• Usuario
  • Ultimos temas
Últimos temas
» Chicos +1, chicas -2 [Juego]
Miér Nov 15, 2017 10:16 pm por Dante Romanov

» La infortunada vida del gato negro —PV
Jue Nov 09, 2017 9:18 pm por Aleska Hepburn

» El principio del entrenamiento [priv Akari]
Sáb Oct 14, 2017 5:32 am por Akari van Helmont

» Peligro en la noche [Priv. Dante Romanov]
Mar Oct 10, 2017 4:51 pm por Draven

» Busqueda Implacable de Nieve [Priv. Emile]
Miér Oct 04, 2017 5:57 am por Akari van Helmont

» [Trama #2] Ojo por ojo y...
Mar Oct 03, 2017 6:53 am por Faith Xiang

» Cela est vrai art de la rue [+libre+]
Mar Oct 03, 2017 6:24 am por Anthony Hershel

» Investigación Helada[Priv Sigrid]
Dom Oct 01, 2017 4:21 am por Sigrid Rowan

» Reglamento del foro [Actualizado 2017]
Sáb Sep 30, 2017 7:56 am por Ash Daggers

» El odio que incrementa. [Libre]
Miér Sep 27, 2017 10:13 am por Juni Koriuchi

» ¿Puedes llegar a amarme? [Dante Romanov] -flashback-
Dom Sep 24, 2017 9:52 pm por Jacques Romanov

» Sound the bugle now [+Adam Benett+]
Dom Sep 24, 2017 9:16 pm por Jacques Romanov

Foros Hermanos (2/4)
Dir. y Rec. (3/8)
Afiliación Élite (38/45)

Gente nueva que conocer. [Priv. Aoba]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Gente nueva que conocer. [Priv. Aoba]

Mensaje por Kai Nakawa el Mar Sep 12, 2017 8:29 pm

Había sido productivo su primer día de clases, había podido aprender muchas cosas, pero había muchos objetos que aún no comprendía. Los bolígrafos eran algo que de vez en cuando le asustaban ya que muchos se podían escribir de diferentes maneras y había varios colores distintos. Estaba nervioso por su segundo día.

Después de comentarle a su hermano que todo había salido bien resultó satisfactorio. Además, gracias a Karma le había podido advertir de que tuviera cuidado con la luz solar a la que aún llamaban "bola de fuego". Estaba ansioso, nervioso aún, pero impaciente para comenzar. Había llegado temprano, más de lo previsto, ya que su hermano insistió en acompañarlo aunque fuera muy pronto, había dicho que tenía algo que investigar, no insistió en el tema ya que sabía que eran temas que solo tenían que ver con Dokor y no podía delatarlo de ninguna de las maneras.

Aprovechó que había llegado casi al alba para caminar por los pasillos, conociendo el edificio y mirando de un lado a otro con interés todo lo que podía. Tenía algo de tiempo hasta que comenzaran a llegar los alumnos y además no corría peligro de que algunos gamberros se le acercaran. Aún se sentía agradecido con Karma y de hecho tenía que recordar que tenía que darle las gracias de parte de su hermano también. Si fuera posible le invitaría a comer a casa y si accediera se emocionaría, pero seguía siendo muy tímido. Bajó las orejas con un ligero rubor. No estaba acostumbrado a relacionarse con gente de otro mundo y se le hacía extraño, pero también excitante. Eran increíbles las sensaciones que podían invadir solo por visitar un lugar fuera de sus tierras natales. Se preguntaba si algún día llegaría a hacer algún amigo... pero con lo tímido que era lo dudaba mucho.
Demonio
avatar
Mensajes :
16

Ver perfil de usuario
Kai Nakawa

Volver arriba Ir abajo

Re: Gente nueva que conocer. [Priv. Aoba]

Mensaje por Aoba Tanaka el Miér Sep 13, 2017 3:13 am

Diez minutos. Habían pasado diez minutos desde que entró al aula y se sentó sobre su pupitre, con los pies colgando al lado de la silla. De vez en cuando le había dado algún toque a ésta, rompiendo el silencio del aula. Había estado diez minutos completos con la mirada clavada en el suelo, en concreto donde todavía se podían reconocer algunas suaves marcas por el fuego que hubo en ese lugar la mañana anterior. Y si no pasaron más de once minutos fue porque lo interrumpieron.

El chico que el día anterior se había acercado al montón antes de que éste comenzara a arder al parecer de la absoluta nada, junto a sus amigos, habían entrado al aula y se disponían a insultar a Aoba como lo habían hecho antes de que éste comenzara a faltar a las clases por un abuso de ellos que llegó demasiado lejos. Comentaron sobre el trasero del chico alegando que parecía de mujer, como si de verdad eso fuese un gran insulto, y continuaron burlándose con argumentos del mismo nivel. El muchacho de cabellos azules, al oírlos entrar, hablar y reírse, dio un ligero toque a la silla con los pies para llamar su atención antes de murmurar algo.

Aún huele a fuego. Es un alivio que nadie saliera herido, aunque se quemaran las pertenencias robadas de algunos pobres e inocentes compañeros de mi clase...

Los gamberros callaron al momento. Si él sabía eso...

Aoba se bajó del pupitre, limpió su asiento con la mano izquierda, apenas pasándola por encima de éste, y se sentó en él. ¡Estaba mal que se sentara en las mesas, aunque fuese la suya! Se había despistado. Era una suerte que ningún profesor lo hubiese visto.
Mentira. Fue todo a propósito. Además, tenía calculado quiénes entrarían, guiándose por lo más habitual y por la lógica.
Miró fijamente a los recién llegados y les sonrió con ternura. Su adorable apariencia acentuó la expresión, volviéndolo más lindo para quien desconociera el motivo... pero mucho más terrorífico para esos chicos.

Él era el responsable.
No sabían cómo, pero él les robó las cosas y las quemó sin siquiera haber puesto un pie en la academia durante varios días.
Él lo planeó todo.
Él lo hizo todo.
Estaban seguros, pero no tenían pruebas.
Él era un jodido psicópata, y encima mucho más inteligente que ellos.
Un escalofrío les recorrió la espalda antes de que salieran pitando de la clase, acobardados.
Ellos serían los siguientes si continuaran metiéndose con él.
Incluso si se le acercaran.
Incluso si lo miraran de más.
Ese crío estaba loco. Era un completo demente. Se trataba de un lobo con piel de oveja.
De eso también estaban más que seguros.

¿No es la hora de...? Oh... ¿Me adelanté?

El único presente en el aula fingió haberse despistado. Parecía un niño de alrededor de doce años poseedor de una escasa agilidad mental. Todavía quedaba un buen rato antes de que comenzaran las clases.

Con total naturalidad, tomó la mochila y se la colocó en la espalda antes de salir de allí, como si nunca se hubiese "confundido por accidente". Y allí estaban ellos, de nuevo, metiéndose con alguien que parecía menor... aunque encajaba con la descripción que le había dado de "chico nuevo" uno de sus compañeros. Se acercó sin dudarlo.

¡Hola! —los saludó con un fingido entusiasmo—¿Qué hacíais antes en...?

No le dio tiempo a terminar la pregunta. En cuestión de segundos, los gamberros habían desaparecido una vez más, en ese caso corriendo.

Ah, no sé por qué dan tantas advertencias de que las drogas son malas si hay quienes las siguen consumiendo... —comentó en voz baja, haciendo alusión a esos muchachos de una forma muy clara y todavía mostrando una actitud infantil pese a lo recién dicho, a la vez que le dirigió una mirada de soslayo al chico que se había salvado de ser molestado por esos cabeza-huecas gracias a su "casual" interrupción. Se giró hacia él y le sonrió con amabilidad, como si nada hubiese ocurrido—. ¿Eres Kaito Nakawa? ¿Mejor sólo Kai? ¡Vamos a la misma clase! ¡Soy Aoba Tanaka! ¡Puedes llamarme Aoba, ya que mi nombre no es muy largo, o Ao si te hace ilusión acortarlo como el tuyo para ir a juego!

Se le notaba emocionado. En exceso. Y en cierto modo lo estaba, pero la mayor parte de los sentimientos eran, sencillamente, fragmentos de una actuación perfecta.

Llegaste ayer, ¿verdad? ¿Llego tarde para ser tu primer amigo aquí? ¡Dime que no, porfi, que me hace ilusión! —pidió con infantilismo.

Ya tenía un nuevo objetivo con el que entretenerse. Por lo visto, había vuelto pisando fuerte.


Humano
avatar
Mensajes :
13

Ver perfil de usuario
Aoba Tanaka

Volver arriba Ir abajo

Re: Gente nueva que conocer. [Priv. Aoba]

Mensaje por Kai Nakawa el Miér Sep 13, 2017 2:49 pm

El pequeño rubio llegó a un punto en el que se había paseado tan lejos que se había llegado a perder. Se sintió solo de golpe y no podía pedirle ayuda a su hermano porque no tenía ningún método de comunicarse con él a distancia y como era tan temprano no podía pedir ayuda a nadie.

Acabó rebuscando el camino de vuelta durante mucho tiempo pero por suerte lo había encontrado, al menos una clase cercana a la suya... Un olor... un olor familiar salía de allí...

Juni.

Levantó las orejas con cierto interés y abrió ligeramente la puerta. Era tan silencioso que siquiera nadie se percataba de que existía cuando quería, era algo que había dominado con los años. A pesar de ser un cachorro estaba claro que su capacidad de aprendizaje era increíble. Vio a pocas personas, alguien hablar de algo grosero, como si hubieran causado una violación y a un chico peliazul. El olor del chico le resultaba familiar.

La silla vacía que Karma le había enseñado el día anterior... El olor de Juni salía de él pero no emitía ningún tipo de olor... A pesar de tener un buen olfato no era tan bueno como el de los adultos de Dokor ya que aún se estaba desarrollando.

En cuanto vio a los chicos salir corrió hacia una esquina, con las orejas agachadas. Sabía que no se habían percatado de su espionaje pero, de todas maneras, se acercaron a molestarlo... Como los gamberros del día anterior. Intentó esconderse detrás de una pared, con las orejas agachadas y guardando silencio. ¿A caso todo eran conflictos en ese mundo? Qué desconsiderados eran en algunos lugares... Eso no ocurría en sus tierras natales. Igualmente se le acercaron y él agachó las orejas hasta el punto de que se le pegaron en el pelo.

Por fortuna el peliazul se acercó y, aunque no entendió el motivo, los chicos huyeron.

-¿Dro...gas?-susurró en voz baja en cuanto lo escuchó. No sabía qué era eso. Decidió que lo anotaría luego y lo buscaría en algún diccionario o simplemente se lo preguntaría a su hermano.

En el momento que escuchó su nombre asintió con la cabeza como respuesta. Agradecía su ayuda pero la timidez no le permitía salir de detrás de la pared, pero las orejas se habían alzado ligeramente, apenas unos milímetros.

-Mejor... solo... Kai... Por favor...-agachó las orejas y se ruborizó por su propia timidez. Se sentía ridículo. ¡Tenía quince años! Pero no podía evitarlo, se le hacía raro que le hablaran de manera tan directa. Además, su acento no ayudaba apenas en apaciguar su timidez, sino más bien todo lo contrario.-L-lo sé... Hueles... a la silla vacía de ayer...

Levantó un poco las orejas de nuevo, apenas unos milímetros aunque más que cuando vio a Aoba y le habló. No emitía olor... sus emociones no existían. Eso era raro... Sabía que aún no se había desarrollado bien su olfato pero eso, sabía que no era posible. ¿O tal vez sí? Se lo preguntaría a Juso en cuanto regresara a casa.

-Encantado... Aoba...-susurró saliendo al fin de su escondrijo algo más calmado y seguro.-Esto... soy Kai... aunque ya lo sabes...

Sus orejas se levantaron un poco más. Asintió ante la afirmación de su llegada el día anterior.

-Llegué ayer... sí... aunque Karma me ayudó... Pero no sé si me considera amigo suyo...-susurró en voz baja, mirando a Aoba aún ruborizado.-Me hace ilusión hacer... un amigo de otro mundo...

Sonrió con timidez, moviendo la cola. Su actitud, a pesar de ser tímida era claramente infantil, incluso con el movimiento de ésta.

-Esto... ¿me enseñas la clase? Me... me he perdido... Lo... lo siento por las molestias...
Demonio
avatar
Mensajes :
16

Ver perfil de usuario
Kai Nakawa

Volver arriba Ir abajo

Re: Gente nueva que conocer. [Priv. Aoba]

Mensaje por Aoba Tanaka el Miér Sep 13, 2017 5:37 pm

Aquel chico parecía poco capaz, inocente, crédulo... En esencia, se trataba de la víctima perfecta. Aoba se fijaría en todos los detalles sobre él para ver cómo sacar provecho a la situación. Podría dejarlo tirado en cuanto se cansara de él. Nada ni nadie podría impedirle hacer lo mismo que hasta entonces.

¡Sip! Drogas —reiteró—¡Pero lo decía en broma!

Le resultaba extraño que no lo hubiese captado, pues era algo típico de decir en ese tipo de situaciones, de un modo u otro, pero teniendo en cuenta su actitud y su acento era evidente que ese chico era un extranjero desorientado, lo cual lo volvía incluso una mejor víctima. Era perfecto.

¡Sí, sí! ¡Kai! —aceptó, sintiendo que sólo estaban repitiendo lo mismo. No veía como un problema el llamarlo de un modo u otro. Acortarlo resultaría más cómodo, de hecho.

No pudo evitar reír por el siguiente comentario. Fue una risa suave, juguetona, tal vez contagiosa; nada que indicara un intento de burla o de humillación, sólo que le había hecho gracia lo fuera de lugar que se sentían esas palabras para él.

¿Estuviste oliendo todas las sillas ayer? ¡¿O notaste mi olor y te sentiste repentinamente atraído por mí?! ¡Si me quieres para ti, primero tendrás que seducirme! ¡Y no me sirven los típicos bombones de chocolate en una caja con forma de corazón! —bromeó una vez más, aunque era cierto que eso no servía, empezando por el hecho de que solían contener leche y él no consumía productos de origen animal—¡Sip! ¡Kai!

Sentía que entre los dos habían dicho tantas veces ese nombre, que además estaba formado por apenas tres letras, que perdió el sentido.

Ah, ¿Karma? ¡Qué va! Ése va dando palizas a todo el que se porte mal y defiende a quienes vea en apuros, sin importar quiénes sean —le informó para que no se sintiera especial por el trato recibido por parte del pelirrojo. El susodicho hacía lo mismo con todos—¡Bien, entonces he llegado a tiempo! ¿De qué mundo has dicho que eres?

Era perfectamente consciente de que sólo había mencionado que era otro, pero no el nombre, algo que era evidente por la forma de vestir y por el acento extraño... aunque bien podría ser de otro país, y no de algo tan lejano como otro mundo.

¡En cualquier caso, podemos empezar siendo amigos desde ahora! ¡Lo demás ya lo iremos viendo! —añadió, continuando un poco con la absurda broma.

Señaló la dirección en la que se encontraba el aula, al oír la petición, con cierta burla. No estaba tan lejos y no había mucho que ver en el interior de esa habitación.

Podemos dejarlo como último. ¡Sobrará tiempo si sólo vamos allí! ¡Será más divertido si nos damos una vuelta por todo el edificio antes! —ofreció a su manera.

De esa forma lo conocería mejor y sabría si valía la pena o no mantenerse cerca de él.


Humano
avatar
Mensajes :
13

Ver perfil de usuario
Aoba Tanaka

Volver arriba Ir abajo

Re: Gente nueva que conocer. [Priv. Aoba]

Mensaje por Kai Nakawa el Miér Sep 13, 2017 10:19 pm

De nuevo mencionaba el asunto de las "drogas" como si fuera algo... malo... Al final no le quedó otro remedio que bajar la mirada al suelo mientras sujetaba su ropa timidamente.

-Yo... no sé que es... eso... de drogas...-susurró con un hilo de voz, bajando las orejas con timidez. Se sentía estúpido preguntando cosas así...

En cuanto se rió bajó aún más las orejas y dio un paso atrás. Estaba claro que no se reía de él pero el pequeño felino no sabía cómo actuar en situaciones como esas. ¿Tenía que reír con él? ¿O tal vez solo sonreír? ¿O tendrían otras costumbres que serían golpear? Después de todo parecía que todo en ese centro se resolvía a golpes... Pero a él no le gustaba la violencia así que no estaba dispuesto si realmente era así... Finalmente sonrió con timidez y, a pesar de mantener la mirada en el rostro del peliazul, su cabeza y orejas seguían agachadas.

No tardó en notar que malinterpretaba su olor y eso lo asustó. Negó enérgicamente con la cabeza y sacudió ambas manos. No, definitivamente no.

-¡Aishish! ¡No!-comentó con la voz algo más alta-E-es que puedo... oler... a mucha distancia... yo...-bajó la mirada ésta vez, clavándola en los pies ajenos.-Lo siento... no quería molestar... No era... mi intención...

Efectivamente había dicho "Dioses" en su idioma original sin darse cuenta, ya que aún se estaba acostumbrando a hablar el idioma de esas tierras. Por suerte pasó a la siguiente conversación deprisa y, en cuanto mencionó el nombre de Karma levantó la mirada de nuevo hacia sus ojos.

-A mí... Karma... me ayudó... Mi hermano me ha dicho que le de las gracias... de su parte...

Aunque era cierto que había notado que era en cierto modo agresivo... Pero por lo visto sólo usaba la violencia para ayudar a otros aunque pensaba que ese no era el método más adecuado para ello. Aún así no se lo reprochaba, a veces su hermano también llegaba a ser demasiado sobreprotector.

Levantó ligeramente las orejas al escuchar la pregunta del mundo del que venía. Volvió a agacharlas al momento.

-E-esto... yo... no lo he dicho...-susurró en voz baja, como si se le fuera a caer el mundo por negar algo a alguien que acababa de conocer.-No es muy conocido... Soy de Dokor... de la ciudad de Suraku...

Dudaba en preguntarle respecto a Juni... realmente dudaba... pero quería saber...

-A-Aoba... tú...-bajó la mirada al suelo de nuevo.-No, nada...

Probablemente solo era casualidad, nada más... Juni no se solía comunicar con desconocidos, era imposible que la conociera. Asintió con la cabeza cuando escuchó sobre su nueva "amistad". Se alegraba de que fuera así. Sonrió de nuevo animadamente, algo más relajado. Sus orejas de nuevo se alzaron un poco más.

-¿Dar una vuelta? ¿A dónde?-no es que desconfiara del chico pero era demasiado puntual y si llegaba tarde le sabría mal incluso. De todas maneras movió la cola animadamente y asintió con la cabeza. Ya tenía localizada su aula, no iba a perderse de nuevo.


Última edición por Kai Nakawa el Sáb Sep 16, 2017 9:40 pm, editado 1 vez
Demonio
avatar
Mensajes :
16

Ver perfil de usuario
Kai Nakawa

Volver arriba Ir abajo

Re: Gente nueva que conocer. [Priv. Aoba]

Mensaje por Aoba Tanaka el Sáb Sep 16, 2017 6:50 am

En la cabeza de Aoba, la inocencia de aquel muchacho alcanzó otro nivel en cuanto esté mencionó que desconocía las drogas. No haberlas probado era una cosa, algo habitual y para nada incorrecto, pero no conocerlas... Incluso llegó a pensar que se trataba de una broma e iba a reír por ello, mas desistió al notar que parecía ir en serio. Si no bromeaba... tal vez fingiera o de verdad fuese demasiado inocente, y por ende fácil de manipular y de utilizar a su antojo.

¡Son unas cosas malas que hacen ver y pensar cosas muy raras! —explicó de forma absurda. Lo había hecho a propósito, como si no terminara de entender el concepto pese a haber bromeado con ello. Eran "malas". Ahí estaba la gracia. Eso era todo.

Continuaba sin creerse que no supiera algo como eso, pero prefirió seguirle el juego. Si fuese cierto estaría siendo simpático al responder de esa forma, y en caso contrario estaría jugando a lo mismo que él. En cualquier caso, le convenía fingir creerlo, aunque en realidad no lo hiciera. Le parecía demasiado exagerado. Era extraño que actuara de un modo tan natural y soltara algo así, en caso de ser un completo falso...

Oír una palabra extraña le hizo suponer que ese chico se trabó al hablar, ya que además sonaba repetitiva y como si de verdad se hubiese confundido, por lo que no le dio demasiada importancia.

¡Tranquilo, que a mí no me molestas! Sólo eres raro. Y aquí hay gente que odia a los raros y se mete con ellos. Incluso le dan palizas. Creo que varios se han ido para nunca volver. ¡Pero a mí no me molestas! —exclamó como si hubiese mencionado algo bueno en su totalidad, pese a la referencia ambigua a hospitalizaciones y muertes.

No le molestaba del todo. Con eso no había mentido tanto. No le entusiasmaba que fuese oliendo lo de él, pero en cuanto supiera que era de Dokor... Conocía a la perfección que él mismo ocultaba sus emociones al completo para los de allí, por lo que al menos eso no resultaría un peligro para él. No de forma directa, al menos. No creía que se crío fuese tan inteligente como para entender qué ocurría respecto a eso, el motivo por el que las emociones de Aoba no emitían olor alguno.

¡Puedes hacerlo cuando lo veas en la clase, o si no va en todo el día ir a buscarlo a la azotea! ¿Sabes llegar allí? —sugirió por lo de Karma, ofreciendo una guía al lugar mencionado de una forma no tan directa.

Y justo en ese momento relacionó conceptos, en cuanto le fue brindada nueva información. Dokor. Olor. Juni. Emociones. Todo estaba más que claro para él, pero no se lo dejaría ver a un extraño. No era de fiar. De todos modos, con las ciudades de aquel otro mundo estaba muy perdido, por lo que no sabía si estaría cerca o no de donde hubiese vivido Juni mientras estuvo allí... aunque al fin y al cabo ella era la princesa de aquel lugar. Deberían conocerla todos, directa o indirectamente.

¡Sí que suena raro, sí! ¡Pero seguro que es divertido!

Sería mejor disimular y hacerse el idiota. No pondría a Juni en riesgo. No le haría saber que conocía su ubicación. No la delataría. Dejó estar el tema, como si desconociera al respecto. No sería tan divertido, si se iban de allí para terminar el la Tierra, un lugar verdaderamente horrible según la opinión general de Aoba...

¿Yo? —cuestionó, repitiendo su una palabra como un espejo y ladeando la cabeza mientras mantenía la expresión facial intacta—¡Pues nada! —aceptó al momento.

Tampoco se arriesgaría con eso. Le importaba más bien poco lo que pensara ese chico y no creía que fuese a preguntarle algo útil. Fingiría que evitaba molestarlo con absurda insistencia, si le resultara sospechoso por eso, pero dudaba mucho que algo así ocurriera. No parecía tan inteligente, pero casi nunca se sabía la verdad hasta que era demasiado tarde.

¡Sip, dar una vuelta! —repitió—¡Por la academia, claro! ¡Así la conocerás mejor! —Y de esa forma no se perdería con tanta facilidad, en teoría.

La cuestión era ganarse su confianza pasando tiempo juntos y mostrándose amable y de fiar. No era tan complicado... Lo había hecho muchas veces antes, con muchas otras personas, cada una distinta a las demás pero, en el fondo, igual de odiada por Aoba.

Aoba odiaba la humanidad. Con una única excepción.
Una excepción reciente de ese año.
Y esa excepción no eran precisamente él mismo ni mucho menos el chico con el que estaba hablando en ese preciso instante.


Humano
avatar
Mensajes :
13

Ver perfil de usuario
Aoba Tanaka

Volver arriba Ir abajo

Re: Gente nueva que conocer. [Priv. Aoba]

Mensaje por Kai Nakawa el Sáb Sep 16, 2017 9:39 pm

Pudo notar su cambio de expresiones. A pesar de no olerle sabía que se había sorprendido y eso le hacía pensar que se estaba ridiculizando al haber preguntado. Bajó de nuevo las orejas y retrocedió unos pasos. No quería...

-L-lo siento...

Sentía que había hecho algo mal al no saber sobre el objeto en sí... o en ese caso la sustancia, aunque él desconociera de eso. Después de todo las drogas eran algo que no existían en sus tierras. No lo necesitaban. Cuando escuchó la explicación de Aoba comenzó a pensar. Le resultaba familiar. Parecían alucinógenos...

-Creo que me hago una idea...-susurró al fin.-Hay unos hongos en Dokor que hacen tener alucinaciones... Puede que sea algo similar... pero no se consumen. Son malas para la salud...

Algunas solían ser perjudiciales a largo plazo y otras venenosas. No estaba seguro si hablaba de algo así pero era lo único que se le podría llegar a asemejar.

En el momento que el felino escuchó de los labios del peliazul que era "raro" bajó incluso la cabeza. Se sentía decepcionado consigo mismo. Sólo quería encajar y ni siquiera parecía lograrlo. No tardó mucho en volver a retroceder para, ésta vez, esconderse detrás de una pared dejando asomar parte de su rostro con las orejas agachadas. Le había sabido muy mal aquello. Se sentía ridículo e inútil incluso.

Entonces entendía por qué había tantos matones que iban detrás de él. En ese caso era normal que abusaran de esa manera. Le supo mal estar en ese momento allí e incluso sintió ganas de volver a casa y llorar en brazos de su hermano. Eso sí, tenía la fuerza de voluntad suficiente como para no hacerlo delante de otras personas que no fueran de su confianza absoluta. Al final decidió no responder, su timidez había aumentado desmesuradamente y se desbordaba. Sabía que no podría hablar sin tartamudear. Además escuchar que algunos se habían ido para no regresar lo había asustado. Mucho. Tragó saliva. No quería que aquello se convirtiera en un curso de supervivencia y más odiando la violencia. Escuchó luego que hablaba respecto a Karma. Asintió con la cabeza.

-Karma... ¿faltar...?-su voz se había vuelto más tímida, temblorosa y baja-No... nunca... he ido... azotea...

Susurraba esas palabras como si fueran a matarlo allí mismo. De todas maneras había prometido a su hermano que le agradecería a Karma de su parte. Él era buena persona después de todo y no quería decepcionarlo... Escuchó lo que decía de sus tierras y asintió con la cabeza.

-Aire puro... mucha vegetación... y huele bien... Pero diferente...

Por supuesto amaba sus tierras profundamente. No solo no existía la contaminación que había en esa isla sino que también era pacífico, tranquilo y la naturaleza era abundante. Se sentía orgulloso de haber nacido allí.

En cuanto preguntó después de que se interrumpiera a sí mismo Kai negó enérgicamente con la cabeza. No quería problemas. Si nunca había escuchado sobre Dokor seguramente no sabría siquiera quién era Juni. Probablemente eran imaginaciones suyas... Después de todo el día anterior con Karma le había pasado lo mismo.

Tragó saliva en cuanto Aoba le afirmaba que la vuelta iba a ser por la academia y, como respuesta, asintió con la cabeza. Estaría bien ir acompañado para conocer el lugar y poder guiarse mejor... y no volver a perderse. Aún así no se atrevió a salir. Tenía miedo y además se consideraba "raro" en un lugar diferente a sus tierras. El mismo Aoba lo había afirmado.
Demonio
avatar
Mensajes :
16

Ver perfil de usuario
Kai Nakawa

Volver arriba Ir abajo

Re: Gente nueva que conocer. [Priv. Aoba]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.