• Usuario
  • Ultimos temas
Últimos temas
» Registro de Trabajos
Ayer a las 5:10 pm por Dante Romanov

» Registro de Apellidos
Ayer a las 5:05 pm por Dante Romanov

» Registro de físicos [2017]
Ayer a las 2:04 pm por Dante Romanov

» Cuenta hasta 10 y besa
Ayer a las 1:35 pm por Deadpool

» Chicos +1, chicas -2 [Juego]
Ayer a las 1:33 pm por Deadpool

» [Trama #2] Ojo por ojo y...
Mar Sep 19, 2017 10:03 pm por Faith Xiang

» Peligro en la noche [Priv. Dante Romanov]
Lun Sep 18, 2017 9:38 pm por Dante Romanov

» [Búsqueda] Gente para la trama principal.
Lun Sep 18, 2017 9:12 pm por Nahr

» El odio que incrementa. [Libre]
Lun Sep 18, 2017 8:56 pm por Ikki Suzuya

» ¿Que es lo que queremos? [Priv. Diane Avril]
Lun Sep 18, 2017 8:50 pm por Nahr

» Reglamento del foro [Actualizado 2017]
Lun Sep 18, 2017 5:27 pm por Roger Von MorderKligen

» Búsqueda de rol para mis pjs XD
Lun Sep 18, 2017 6:51 am por Sigrid Rowan

Foros Hermanos (2/4)
Dir. y Rec. (3/8)
Afiliación Élite (38/45)

Peligro en la noche [Priv. Dante Romanov]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Peligro en la noche [Priv. Dante Romanov]

Mensaje por Draven el Jue Sep 14, 2017 5:57 pm

Me levanté antes del alba para prepararme e ir a trabajar. Me tomé un cafe con leche para despejarme y no caer dormido a mitad de camino. Después me puse el uniforme para trabajar, que consistía principalmente por un delantal gris y un sombrero negro, tras esto puse rumbo al restaurante donde trabajaba.

El trayecto no duró demasiado y, en menos de veinte minutos, ya había llegado allí. La luz del amanecer ya iluminaba las calles y eso significaba que empezaba el horario de desayunos. Un par de clientes entraron apenas dos minutos después de que abriéramos y pidieron un par de zumos, dos croissants, un cafe descafeinado y un cafe con leche. Aquello no precisaba de mucha elaboración así que pude hacerlo rápidamente, calenté la cafetera, exprimí unas pocas frutas y cociné la masa cruda de los bollos. Tras esta comanda vinieron varias más, muy parecidas a la anterior y que tampoco supusieron de mucho esfuerzo. Las comandas dejaron de llegar pasado el mediodía y, en el restaurante, tuvimos un tiempo de descanso en el que charlé con mis compañeros de trabajo. Pasada una hora, los clientes comenzaron a entrar de nuevo. Ya estábamos en el horario de comida y ahora las comandas requerían algo más de preparación. Carne en salsa, marisco marinado, ensaladas con tomate, patatas fritas, pescado a la plancha... esas eran solo algunas de las cosas que pedían los clientes. Sobre las seis de la tarde mi trabajo terminó. Yo solo hice el turno de día y de tarde, pues el horario de cenas era llevado por otro cocinero.

Fui a mi casa cuando terminé de trabajar. Me quité el uniforme y peiné mi oscuro y azulado cabello. Después de descansar una hora, me fui a pasear por la ciudad ya que eso era algo que me gustaba y me relajaba. Salí de mi casa y comencé a caminar sin un rumbo en concreto. Pasé por algunos locales que no había visto antes y también vi muchos otros que estaban en construcción. Mientras caminaba pude observar la felicidad de los lugareños y sus aires de tranquilidad, parecían vivir sin preocupaciones. Tras un rato caminando, llegué a un barrio diferente, mucho más siniestro. Las paredes de las casas estaban llenas de pintadas y eran muy pocas las ventanas que no estaban rotas. Aquel lugar era bastante oscuro. Las escasas personas que caminaban por esas calles lo hacían con temor, mirando continuamente a sus alrededores. Comprendí que aquel lugar era peligroso pero no por ello dejé de caminar, pues no tenía miedo. La oscuridad de la noche comenzó inundar las calles y yo continué caminando y observando los alrededores.

Fue mientras atravesaba un callejón cuando apareció delante de mí una mujer de mirada amenazante. Ella se detuvo a escasos metros delante de mí.
¿Algún problema?– le dije a la mujer que me continuaba mirando fijamente, ella no dijo nada simplemente sacó una afilada daga y me apuntó con ella. Observé al cielo, las multiples cuerdas en las que había colgada ropa maloliente me bloqueaban el paso ante un intento de escapar volando. La mujer cada vez se acercaba más a mí y entonces comprendí que la única manera de salir de allí, era luchando. Antes de que el combate comenzará, oí un sonido detrás mía y, al girarme, pude ver a un hombre de cabellos blancos en la entrada del callejón dónde yo me encontraba. Cuando volví a mirar al frente, la mujer se abalanzó contra mí e intentó herirme con su daga pero no lo consiguió gracias a que pude esquivarla. En ese momento mis alas se recubrieron de fuego y comencé a dar golpes al aire para hacerla retroceder, pero no pude hacerlo. De la mano de la mujer salió un chorro de agua que mojó mis alas e hizo que el fuego de ellas desapareciese. Fue entonces cuando la situación comenzó a enfurecerme, mis ojos se tornaron rojos y mi fuerza y velocidad aumentaron. Comencé un combate contra aquella mujer que no paraba de lanzarme ataques de agua. Mientras manteníamos el combate un hombre apareció detrás de la chica y comenzó a lanzarme rocas, que el mismo creaba con su magia. El combate empezaba a ser muy complicado para mí ya que no podía usar mis alas de fuego ni tampoco podía igualar mis ataques contra los de dos personas.
Angel
avatar
Mensajes :
28

Ver perfil de usuario
Draven

Volver arriba Ir abajo

Re: Peligro en la noche [Priv. Dante Romanov]

Mensaje por Dante Romanov el Vie Sep 15, 2017 4:36 am

Ese día particular no tenía nada especial.

Dante despertaba sin muchas ganas al rededor de las 9:00 am, reconociendo de inmediato la habitación donde estaba como aquella que poseía en la parte superior del Devil May Cry, organización que él misml fundó hacia no demasiadp tiempo. Al sentarse en la cama un mareo repentino le azotó insistentemente, teníe un fuerte dolor de cabeza, su boca estaba muy seca. Resaca, sin dudas, pues el día anterior no había abierto el bar sólo para ser capaz de entregarse al placer culposo que le producía el alcohol ¿Razón para ello? Ninguna en particular. Era una costumbre olvidada recientemente adquirida otra vez, desde que comenzó a evitar conocidos y familiares por cuestiones que sólo él comprendía.

Salió del dormitorio con el cuerpo compeltamente desnudo, tal cual cómo se fue a dormir la noche anterior. Entonces se dispuso a tomar una ducha de agua fría para despejar la cabeza y limpiar bien el cuerpo, terminando esto y tras secarse se colocó un par de boxers, jeans marrón oscuro junto con una camiseta negra, botas gris oscuro y esa gabardina rojiza que casi siempre portaba; también,  claro, llevaba guantes de cuero negro sin dedos, la cabellera por fin albina en su totalidad despeinada y desaliñada.

Ya aceado y vestido "apropiadamente", planeaba abrir el bar desde temprano, más no lo hizo. Le faltaban bastantes ganas de atender personas o escuchar sus problemas insignificantes que no quería escuchar, tampoco sonaba placentero buscar algún trabajonde mercenario. Entonces desperdicio el día comiendo pizza y helado dr fresa hasta entrada la tarde cuando, por fin, sintió deseos de salir. Nada muy especial, sólo un paseo breve por los barrios bajos.

El día tranquilo y aburrido dio un giro cuando en su caminata sin aviso se topó con un sujetonsiendo atacado primero por una mujer extraña, a lo cual se sumó otro hombre que también arremetía contra el mismo hombre de hebras oscuras. Vaya, que conveniente que Dante estuviese ahí ¿Cómo era que siempre acababa envuelto en esos asuntos? No sabía porque llegaba a ellos en primer lugar, pero ciertamente terminaba envuelto por razones más que obvias. Era una pelea injusta de dos contra uno, la "víctima" tenía dificultades para enfrentarlos solo...y ya que el albino estaba convenientemente ahí,  se veía en la obligación moral de hacer algo. Si que era un mercenario con un anormalmente justo sentido del deber.

Se aproximó a penas lo suficiente para sacar sus pistolas, Ebony e Ivory, disparando entonces contra las rocas que el segundo sujeto lanzaba contra el azabache, destruyendo los proyectiles sin mucho problema de momento. Entonces también disparó contra la mujer obligándole a retroceder, amparándose un poco del hombre que atacaba.- Hey chico ¿Te echo una mano? - sonreía con cierta diversión aun en medio del altercado, viendo de reojo a la persona con quien hablaba.  Al menos, claro, hasta que el sujeto que parecía poseer magia fue de nuevo contra él creando ahora trozos de rocas más grandes y afilados que Dante pudo esquivar más no destruir todos con sus armas, teniendo que guardar las mismas para aparecer a Rebellion, su espada, y protegerse con ella. La mujer por su lado seguía atenta al azabache.- ¿Qué les hiciste para qué se pusieran violentos? -.


Hablo (#b02525) // "Pienso" (#036d85 // Narro (#e2f9fc)
ID

Spoiler:

Hibridos
avatar
Premios :


Mensajes :
597

Ver perfil de usuario
Dante Romanov

Volver arriba Ir abajo

Re: Peligro en la noche [Priv. Dante Romanov]

Mensaje por Draven el Dom Sep 17, 2017 2:35 pm

Cuando el combate parecía estar perdido para mí, disparos comenzaron a reventar las rocas que aquel hombre no paraba de arrojarme. También esos mismos disparos hicieron retroceder a la mujer que antes había anulado sus alas de fuego. Al mirar de donde procedían esos disparos pude ver al mismo hombre que había visto algunos minutos atrás cerca de la entrada del callejón.

Gracias– conseguí decir en un tono leve y tenue a consecuencia del cansancio de la batalla. Aquella persona de albinos cabellos parecía estar ayudándome, algo que me sorprendió ya que, en combates anteriores, la gente solía alejarse del lugar y no solían prestar ayuda. –No les hice nada, no se por qué me están atacando– contesté.

El hombre que lanzaba rocas empezó a dejar de atacarme a mí. El combate volvía a ser justo para mí ya que podía luchar contra aquella mujer en un uno contra uno. Ella hacía que mis ataques y movimientos fuesen más lentos a cause de potentes y continuos chorros de agua que no paraba de lanzar. Conseguí aproximarme hasta ella y, gracias a uno de mis poderes, le di una fuerte patada. La mujer se golpeó contra una de las paredes y se quedó algo aturdida. Noté entonces que mis alas ya estaban secas y haciendo uso de mi magia las envolví en fuego.

Mientras la mujer intentaba recomponerse yo aproveche ese momento y fui directo hacía ella para golpearla con una de mis alas. Una rápida bala detuvo mi movimiento en seco y conseguí esquivarla por muy pocos centímetros. Al mirar la procedencia de ese disparo vi, en la salida del callejón, a otro hombre de aspecto mucho más amenazante, en su mano izquierda llevaba una metralleta ligera y en su mano derecha llevaba la pistola de la que se originó aquel disparo. El hombre tenía una sonrisa amenazante y una cicatriz que iba desde su párpado superior izquierdo hasta unos cuatro centímetros debajo de su pómulo. El hombre guardó la pistola y, sosteniendo la metralleta con las dos manos, empezó a disparar, con mucha rapidez, infinidad de balas. Ante aquella lluvia de balas, sólo pude pensar en protegerme con mis alas. Eso fue una muy mala decisión ya que mis alas no eran nada resistente y cada bala hacía que mis plumas se cayesen cada vez más rápido. Aunque las alas me tapaban gran parte de mi campo de vision, pude oía las risas de la mujer que comenzó a arrojar chorros de agua contra mis alas causando que perdieran, de nuevo, el fuego que las envolvía.

Mi ira empezó a ser demasiado frenética y, sin pensarlo demasiado, fui directo hacía la mujer, intentando protegerme de las balas con mis alas. Con gran rapidez llegue hasta ella, que estaba protegida de las balas gracias a un pequeño saliente del muro, de una fuerte patada la saque de su escondite, quedándome yo protegido. La lluvia de balas cesó en ese mismo momento pero fue inevitable que algunas de ellas alcanzaran a la mujer que profirió algunos gritos de dolor. La mujer retrocedió con dificultad hasta el hombre que disparaba para ponerse a salvo. Cuando ya estaba protegido de las balas, vi que mis alas estaban muy desplumadas. Aunque no me preocupé demasiado por su aspecto porque recordé que las plumas de mis alas se regeneran con la misma velocidad que los cabellos humanos. De repente, noté un intenso dolor en mi antebrazo izquierdo y, al mirar, vi que tres balas había conseguido alcanzarme y me habían producido tres agujeros de balas. Aquellas heridas me dificultaban el combate pero no pensé en huir, no iba a dejar sólo al hombre que me había ayudado.
Angel
avatar
Mensajes :
28

Ver perfil de usuario
Draven

Volver arriba Ir abajo

Re: Peligro en la noche [Priv. Dante Romanov]

Mensaje por Dante Romanov el Lun Sep 18, 2017 9:38 pm

No contestó el agradecimiento con nada más que un rápido asentimiento para no mal gastar fuerzas hablando sin necesidad, atento a lo que acontecía con ese molesto sujeto que no paraba de lanzar rocas contra él, las cuales continuaba destruyendo con la espada. Según las palabras de su ahora compañero de pelea no había hecho nada que ocasionase la ira de los enemigos, así que sólo se trataba de los típicos maleantes que buscan problemas por esa zona. No sorprendía, pero si que podía ser problemático cuando eran más de uno atacando a la vez.

Cómo si el destino estuviese en contra de ambos las balas comenzaron a llover casi si aviso gracias a otro maleante, seguramente amigo de los que ya se encontraban dando problemas. Al menos una bala logró dar contra el brazo izquierdo del híbrido antes de que pudiese resguardarse entre los escombros, la herida escocia bastante pero no era algo de lo que entonces fuera a preocuparse. Lo único beneficioso fue que el sujeto de las rocas también buscó refugio alejándose momentáneamente de Dante, pero sabía que volvería a penas tuviese la oportunidad. Perdió atención del azabache a quien ayudaba por instantes, sacando de nuevo una de sus propias pistolas para actuar rápidamente. No tuvo piedad ni consideración, aprovechando la conmoción apuntó directo a la cabeza de su contrincante y disparó, la bala atravesó el cráneo ajeno con gracia y rapidez; el cuerpo cayó inerte en el suelo, un grito angustiado de la mujer presente rebotó en las paredes de los callejones. Dante chasqueó la lengua sin remordimiento. Siendo un mercenario no era la primera, ni sería la última, vez que mataba a alguien interpuesto en su camino. Agradecía ligeramente que fuese un inútil débil, pues aun quedaban otros dos presentes de quien encargarse.

Entonces se movió, saliendo del refugio a donde se encontraba su compañero. El olor a sangre fue evidente antes de siquiera notar las heridas de balas que su brazo, tampoco pasaba por alto la escasez de plumas en las alas ajenas.

- ¿Aun puedes moverte? - aprovechaba la aparente calma para el intercambio de palabras, mientras seguramente los otros dos hacían lo mismo.- El otro está muerto así que de nuevo somos dos contra dos, pero la metralla... - de nuevo el sonido de balas los rodeaba. El hombre del arpa disparaba de nuevo cómo queriendo vaciar el cartucho. Dante entonces se levantó desapareciendo la espada para empuñar sus propias armas con ambas manos y comenzó también a vaciar cartuchos contra ellos, chocando balas para que retrocedieran. Pero era una distracción para que la mujer pudiese de nuevo acercarse, aun cuando el albino trató de responder y dañarla el intento le ganó contra herida de bala en un costado, cerca de las costillas, por lo que se centró en el hombre armado.

- La mujer va hacia ti ¡Atento! -.


Hablo (#b02525) // "Pienso" (#036d85 // Narro (#e2f9fc)
ID

Spoiler:

Hibridos
avatar
Premios :


Mensajes :
597

Ver perfil de usuario
Dante Romanov

Volver arriba Ir abajo

Re: Peligro en la noche [Priv. Dante Romanov]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.