, de eso no había duda. Era una rara condición esa que congojaba a sus hijos, la misma condición que en su momento afecto a Lev: "Enamorarse de un humano". ¿Pero qué más se podía hacer? Sólo amarlos y respetar sus decisiones, porque sabía que no solo Jensen se estaba echando de cabeza, Jared iba también detrás. Siempre se había preguntado como iban a ser las personas que amaran a semejantes seres, ahora la respuesta era tangible ahí, un muchachito de mirada nerviosa y labios resecos de tanto chuparselos pero atento la mayor parte del tiempo a todos los detalles de aquellos que le interesaban. Cerró la puerta de su habitación y permitió que Jensen y Jared hicieran lo suyo si es que tenían que hacer algo, sino... confiaba que iban a lograr su cometido de alguna u otra forma.

Pero en realidad no había necesidad de insistir, Aleska contuvo el aliento un segundo y volvió a sonreír cuando Jared interrumpió, se cubrió la boca con la mano libre y volvió a reír. Poco después peinó su cabello oscuro hacia atrás, y acomodó sus lentes sobre el puente de su nariz, miró a los gemelos y enseguida se acomodó nuevamente los lentes pues se le resbalaban por la nariz.

Sí... sí por ti está bien, por ustedes está bien... entonces no hay algo que quisiera más que quedarme —sonrió débilmente—. No soy muy bueno en muchas cosas y sólo sé manejar motos, sé sobre maquinas y... un par de cosas, y estaría dispuesto a aprender un poco más si ustedes me lo permiten —sonrió otra vez débilmente—. Aunque tampoco quiero ser un problema para... —miró hacia atrás de Jensen, más allá de Jared, refiriéndose a su familia. Se apretó las manos, y éstas a su vez la chamarra que crujió—. Si... si todo está bien, entonces yo... —miró a ambos, había "ignorado" de algún modo el comentario de Jared, pues sabía que era su forma de ser, malintencionado pero... queriendo hacer algún tipo de labor ahí.

Me gustan —expresó y sus mejillas se tiñeron de un rojo intenso, enseguida desvió su mirada—. Lo sé... estoy seguro de ello.
Alquimista
avatar
Mensajes :
29

Ver perfil de usuario http://terram-fundasti.foro-activo.es/t1051-aleska-hepburn-id#76
Aleska Hepburn

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Jensen & Jared el Jue Nov 09, 2017 6:27 pm

Había logrado lo que tantos sueñan y apenas unos pocos consiguen. Conseguir que una pareja con la que siente una conexión se quedara cerca de él a pesar de “sus diferencias”. Se sentía feliz, inmensamente feliz.  Como si alguien lo hubiese llenado le hubiese llenado el pecho con aire caliente y ahora se fuese a inflar como esos globos gigantescos de gas. Jared arqueó una ceja al ver la semejante sonrisa de estúpido que puso su hermano y arqueó la otra al ver como, añiñadamente puso los brazos detrás de él antes, miró el suelo unos segundos hasta que finalmente se inclinó a besarle tímidamente la mejilla a Aleska. —Pero que pedazo de ñoño atolondrado, joder.. — hizo una mueca de asco muy clara metiendo un dedo en su boca simulando que vomitaba.

Jensen , se enderezó y aún con ese ruborcillo cubriéndole las mejillas le fulminó con la mirada, a Jared le pareció de todo menos “amenazante” así que terminó riéndose lo que enfureció más a su hermano —Pues al menos yo no me porto como un crio y tengo los cojones para decirle que siento y que se quede — Jared arrugó la nariz, enfadado. Esquivando la colleja que habían intentado darle por los pelos, literalmente. Unos cuantos pelos.

—Guárdate tus pendejadas para ti Jenssy — su mirada se fue hasta donde Aleska y ahora la sonrisa se le dibujó a él, una sonrisa mucho más traviesa y menos inocente — además…criajo y todo….a Aleska le gusta…¿no? — con el rostro como tomate, de puro enfado, Jensen se cocinó vivo de rabia viendo como su hermano se movía lentamente detrás de Aleska para rodearlo con los brazos y jugar con la pretina de su pantalón coquetamente. — eso es lo que importa que el esté feliz...y agusto...—

Apretó las manos , formando puños y Jared tuvo que contenerse en romper a reír otra vez — basta…es que…el…no sabe lo que….tu eres…tiene mal la percepción de ti…cuando te conozca verás. ¡Veras como solo eres un mal gusto! — le señaló acusador.

—Te recuerdo que tú, risitas, eres parte de esos “malos gustos” — estúpido Jared y su estúpida sonrisa de soy mejor que tú en todo. ¿De quién mierda la habría heredado?. Su padre no sonreía casi nunca, bueno y es que Lev no era la alegría de la huerta  con alguien que no fuera Lynne , así que esa sonrisa de bufón tendría que venir de algún otro lado. Pero de quien fuera, casi le provocó u n tic en la ceja.

—Dejale en paz..¿quieres?

—¿Por qué?...si a nuestra ‘hembra’ le gusto...bueno si le gustamos  los dos....yo pienso que deberiamos dejarle ser...¿no? —si definitivamente a Jensen le iba a dar algo viendo como su hermano iba pasando los labios lentamente por el cuello de Aleska y subía una de sus manos por esa camiseta para algo más que sacudirle alguna pelusa — ademas...¿no crees que seria interesante darle este gusto….de tenernos a los dos, al mismo tiempo? — el énfasis enfermo que hizo fue lo que lo volvió loco. Porque sabia exactamente lo que habia querido decir. Ese estúpido patan, siempre de calientapollas. Y bueno Jensen no solo  se ruborizó si no que también le pegó con fuerza en la nariz a Jared. Tanta que el pobre dio un saltito para atrás cubriéndosela.

—¡Te lo mereces, por pervertido!

—¡PEDAZO DE MARICÓN QUE ME HA DOLIDO!

—¡Que bueno!
Licantropo
avatar
Mensajes :
30

Ver perfil de usuario
Jensen & Jared

Volver arriba Ir abajo

Re: La infortunada vida del gato negro —PV

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.