• Usuario
  • Ultimos temas
Últimos temas
» Dedicale una canción/poema al de arriba (?)
Ayer a las 6:30 pm por Jacques Romanov

» Chicos +1, chicas -2 [Juego]
Ayer a las 5:14 am por Dante Romanov

» Busqueda Implacable de Nieve [Priv. Emile]
Vie Ago 18, 2017 8:14 pm por Emile Mendler

» Running for a friend's life [Priv Kim, Shankar & Karma]
Vie Ago 18, 2017 12:23 pm por Juni Koriuchi

» Sound the bugle now [+Adam Benett+]
Lun Ago 14, 2017 1:50 am por Adam Benett

» Yo vengo de paseo, ¿y tú? [Priv. Johan]
Lun Ago 14, 2017 12:29 am por Johan Goldstein

» I'm not freaking out [Priv. Akemi Thainos]
Dom Ago 13, 2017 9:54 pm por Johan Goldstein

» [Trama #2] ZERO vs Dark Moon [Solo miembros]
Dom Ago 13, 2017 5:55 pm por Johan Goldstein

» Temas libres sin respuestas [Registro]
Dom Ago 13, 2017 5:13 pm por Dante Romanov

» Búsqueda de hermanos raros. (?)
Sáb Ago 12, 2017 7:41 pm por Rraisy Traiga

» Terathia +18 [ÉLITE]
Sáb Ago 12, 2017 3:23 pm por Invitado

» La infortunada vida del gato negro —PV
Vie Ago 11, 2017 5:52 am por Aleska Hepburn

Foros Hermanos (2/4)
Dir. y Rec. (3/8)
Afiliación Élite (38/45)

En medio de la nada [Priv.Murdoc Niccals]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

En medio de la nada [Priv.Murdoc Niccals]

Mensaje por Dante Romanov el Jue Feb 04, 2016 8:50 pm

Stuart estaba algo emocionado esa mañana al despertar ¿Por qué? ¡Era el día de San Valentín! Y no solo eso, luego de suplicar y suplicar durante horas todos los días de esa semana, había logrado lo inimaginable... ¡Murdoc había aceptado tener una cita con él! Aunque no fue de muy buena gana, no dijo que era una cita y el peliazul sabía que había accedido solo para callar sus berrinches infantiles, le prometió que esa misma noche le llevaría a un lugar especial. Eso era lo más lejos que había llegado con el satanista hasta ahora y no iba a quejarse, ni siquiera por el hecho de que Murdoc consideraba todo eso como una estupidez.

Por toda la emoción acumula desde muy temprano el zombie se dispuso a prepararse para salir, se vistió con unos jeans grises, una franela de mangas largas color blanca y sobre esta una de mangas cortas color roja, sus converse estilo militar e ¡incluso peino su cabello! Bueno, hizo el intento, pero no logro aplacarlo demasiado. Después no supo exactamente qué hacer, Murdoc había salido y tenía que esperar hasta la noche por su regreso, él estaba demasiado hiperactivo por la expectativa. Stuart terminó dando vueltas por toda la casa, jugando videojuegos sin parar de forma un tanto frenética hasta que llegó la hora indicada, alrededor de las 10:00 pm, y entonces espero al satanista justo en la entrada principal de la casa, dando saltitos de la emoción hasta que le vio entrar. Pero su emoción no duró demasiado, luego de salir con el de piel verde y subir al auto fue cuando por fin le dijo a donde irían...a un antro.

- ¿¡Un antro!? Eso no es nada romántico...-se quejó acomodándose en el asiento de copiloto, recibiendo como respuesta un golpe en la cabeza. En definitiva esa no era la idea que tenía Stuart para pasar San Valentín, pero siendo de Murdoc de quien hablaba era mejor que nada ¿verdad? Comenzo a sentirse muy estupido por todas las ideas "lindas" que se formaron en su cabeza. No tenía derecho a quejarse, por lo menos podía pasar la noche junto a él. Eso hasta que lo dejara de lado por una mujer voluminosa en mini falda...en fin.

Suspiro con pesadez fijando la vista en la ventana a su costado, viendo el paisaje con aire ausente mientras se dirigían al antro al cual habían entrado un par de veces anteriormente, quedaba bastante lejos de la casa que compartían por lo que estarían un rato manejando. Estaba algo desanimado y no tenía ganas de decir nada, pero ver lo hermoso de la playa a la luz de la luna le gustaba para pasar el rato y le sacaba una pequeña sonrisa tranquila. De pronto el auto comenzó a aminorar la velocidad hasta detenerse por completo en la carretera, allí en medio de la nada donde no se veía más que carretera desolada frente a ellos y el mar a sus costados. Confundido, Stuart se giró para encarar al satanista que iba al volante.- ¿Murdoc? ¿Por qué te detienes? -preguntó ladeando la cabeza sin dejar de ver al contrario. Entonces fijó su atención en el tablero del auto, había una luz roja que parpadeaba tenuemente y de inmediato hizo palidecer al zombie. Retrocedió lo más que pudo hasta pegar la espalda a la puerta del copiloto, observando de nuevo a Murdoc pero esta vez con cierto nerviosismo viendo venir la ira contraria.- Eh...¿me tocaba ponerle gasolina al auto? Porque creo que...como que...se me olvido... ¡Qué gracioso! ¿Verdad, Murdz? -balbuceo torpemente intentando sonar casual, haciéndose el desentendido.

El medidor de gasolina indicaba que el tanque estaba vacío...


Hablo (#b02525) // "Pienso" (#036d85 // Narro (#e2f9fc)
ID

Spoiler:

Hibridos
avatar
Premios :


Mensajes :
569

Ver perfil de usuario
Dante Romanov

Volver arriba Ir abajo

Re: En medio de la nada [Priv.Murdoc Niccals]

Mensaje por Faustus Sadat el Vie Feb 05, 2016 12:38 am

San Valentín, aquel odioso día donde miles de parejas se la pasaban bien y disfrutaban como si fuera el primer día que se conocieron, aquel meloso y detestable día. Era cierto que San Valentín representaba muchas cosas para todas y cada una de las personas que existían, para la mayoría, cosas buenas, pero Murdoc no era la mayoría. Despertó tirando por la ventana el horrible y sonoro despertador, para luego levantarse como un muerto lo hubiera hecho de su tumba, sabía que ese día sería una basura y para colmo había aceptado la estúpida propuesta de Stuart de tener una cita con el, la cual obviamente había aceptado luego de tanta insistencia por parte del peliazul, ya no podía soportar esa odiosa insistencia durante horas todos los días sin parar. Aunque al final daba igual, el día ya iba a ser un verdadero fastidio. Le había prometido ir a un lugar especial la noche del 14 de Febrero, el cual obviamente era su antro favorito, aunque decidió no decírselo , pero ¿Qué otro lugar seria más especial que su querido antro? Ninguno, o quizás una pequeña lista de buenos burdeles que podían hacerle competencia.

Luego de pasar casi toda la mañana gruñendo y vagando en su habitación se vistió con unos pantalones negros y una camisa manga larga gris oscura de botones, realmente lo primero que vio decente en su armario fue lo que se puso. A pesar de que no solo saldría con el zombie ese día, no tenía ninguna motivación en arreglarse mucho, aunque tampoco le hacía mucha falta. La mañana y la tarde serian totalmente de el, aprovechándolas para salir aunque fuera a tomarse algo y maldecir a todas esas lindas parejas que se le pasaran al frente, ese era su gran objetivo de San Valentín. Aunque quizás tenia suerte y se encontraba a alguna soltera desesperada a la cual pudiera consolar…

Pero no fue así. Podríamos decir, en resumen, que termino metiéndose en serios problemas en un bar, por coquetearle a la chica de un tipo el cual no parecía agradarle nada y luego de eso dedico a lo que le quedaba de día a sentir el doble de odio por todos ¿Dónde estaba el buen espíritu de compartir en estos días? Decepcionante, vaya tipo había elegido esa. Antes de que se diera cuenta eran las 9:30 y debía pasar por el “chico bonito” a las 10:00 por lo que salió sin apuros hacia la casa nuevamente. Estuvo a la hora acordada en la entrada principal de la casa, donde recogió a Stuart y le dijo a donde iban. Era muy notorio en su voz el disgusto de tener que ir a un antro, nuevamente, ¿Pero que esperaba acaso? Era más que obvio que Murdoc no lo invitaría a una cena elegante o algo por el estilo, aquello le repugnaba de tan solo pensarlo. Como respuesta a aquel tono le proporciono un buen golpe en la cabeza para que se callara y comenzó a conducir como si nada. Era su salida y el decidía que hacían o si no, no había salida alguna, ni siquiera quería que eso se parecía a lo que era, una cita.

Antes de llegar a el antro había que pasar por un camino que tenía una gran vista a la playa, vista a la cual Murdoc realmente no le dio mucha importancia a pesar de ser totalmente de esas noches que no se podían parar de ver, además la playa hacia más vistoso el paisaje. Los dos, tanto el bicho de piel verde como el zombie se encontraban en silencio, cada uno centrado en distintas cosas, hasta que el auto comenzó a descender la velocidad, deteniéndose por completo a pesar de que Murdoc comenzó a pisotear más fuerte el acelerador y golpeo el volante varias veces sin aun procesar que había sucedido con el auto
— ¡Maldita sea no me detuve yo! ¡Es tu estúpida chatarra! — Soltó agresivamente para luego golpear el volante con su frente y dejar la cabeza apoyada en este momentáneamente viendo a la nada, hasta que dirigió su mirada a la pequeña luz roja que parpadeaba en el tablero, la cual había llamado su atención. El auto se había quedado sin gasolina. Se mantuvo así unos segundos, notando como su copiloto también se había dado cuenta de lo que sucedió. No pudo resistirlo por mucho más, alzo rápidamente su cabeza como un animal salvaje que había visto a su presa y miro fijamente a Stu, queriendo matarlo con tan solo su mirada — Oh… claro, se te olvido ponerle gasolina al auto, justo el día que vamos a un lugar lejos de casa. Realmente suena gracioso ¡Muy gracioso! — No pudo evitar gritar en lo último y fingir una falsa carcajada para luego abalanzarse sobre el peliazul tomándolo por el cuello de su camisa y bajando el vidrio del auto con la otra mano. Cuando el cristal estuvo abajo del todo, saco la cabeza de Stu y comenzó a subir el vidrio nuevamente — ¡Te voy a volver a matar! ¡Eso si será gracioso! — dijo a la vez que subía cada vez más el vidrio y lo mantenía sostenido por la franela para que no metiera la cabeza al auto. Pensaba realmente continuar hasta ahogarlo un poco pero paro apenas vio que no tenía el espacio suficiente para que su cabeza entrara lo dejo así, sin siquiera ahogarlo un poco.

Golpeo el volante varias veces con las manos formando puños y luego dejo escapar un suspiro que parecía más un rugido. Se cruzó de brazos y luego de unos minutos pensando en que hacer salió del auto cerrando la puerta con fuerza detrás de el y se dirigió a la maletera a ver si encontraba algo útil, pero no había nada que pudiera usar para hacer al auto andar de nuevo, pero sí que había un pequeño teclado y una rueda de repuesto
“Podría golpear a Face-ache con el teclado en la cabeza y luego mandarlo a flotar en la rueda…” Considero seriamente esa posibilidad por unos instantes pero luego descarto esa opción y cerro la maletera al igual que la puerta, frustrado. Camino hasta donde estaba su copiloto y aun mirándolo de una manera despreciable decidió notificarle lo que sucedió de una manera muy "apacible" —Estamos varados, ¡Varados el 14 de Febrero en medio de la nada, con una maldita playa helada y un auto sin gasolina en  la oscuridad! ¡Que “cita” más perfecta! — Golpeo el auto, muy cerca del cristal y por lo tanto de la cabeza del contrario y simplemente se recostó de espaldas cruzando los brazos. Detestaba los 14 de Febrero, detestaba todo en ese momento.


La, la, la (?):

Demonio
avatar
Mensajes :
34

Ver perfil de usuario
Faustus Sadat

Volver arriba Ir abajo

Re: En medio de la nada [Priv.Murdoc Niccals]

Mensaje por Dante Romanov el Vie Feb 05, 2016 2:36 am

- Hey, mi auto no es una chatarra como los tuyos... -dijo en voz muy baja para si mismo mientras inflaba las mejillas, esperando que el contrario no le escuchara.

Salto en su lugar por la sorpresa que le provoco ver al contrario levantar rápidamente la cabeza del volante y dedicarle una de esas miradas de odio a las que Stu ya debería de estar acostumbrado, aun así no pudo evitar asustarse e intentar sin éxito retroceder aun más.- C-calma Murdz...no es tan grave...-llevo las manos frente a él como una especie de señal de paz, intentando razonar con él azabache sin mucho éxito pues justo al terminar de gritarle Murdoc se abalanzo sobre él, agarrandole por el cuello de la camisa y obligandole a sacar la cabeza por la ventana mientras subía el vidrio. Inevitablemente los ojos del peliazul se tornaron blancos por el miedo, vaya que estaba enojado.- ¡No, Murdoc! ¡D-detente ahora! ¡No quiero morir de nuevo! -chilló de forma aguda comenzando a retorcerse, intentando sin éxito apartar a Murdoc con ambas manos mientras que poco a poco su cuello quedaba atrapado entre la ventana y la parte superior de la puerta imposibilitandole volver a meterse por completo en el auto. Apoyo las manos en el cristal que le aprisionaba y soltó un sollozo asustado sin saber que hacer, sintiendo a su vez como el satanista bajaba del auto ¿Por qué siempre tenía que terminar así? Ni siquiera ese día tan especial y romántico podían estar tranquilos.

Parpadeó algo sorprendido al escuchar de nuevo la voz ajena, estaba tan distraído que no notó cuando se paró frente a él.-¿Entonces si es una cita? -pregunto con una sonrisita infantil y notable ilusión, parpadeando hasta que sus ojos volvieron a la normalidad. De todo lo que le dijo realmente eso fue lo único que le importaba, le daba igual si estaban perdidos en medio de quien sabe donde mientras realmente estuvieran en una cita.-Y estoy seguro de que esto es mejor que ese asqueroso antro donde me obligabas a ir...-pensó sin quererlo en voz alta con expresión ligeramente molesta.

Debido al golpe que el contrario dio en el auto Stu termino golpeandose la barbilla contra el vidrio, soltando un quejido por el dolor, mordiéndose un poco el labio y recordando de pronto que seguía atrapado allí. Intento presionar el botón del auto para bajar la ventana, fallando dado que el auto estaba apagado. Gruño con desespero y considero romper el vidrio a puñetazos, podría hacerlo sin problemas por la exagerada fuerza que poseía, pero descarto la idea al no querer dañar su auto. Sin más dejo de divagar mentalmente antes de dirigirse por fin al azabache.- Mira...no es taaaan malo -aventuro a decir, dudoso por si recibiría más gritos o golpes, mientras pensaba una solución a su predicamento.- ¡Podríamos usar nuestros teléfonos para llamar a alguien! -sonrió animado ante eso que no era una mala idea, aunque más temprano que tarde su expresión volvió a decaer recordando un detalle importante.- Eh...yo...no traigo mi teléfono ¡Pero podemos usar el tuyo! -dijo de nuevo alegre, tamborileando con los dedos sobre el cristal.- ¿Ya puedes sacarme de aquí? Me estoy desesperando un poquito y...bueno, eso -.


Hablo (#b02525) // "Pienso" (#036d85 // Narro (#e2f9fc)
ID

Spoiler:

Hibridos
avatar
Premios :


Mensajes :
569

Ver perfil de usuario
Dante Romanov

Volver arriba Ir abajo

Re: En medio de la nada [Priv.Murdoc Niccals]

Mensaje por Faustus Sadat el Vie Feb 05, 2016 5:48 pm

La pregunta que formulo Stuart le había tomado algo por sorpresa, era cierto que recién había dicho que eso era una cita sin percatarse del todo, algo que había estado negando con anterioridad de todas las formas posibles. Pero aun a pesar de haberlo dicho, no pensaba admitirlo, aquello definitivamente no era una estúpida cita y prefería hacer muchas cosas desagradables antes que volver a decirlo. Estaba por negarlo, hasta que el contrario degrado su querido antro refiriéndose a el como un lugar “asqueroso” — ¿Disculpa? ¿Asqueroso antro? Ese es el mejor maldito antro que vas a visitar en tu vida, deberías aprender a apreciar los buenos lugares… y definitivamente nada es peor que estar varado cerca de una playa en medio del estúpido invierno — Quizás no se quejaría si se hubiera quedado en medio de la nada con una linda damisela pero ese no era el caso, estaba con Stu y solo con Stu.

No se percató del golpe y en intento del zombie por bajar el vidrio del auto y salir de allí, ya que estaba pensando en algo para no quedarse en ese detestable lugar por mucho más tiempo, pero nada le llegaba a la cabeza, casi nadie pasaba por esas horas por la playa pero quizás con mucha suerte alguien si lo hiciera y podrían salir de ese apuro, cuando el peliazul le volvió a dirigir la palabra lo miro frunciendo el ceño ¿Qué aquello no era tan malo? Estaba seguro que si ahora mismo le preguntaban qué era lo peor que le podía pasar en el asqueroso día del amor hubiera respondido todo lo que había sucedido desde que el auto comenzó a quedarse sin gasolina. Pero no dijo nada al respecto, ya que luego dio una buena solución. Utilizar sus teléfonos.

Realmente había sido una buena idea y aligero levemente el mal humor de Murdoc
—No es raro viniendo de ti que se te quedara el teléfono, ya lo dejaste todo claro con la gasolina — Dijo comenzado a dar la vuelta por la parte delantera del auto para buscar su teléfono en su asiento, estaba seguro que estaría por allí, ya que siempre solía dejarlo a la mano — Por cierto… Obviamente ya había pensado en hacer esto de los teléfonos, solo esperaba que tu también aportaras un poco, ya que estamos varados aquí por alguien… alguien que se va a quedar con la cabeza allí un rato más  —

Cuando por fin encontró el teléfono entre los dos asientos, lo tomo desbloqueando el aparato y buscando el botón para ver a quien podían llamar. Cuando entro a la agenda de números comenzó a bajar lentamente viendo solo números de distintos locales de “ocio” y una que otra tipa que ni recordaba  — No. No. No. Ojala. Un tal Face-ache. Eww…no. Espera… ¡Aja! — Sonrió como si estuviera ya disfrutando del auto con gasolina nuevamente y debido a su nuevo buen humor decidió bajar el vidrio que atrapaba a Stuart, dejándolo totalmente libre. Aquel número a el cual estaba por llamar era un tipo el cual había conocido una noche en un bar y que le había invitado a unos tragos, era cierto que daba cierto miedo al inicio y quizás parecía un violador a simple vista pero era buena persona, muy, muy adentro y estaba seguro que les ayudaría a salir de allí.  Presiono el nombre de aquel buen señor y comenzó a sonar los típicos pitidos de espera. Pitidos que por alguna razón dejaron de sonar a los segundos.

—¿Ah? ¿Qué sucede? — Se quito el teléfono de la oreja y entonces vio que sucedía. La pantalla estaba muerta, oscura, sin poder llamar… sin batería. Por unos segundos mantuvo la boca abierta sin poderse creer su mala suerte y aun sin reaccionar camino lentamente a la maletera y saco el teclado. Cuando cerro la maletera se quedo unos segundos viendo a la nada.
De un segundo a otro comenzó a correr en dirección a la orilla de la playa gritando molesto y luego, cuando puso un zapato en la arena recién mojada lanzo el teléfono hacia arriba, no muy lejos, para luego darle como si se tratara de un bate y una pelota con el teclado, lanzándolo al agua helada del mar
—¡Se va! ¡Se va! ¡Y se fue! ¡Señores, es increíble, con ustedes Murdoc Niccals, el mejor bateador de teléfonos con teclados de su época — Comenzó a reír como un loco de manicomio  y se dio la vuelta aun con el teclado en las manos para volver nuevamente a el auto, lo cual tardo mucho mas que antes, ya que esta vez no iba corriendo. Apenas piso el asfalto soltó otras palabras con tono animado y dirigidas a la nada — ¡Sorpresa, sorpresa! ¡Adivinen quien odia el hermoso dia de los enamorados!— Camino hasta la rueda de atrás del auto y se sentó allí riéndose sin parar, hasta poco a poco se fue calmando — Por satán, esto es tan divertido…


La, la, la (?):

Demonio
avatar
Mensajes :
34

Ver perfil de usuario
Faustus Sadat

Volver arriba Ir abajo

Re: En medio de la nada [Priv.Murdoc Niccals]

Mensaje por Dante Romanov el Vie Feb 05, 2016 8:45 pm

- No, estoy seguro de que es el peor de todos lo antros a donde jamás iré -realmente no creía eso, pero no iba a darle la razón a Murdoc.- Deben haber lugares peores que este como...no se, estar atrapado en un cuarto oscuro con una ballena vigilándote desde la ventana -tembló ante su loca ocurrencia, sin dudas ese era uno de los peores escenarios para el peliazul.

Inflo las mejillas ofendido por el comentario de la gasolina ¿¡Cómo que no era raro viniendo de él!? Bueno...si, dejaba todo olvidado constantemente pero ¡No tenía nada que ver! .- ¡Lo de la gasolina es diferente! Tú siempre usas el auto y yo camino a todos lados ¿Y...yo tengo que poner la gasolina? -dijo algo nervioso pero seguro, aunque para el final de sus palabras ya se había arrepentido de quejarse por eso.- ¿Ya habías pensado lo del teléfono? Oh, eso tiene sentido -hablo con inocencia ignorando el hecho de que le iba a dejar allí atrapado un rato más, intentando asentir y volviendo a golpearse la barbilla contra el cristal. Lo que Murdoc decía tenía algo de sentido, suponía el peliazul, después de todo él era siempre quien tenía las "ideas inteligentes".

Se distrajo con el paisaje nuevamente para no pensar en la situación en la que se encontraba, tarareando tranquilamente y cantando uno que otro pedazo de cierta canción que rondaba por su mente en espera de que el azabache llamara a alguien para ser auxiliados.- I just gotta dance right now, it's critical to do~ -al terminar de cantar aquello de pronto se fue abajo de golpe cuando el satansita fue tan considerado de dejarlo libre, se toqueteo el cuello a ver si todo estaba bien y se dejó caer hacia adelante con los brazos colgando fuera del auto susurrando cosas inentendibles. Permaneció en esa extraña posición hasta que sintió como cerraban el maletero del auto, se incorporó para ver qué pasaba y pudo contemplar a Murdoc correr y gritar por la playa...y batear su celular usando su teclado como bate ¡Su precioso teclado! - ¡Mi teclado de edición limitada! ¡Tuve que acampar fuera de la tienda 3 días para obtenerlo! -le gritó desde donde estaba impulsándose hacia adelante con los brazos apoyados en la puerta y, por ende, terminó cayendo de cara contra el asfalto. Tras soltar un pequeño quejido se levantó rápidamente y se sacudió la cara observando regresar al azabache pero no se atrevió a acercarse puesto que estaba riendo como desquiciado, alguien estaba volviéndose loco...bueno, un poco más de lo usual.

A penas dejo de reírse Stuart se acercó a él y lo primero que hizo fue arrebatarle su precioso teclado, abrazándose a este mientras besaba la parte superior.- Mi pobre bebe...no dejaré que ese bicho verde vuelva a tocarte -lo beso un par de veces más y luego lo coloco cuidadosamente en el asiento del copiloto. Ahora sí, a encargarse del loco con el que estaba atrapado. Fue hasta la parte trasera del auto y se inclinó hacia adelante para ver el rostro de Murdoc, aún arriesgándose a que le pateara o algo parecido.- Murdz...¿ya superaste el ataque psicótico? -le jalo un poco la manga de la camisa sin saber qué decirle exactamente.- Si quieres...no se, te cargo hasta la cuidad en mi espalda...pero no te amargues tanto ¡las cosas no están tan mal! -dijo intentado animarlo. A pesar de todo Stu se negaba a pensar que todo estaba perdido ¡Podían hacer algo interesante allí!


Hablo (#b02525) // "Pienso" (#036d85 // Narro (#e2f9fc)
ID

Spoiler:

Hibridos
avatar
Premios :


Mensajes :
569

Ver perfil de usuario
Dante Romanov

Volver arriba Ir abajo

Re: En medio de la nada [Priv.Murdoc Niccals]

Mensaje por Faustus Sadat el Lun Feb 08, 2016 12:44 am

Al terminar de reír por completo dejo caer su cabeza mirando el asfalto y entonces sintió como le quitaban de las manos el teclado como si nada. No le dio mucha importancia a que el peliazul se lo quitara, al final y al cabo no tenía realmente ganas de destrozar el teclado, solo fue un pobre objeto que se topó en medio de un ataque de rabia con su celular… aunque como siguieran allí terminaría destrozando todo como consuelo si es que hacía falta. Luego de escuchar lo que dijo el contrario no hizo mucho más que mirarlo por el costado algo enojado, viendo como guardaba el instrumento dentro del auto y luego nuevamente bajo la mirada tratando de terminar de calmarse por completo.

Cuando el contrario se le volvió a acercar y le jalo levemente de la manga de su camisa preguntándole algo, no hizo mucho más que gruñirle y apartar su mano para que soltara su camisa. Miro con el ceño fruncido a Stuart e instantáneamente le contesto su proposición de cargarlo hasta la ciudad
— No, no quiero que me toques. Además eso nos llevaría una eternidad y no quiero congelarme en medio de la noche — Era cierto que si tenía mucho frío podía incendiar algo o simplemente entrar al auto, pero ¿estar luego en medio de la carretera encima de Stu congelándose el trasero? No, definitivamente ese no era un plan que le agradara en lo más mínimo. Luego de unos minutos de hablar se hecho levemente hacia adelante y luego se dejó caer hacia atrás, golpeando su cabeza con la rueda del auto, cosa que repitió unas cuantas veces más, tratando de quizás pensar en otra cosa, pero no encontraba muchas salidas. Estuvo así un rato hasta que recordó algo que casi al instante mejoro algo su humor.

— Obviamente esto es una basura pero ¿Quieres que me anime a si de la nada? Por satán, Stuart las cosas no sirven así — Sonrió de medio lado y sin levantarse del asfalto, arrastrándose, abrió la puerta trasera del auto y se arrodillo para poder buscar algo dentro del suelo del auto, específicamente bajo su asiento. Saco un caja no muy grande, que puso en el suelo y luego se acomodó nuevamente cerca de la rueda, abriendo la caja y sacando una cantimplora de color metálico, la cual sacudió escuchando el satisfactorio sonido del alcohol que tenía adentro — ¿Ves esto? Esto si mejora el ambiente — Sin decir mucho más abrió la cantimplora y tomo un largo trago de esta, para luego mirar confundido el envase. Aquello no tenía el sabor de ninguna de sus bebidas, en efecto, no era suya — Tómalo, tengo mejores cosas que tomar que White Light — Se lo acerco con una mano mientras buscaba otra cantimplora en la caja.

Podríamos decir que si Murdoc estaba listo para algo era para emergencias, emergencias de alcohol. Había estado preparándose para un momento así, había llenado con mucha paciencia una gran variedad de cantimploras metálicas con distintas bebidas alcohólicas, las cuales después de estar todas juntas en la caja era un total misterio que tenía cada una, suponía que era normal que tuviera hasta White Light después de todo. Cuando se topó con una que le parecía de buen aspecto (aunque todas fueran iguales) la abrió y cuando tomo esta vez se sintió mucho más a gusto, después de todo, esa si era de sus bebidas.


La, la, la (?):

Demonio
avatar
Mensajes :
34

Ver perfil de usuario
Faustus Sadat

Volver arriba Ir abajo

Re: En medio de la nada [Priv.Murdoc Niccals]

Mensaje por Dante Romanov el Lun Feb 08, 2016 6:56 am

Alejo su mano del contrario deshaciendo el agarre que tenía en su camisa por el notable disgusto ajeno y asintió levemente.- Tranquilo tranquilo, no te tocaré. Pero no me tomaría tanto llegar contigo a cuestas...y ni siquiera hace frío, no vas a congelarte -aseguró ladeando un poco la cabeza por la exageración del satanista ¿Frío? No estaba haciendo frío. Él sentía todo como siempre...en pocas palabras, no sentía absolutamente nada a pesar de que lo más probable fuera que sus manos y su cara ya estuvieran bastante frías. De cualquier manera, el mayor solo estaba exagerando.

Torció la boca en señal de disgusto al ver la primera vez que Murdoc golpeaba su cabeza contra la rueda trasera del auto e incluso consideró detenerle, pero al ver que continuaba haciendo eso por un rato Stuart perdió el interés y simplemente se sentó en el suelo frente a él, sacó un paquete de gomitas de su bolsillo y comenzó a comerlas con lentitud sin dejar de ver al contrario golpearse, ya incluso estaba volviéndose divertido pensar cuentas neuronas estaba matando. Ignoro cuando detuvo los golpes y empezó a hablarle, por lo menos hasta que escucho su nombre y dio un respingón por la sorpresa.- ¿Stuart qué cosa? -dijo sorprendido sin moverse, llevando otra gomita a su boca y jugando con ella a lo que el bicho verde buscaba cosas dentro del auto hasta regresar con una caja ¿Qué se suponía que tenía guardo allí? Podía ser cualquier cosa, aunque lo más probable serían drogas o alcohol y no terminaba de gustarle que escondiera esas cosas en su vehículo.

Entre cerró los ojos con curiosidad al verle beber de la cantimplora de dudosa procedencia, pero al escuchar lo que realmente contenía su rostro se iluminó con una repentina emoción.- Damedamedamedame -arrastro las palabras cogiendo la cantimplora y dando un largo sorbo para después soltar una especie de gemido de satisfacción al sentir el ardor del licor exageradamente fuerte pasar por su garganta. Llevaba varios días sin tomar esa bebida que le obsesionaba.- ¡Delicioso! Es la mejor idea que se te ha ocurrido, Murdz~ Aunque sea peligroso llevar tanto licor en un solo lugar -canturreo dando otro sorbo, esta vez más corto, y termino dejando la cantimplora apoyada en el asfalto junto a él.- Murdoc ¿No deberíamos buscar una forma de salir de aquí? No creo que beber sea una solución y tú...bueno...tú te...-"pones demasiado psicopatía si bebes demasiado alcohol". Si, se dio cuenta oportunamente de que no podía decirle eso a pesar de que fuese cierto y termino mordiéndose con fuerza el labio inferior para no dejar escapar nada. Al peliazul no le importaba mucho que el de piel verde se emborrachara y se volviera loco cuando tenía lugares a donde huir o esconderse, o cuando estaban rodeados de más personas a las que el satanista pudiese dirigir su ira. Pero estando allí, solos y con un Murdoc ya de por sí inestable por toda la situación en la que se encontraban, seguramente las cosas serían un poco peor de lo usual. De momento desecho todos esos pensamientos, tampoco era para desesperarse antes de tiempo.

Mantuvo el silencio por unos cortos minutos y suspiro exageradamente, la verdad era todo muy aburrido.- Murdoc, me aburro ¿Quieres jugar algo? -le lanzó una de las gomitas apuntando a su frente y luego comió varias de golpe mezclándolas con un sorbo de White Light.- ¡Juguemos al "veo veo"! Eso siempre es divertido, a menos que se te ocurra otra cosa -.


Hablo (#b02525) // "Pienso" (#036d85 // Narro (#e2f9fc)
ID

Spoiler:

Hibridos
avatar
Premios :


Mensajes :
569

Ver perfil de usuario
Dante Romanov

Volver arriba Ir abajo

Re: En medio de la nada [Priv.Murdoc Niccals]

Mensaje por Faustus Sadat el Mar Feb 09, 2016 1:24 am

Mientras tomaba gustosamente miraba como el zombie emocionado hacia lo mismo con la cantimplora de White Light y a la vez se preguntaba internamente como podía tener tanta obsesión con esa bebida en específico, estaba seguro que habían otras mejores “Quizás también se le atrofio el gusto cuando murió”. Aparto el envase de su boca para poder contestarle correctamente a el contrario y levanto una de sus rodillas apoyando su brazo en esta – Nunca es suficiente alcohol para emergencias, y el peligro hace más divertido todo – Sonrió ladino volviendo a tomar del envase lleno de alcohol, para luego suspirar pesadamente y poner los ojos en blanco por las palabras de Stuart – ¿Yo que?... Beber me ayuda a que se me ocurran buenas ideas y dudo que tu tengas una mejor idea que cargarme hasta la ciudad, así que déjame tomar en paz, Face-ache – Apoyo su cabeza en el auto nuevamente y se quedó viendo el cielo por unos segundos para luego bajar la mirada y ver el mar ignorando a el zombi de por medio, sinceramente era bonito el ambiente del lugar, pero apreciar las cosas de ese estilo no era lo suyo. Realmente el apreciar de por si algo no era algo que hiciera mucho y era obvio que no comenzaría a hacerlo con simple agua que iba y venia o con un vacío con puntitos brillantes.

La voz del peliazul hizo que reaccionara nuevamente, y no le extraño para nada lo que le pidió, después de todo el ambiente estaba lleno de silencio y sabía que el tendía a aburrirse muy fácil. Pero ¿Un juego en medio de la nada? Por lo general no le molestaba jugar ciertos videojuegos, ¿pero que iban a hacer en la oscuridad sin siquiera papel o lápiz? ¿Monopolio con rocas y hojas? Al fin y al cabo terminaría aceptando sea lo que fuese, ya tenia malas experiencias donde Stuart se ponía horas y horas insistiéndole sobre hacer algo y cuando lo ignoraba solo se volvía mas intenso
– Bien ¿Qué se supone que jugaremos sin nada? – Sintió casi instantáneamente la gomita en la frente con lo cual puso una mueca de confusión por unos instantes, de manera brusca tomo el dulce de donde había caído en el suelo sacudiéndolo un poco y mordiendo un extremo para luego estirarse y pegárselo en la frente a Stuart. Si se ponía tonto, el también podía ponerse a su nivel. Unos segundos más tarde escupió hacia un lado la otra parte de la gomita, detestaba tanto dulce en una pequeña cosa.

-¿Al “veo veo”? ¿En serio?... Como sea, empiezo yo- Cerro su cantimplora y la dejo de lado un momento, terminando de subir la otra rodilla y así estar cómodo apoyando los dos brazos. Comenzó a buscar con la mirada que podía decir, pero nada se le venia a la cabeza, todo era extremadamente obvio y de esa manera no sería divertido, al menos no para el. Estaba por elegir cualquier tontería pero entonces se le ocurrió algo perfecto, algo que seguramente si sería mas divertido que jugar al simple veo veo – Veo veo, una cosa…- Se detuvo unos segundos haciendo como si aún pensara en que decir, hasta que fingió encontrar algo interesante que ver en el agua - a lo lejos… si- Se dejó de recostar del auto, entrecerrando los ojos como si mirara algo pequeño mas allá del hombro de Stuart - ¿Acaso eso es lo que creo que es?, Oh ¡Si!… por esta vez paso del juego, necesito decírtelo. Es una ballena- Decía todo con cierto tono burlesco, al fin y al cabo no sabia si Stu realmente se lo creería, era muy difícil que realmente hubiera una ballena tan cerca y solo hacia falta pensar un poco para darse cuenta de eso, aun así, le causaba cierta gracia referirse a la fobia del contrario.


La, la, la (?):

Demonio
avatar
Mensajes :
34

Ver perfil de usuario
Faustus Sadat

Volver arriba Ir abajo

Re: En medio de la nada [Priv.Murdoc Niccals]

Mensaje por Dante Romanov el Miér Feb 10, 2016 4:21 am

Parpadeo algo confuso cuando le pegaron la gomita en la frente, llevo su mano derecha hasta ella y la toqueteo un poco sin intenciones de quitársela.- ¡Tengo un gomi-cuerno! Siempre he querido uno ¿me hace ver lindo? -dijo con aire infantil aplaudiendo felizmente un par de veces. De verdad estaba muy aburrido y comenzaba a afectarle. Al final se quitó la gomita de la frente y la comió.- Eso fue como un beso indirecto, que lindo~ -si, el aburrimiento le estaba afectando.

- Es un buen juego, siempre entretiene -aseguró acomodándose mejor en el suelo, inclinándose un poco hacia adelante en expectativa de que el satanista comenzará el juego. Espero, no muy pacientemente cabe destacar, mientras Murdoc contemplaba todos su alrededores en busca de algo que poder describir ¿Por qué tardaba tanto? ¡Estaban rodeados de tantas cosas! Podía coger cualquiera pequeña cosa, no era tan difícil. Comenzó a saltar en su lugar cuando Murdoc por fin hablo, aunque lo que decía terminó por confundir un poco al peliazul haciéndole ladear la cabeza. No hace falta decir que la simple mención de la ballena a la lejanía le hizo temblar, su piel palideció y sus ojos comenzaron a tornarse blancos.- Hahaha...n-no es gracioso, sé que n-no hay ninguna...cosa esa, no es posible...No lo es ¿verdad? -hablo en voz baja intentando convencerse a sí mismo de que había ninguna ballena a lo lejos, abrazándose en el proceso para dejar de temblar. Normalmente no salían a la superficie en lugares como esos ¿No? A pesar de no creérselo del todo, solo esa pequeña broma bastó para ponerlo bastante nervioso. Qué cruel jugar con la cosa que más le asustaba en el mundo, aunque fuese un miedo irracional.

Tomó la cantimplora que yacía junto a él, la llevo a sus labios y bebió casi todo el contenido de un golpe, quizá marearse un poco le ayudaría a ignorar las tonterías del de piel verde.- ¡Juguemos otra cosa con la que no puedas asustarme! Si si...a verdad o reto ¡y no puedes negarte! Empiezo ¿Verdad o reto? -hablo lo más rápido que pudo sin dejar intervenir al contrario, creyendo que con ese juego no podría molestarlo tanto.


Hablo (#b02525) // "Pienso" (#036d85 // Narro (#e2f9fc)
ID

Spoiler:

Hibridos
avatar
Premios :


Mensajes :
569

Ver perfil de usuario
Dante Romanov

Volver arriba Ir abajo

Re: En medio de la nada [Priv.Murdoc Niccals]

Mensaje por Faustus Sadat el Vie Feb 12, 2016 12:26 am

A pesar de que le hubiera encantado hacer al otro correr directo al auto con su comentario de la ballena, se conformaba con haberlo puesto muy nervioso, tanto que lucia pálido y sus ojos se habían vuelto blancos. No pudo evitar burlarse del contrario dejando escapar algunas risas moderadas, disfrutando de verlo tratando de convencerse de que no había nada a la vez que se abrazaba. Era obvio que no se lo había creído o al menos no del todo, pero al de piel verde su fobia se le hacia muy graciosa, después de todo ¿Quién temería de unos peces gigantes que no hacen mas que comer plantitas del mar y tener algo similar a sobrepeso? Obviamente solo gente como Stuart.

Al ver a el peliazul tomar de la cantimplora recordó que había dejado lo que estaba tomando momentáneamente por el juego del veo veo, así que miro hacia un lado para tomar el recipiente metálico de antes y tomar un poco a diferencia del contrario. Con el grado de alcohol que tenía eso y por cómo se lo estaba tomando al parecer alguien iba a terminar peor que Murdoc si continuaba de ese forma o quizás con suerte terminaban igual.

¿Otra cosa con la cual no pudiera asustarlo? Era una lástima, asustarlo había sido lo más divertido en el día a decir verdad. Al escuchar que lo que jugarían iba a ser verdad o reto estuvo por negarse, realmente detestaba ese juego y siempre terminaba con cosas ridículas o peor aún… le hacía hacer cosas ridículas ¿Qué pasaría si le pedía que tirara todo el alcohol al mar? Obviamente se negaría, nadie se mete con su querido alcohol y menos por un ridículo juego, así que no se preocupaba mucho… Tampoco es como si pudiera pedirle hacer mucho ¿no? pero en cambio Murdoc si podía pedirle cosas interesantes. Al final la idea del juego termino por gustarle un poco
— Elijo Reto, la verdad es para nenas — Se llevó la cantimplora a la boca y tomo unos cuantos tragos sonriendo a la vez que se secaba con la manga de su camisa un poco del líquido cerca de los labios — Mas te vale que tengas buenos retos o me encargare de incendiarte el trasero para divertirme, y nada de meterse con mi alcohol, estas advertido Face-ache— Volvió a dejar a un lado su bebida y se comenzó a preparar mentalmente para cualquier estupidez que le pidiera, teniendo en cuenta algo que había dicho antes el zombie — Y por cierto... lo de antes no fue un beso indirecto.


La, la, la (?):

Demonio
avatar
Mensajes :
34

Ver perfil de usuario
Faustus Sadat

Volver arriba Ir abajo

Re: En medio de la nada [Priv.Murdoc Niccals]

Mensaje por Dante Romanov el Lun Feb 15, 2016 9:40 pm

- Bien, reto...reto...-dijo para sí mismo llevando una gomita hasta sus labios mientras pensaba alguna cosa divertida con la cual retar al satanista, y la verdad no se le ocurría nada. Stuart no era demasiado creativo con esas cosas, aunque casi siempre se le ocurrían situaciones bastante...extrañas. Bueno, una de esas debería bastar, aunque ese comentario de incendiarle el trasero le puso bastante nervioso y le hizo desechar prácticamente todos los restos raros que cruzaron por su mente, no dudaba de que cumpliría su palabra sino le gustaba lo que decía...Que dilema.- Oh ¿no fue un beso indirecto? A mí me pareció que si...-no evitó decir ante el comentario ajeno, pero no le dio demasiada importancia al asunto y continuó jugando con las gomitas en sus labios sin dejar de pensar en un buen reto.

- ¡Lo tengo! -exclamó con entusiasmo luego de varios minutos de silencio, golpeando con la mano derecha y una fuerza sumamente innecesaria el asfalto, acabo sacudiendo dicha mano con una mueca de dolor mientras observaba los rasguños en ella. No había sentido el golpe, pero era consciente de que había sido una reacción torpe y termino algo lastimado.- Tengo dos opciones para ti. Primero te reto a que lamas la rueda trasera del auto, sino te gusta te reto a que saltes al mar completamente desnudo -sonreía tranquilamente diciendo eso como si fuese la cosa más normal del mundo, y ciertamente fueron los dos retos más "normales" que cruzaron por su mente. Otro era buscar un cangrejo y besarle una de las tenazas, pero algo le decía que ese no acabaría muy bien. De nuevo dio un sorbo de la cantimplora que yacía junto a él, sacudiendo la cabeza por el mareo que comenzaba a hacerse presente a la vez que sacudía el envase cerca de su oreja percatándose de que estaba casi vacía ¿cuándo se había acabado?- Murdz ¿Cuál eliges? -.


Hablo (#b02525) // "Pienso" (#036d85 // Narro (#e2f9fc)
ID

Spoiler:

Hibridos
avatar
Premios :


Mensajes :
569

Ver perfil de usuario
Dante Romanov

Volver arriba Ir abajo

Re: En medio de la nada [Priv.Murdoc Niccals]

Mensaje por Faustus Sadat el Sáb Mar 19, 2016 9:10 am

Aun distraído pensando en que le tocaría hacer asintió haciendo un ademan con la mano restándole importancia a lo del beso indirecto. Era mejor dejar morir el tema allí, además no parecía ser mucho del interés de ninguno de los dos así que ¿Por qué alargarlo? sus pensamientos de cualquier manera estaban ocupados en otras cosas, como en que si Stuart le haría besar las tenazas de un cangrejo o algo así ¡Apostaba cualquier cosa porque aquello habría de pasar por la mente del zombie! Pero  eso solo le llevaría a molestarse ¿Al fin y al cabo, cuánto debía doler eso? No estaba del todo seguro pero el dolor no debía ser normal. Gracias a estos pensamientos en su mente se fue creando una linda imagen donde le clavaba en las nalgas el cangrejo a Stu mientras que le prendía fuego al animal y en consecuencia también ardía la retaguardia ajena.  No pudo evitar contener un pequeña risita que trato de disimular. Pagaría una buena cantidad de dinero por ver eso.

Paro de reír al instante en que el peliazul hablo, notando que se había hecho algo de daño en la mano tras golpear el asfalto. Hasta donde sabia, el no sentía dolor ¿A que venía esa cara de que le había dolido? Murdoc mostró lo que pensaba alzando una de sus cejas, a lo que otras cosas interesantes venían a su mente. Era cierto que según el, no sentía nada físicamente y nunca se había detenido a pensarlo bien…si…aunque ese no seria el momento para eso, al parecer ya le tocaba elegir su reto.


“¿Lamer la rueda del auto? ¿En serio? He pasado mi lengua por cosas mucho peores… cosas como…” sintió como un escalofrió le recorría la espalda y entonces se sacudió levemente “Ujuju, mejor olvido eso. No es nada lindo que quiera revivir”. Aun habiendo pensado eso no divago mucho más y las palabras salieron pareciendo contradecir lo poco que había pasado por su cabeza— Voy a tirarme al mar — No se había confundido, aunque tampoco es que lo había pensado lo suficiente como para retractarse,  y mucho menos tenía en cuenta que era a lo que conllevaba tirarse desnudo en medio del mar en pleno invierno — ¿Qué gracia tiene que lama una maldita rueda? Si vamos a jugar algo tan absurdo al menos vamos a hacerlo entretenido — deseo dejar muy en claro que aquella primera idea habría sido totalmente una pérdida de reto.

Se levantó y puso una mano en el auto para quitarse sus zapatos. Ya se habían llenado por dentro y por fuera con algo de arena por la loquera que le había dado de lanzar su celular al mar, pero no se dio cuenta hasta que le dio la vuelta a el objeto y saco una pequeña partecita de esta.  Se deshizo igualmente de sus calcetines y comenzó a desabrochar los botones de su camisa pero entonces sintió algo del frescor, lo que le hizo decidir que prolongaría ese paso hasta llegar a la orilla, lo que menos quería era sufrir más de la cuenta por el frío. Una pequeña brisa le hizo pensar por unos segundos en que estaba haciendo, cosa que le hizo suspirar y ponerse una mano sobre su cara, tocando su sien y posándose en su frente
“Es muy tarde para pensarlo bien ¡Muy tarde!”.
— Si solo querías una excusa para verme desnudo podías usar cualquier otra que no implicara congelarme el trasero en el acto ¿No crees? — Dejo sus zapatos encima del auto y entonces comenzó a dirigirse hacia la costa. Debía admitir que odiaba la sensación de la arena metiéndose entre sus dedos y mas aun estando fría. ¿Qué acaso no podía estar tibia? Porque si no estaba helada por las noches entonces estaba hirviendo cuando le daba el sol. Era claro que la arena era solo un estorbo.  Mientras caminaba alzaba los pies exageradamente haciendo como resultado que se viera muy gracioso como daba los pasos a su perdición, era casi como si bailara algún ritual extraño de una tribu igual de extraña que sus pasos de baile. Después del pequeño acto llegó a la costa, estando lo suficientemente cerca para sentir el agua en la planta de los pies.  Nuevamente sintió algo que iba desde la punta de su pie hasta el último pelo en su cabeza. El agua estaba helada. No se daría el lujo de torturarse más en su mente, entre antes saliera de eso antes podía hacer sufrir a Stuart también, así que directamente se terminó de quitar los botones de su camisa y sus pantalones, dejando ver una exótica y totalmente agradable a la vista tanga de piel de leopardo. Su mejor arma de seducción oculta.

Se tomó unos segundos para admirar su querida tanga por la cual sonrió levemente, estaba animado gracias a ese lujoso estampado que tanto le gustaba. Volteo hacia Stu sonriendo de manera lasciva y deseando olvidarse un poco del frío le guiño un ojo
— Espero que estés disfrutando de la vista, cariño —Se quitó la prenda lanzándola junto al resto de su ropa que había parado no muy lejos de la orilla “No pienses, no pienses” y entonces no tardó mucho en correr hacia el mar gritando — ¡'iiblis Akbar!— lanzándose de clavado en este.
Luego de unos instantes de estar bajo el agua pudo sentir como el frío de esta comenzaba a afectarle, aquello estaba tan helado que se sentía como si le estuvieran tocando el hombro para pedirte direcciones, solo que con un cactus y restregandoselo por todo el cuerpo. Como cosa normal, saco su cabeza para tomar aire y viendo si al menos salvaba una parte de su cuerpo, podía sentir como todo le temblaba y justo cuando comenzó a moverse para salir sintió un fuerte dolor en una de sus piernas, dolor que poco a poco fue incrementando hasta que no pudo ignorarlo más. Apenas se le complico nadar  supo que era un calambre y no se lo tomo muy enserio hasta ese punto, donde ya comenzaba a tragar agua por no poder nadar bien. Estuvo por gritarle cualquier estupidez a Stu, pero prefirió sacudirse como un pollo vivo en una olla hirviendo y gritar maldiciones a su musculo acalambrado.


La, la, la (?):

Demonio
avatar
Mensajes :
34

Ver perfil de usuario
Faustus Sadat

Volver arriba Ir abajo

Re: En medio de la nada [Priv.Murdoc Niccals]

Mensaje por Dante Romanov el Dom Mar 20, 2016 5:52 pm

Ladeo la cabeza al notar que Murdoc le observaba con una ceja arqueada, como si algo le hiciera dudar o le causara intriga. Termino encogiendo los hombros sin intensiones de preguntar a que venía el gesto, probablemente era algo raro que era mejor no saber.

Espero pacientemente a que el contrario escogiera entre los dos retos que le había propuesto, acabando por sorprenderse ligeramente cuando escogió lanzarse al mar ¿No se estaba quejando hace poco de que se iba a morir de frío solo por caminar un rato bajo ese clima? Meterse al mar, y de paso desnudo, no era la cosa más sensata para hacer, aunque lo hubiese propuesto el mismo zombie sin detenerse a pensar antes de decirlo, por lo que Stu estaba casi convencido de que el satanista prefería lamer la rueda del auto antes que hacer aquello. De cualquier forma, no sería la primera vez que Stuart interpretaba de forma errónea los deseos o acciones de su acompañante.- A mi me hubiese dado risa que lamieras la rueda…Pero si prefieres el mar ¡Adelante! -sonrió muy apenas, con aire divertido, mientras daba un par de aplausos antes de sacudir las manos para indicarle que procediera con el reto.

Permaneció sentado tranquilamente jugando con algunas de las pocas gomitas que quedaban dentro del empaque que sostenía mientras el contrario procedía a quitarse la ropa, apenas deshaciéndose de sus zapatos y calcetines y desabrochando los primeros botones de su camisa, cosa que Stuart observaba de reojo sin apartar por completo la vista de las golosinas. Luego del comentario del contrario por fin fijo la mirada completamente en él entrecerrando los ojos como si no comprendiera lo que decía, finalmente a los pocos segundos sus mejillas se tiñeron levemente de rojo y sacudió la cabeza con fuerza, mareándose un poco en el proceso.- N-no…¡Esa no era mi intención! -exclamo visiblemente afectado, acabando por suspirar para evitar armar un alboroto innecesario pues él sabía que no le había puesto ese reto solo como excusa para verle desnudo. No lo había hecho… ¿Verdad?

Siguió a Murdoc con la mirada sin moverse de donde estaba sentado salvo un par de veces que prácticamente se arrastró sentado hacia adelante para poder ver mejor, no evito reírse de la forma tan exagerada y graciosa en la que el moreno caminaba sobre la arena fría de aquella playa hasta por fin estar en la línea donde iniciaba el agua. Aunque nunca lo dijera en voz alta, por razones más que obvias, a Stuart siempre le pareció que Murdoc era un sujeto bastante dramático y exageraba cada pequeña cosa. Los labios del zombie se volvieron una fina línea y su expresión era algo cercano a la típica “cara de póker” a penas el satanista se deshizo del resto de su ropa quedando únicamente con esa ya característica tanga de leopardo que Stuart sabía usaba para seducir a las mujeres, aunque realmente comenzaba a dudar que tuviera algún tipo de efecto positivo ¿Se había puesto eso para seducir mujeres en el antro al que se suponía iban a pasar la noche o solo porque le daba alguna satisfacción extraña que Stu no comprendía?

Parpadeo varias veces, como confundido, cuando Murdoc le miro y guiño un ojo soltando a su vez esa frase tan apropiada al momento. Casi involuntariamente el peliazul se sonrojo, de nuevo, desviando la mirada y sacudiendo la mano para restarle importancia al comentario.- ¡S-solo entra de una vez! -grito volviendo a verle justo al tiempo donde se quitaba la única prenda que le quedaba y saltaba al mar sin mayor ceremonia. El zombie soltó una risita divertida al imaginar lo que debía estar sintiendo, seguramente se estaba congelando por completo dentro del agua cosa que no llegaba a preocupar del todo al menor, no de momento pues seguramente Murdoc no se quedaría sufriendo mucho más allí y saldría rápidamente. A pesar de estar sentado, apenas en la parte donde el asfalto se acercaba a la arena no muy lejos del auto, pudo ver desde allí al satanista sacar la cabeza del agua para tomar aire y comenzar a nadar a la orilla aunque de pronto volvió a hundirse en el agua, luego al salir de nuevo se estaba sacudiendo de una forma extraña y diciendo cosas que Stu no alcanzo a comprender del todo, aunque seguramente estaría maldición algo. Parecía que se estaba ahogando…pero no podía estar seguro de si era en serio o solo estaba buscando molestarle ¿Cómo no dudar del sujeto que fingía ver ballenas en la orilla de la playa solo para que te de una crisis nerviosa?

-¡Murdoc! ¡Deja de jugar con eso, no es divertido! -exclamo con cierto tono de reproche desde su lugar poniendo ambas manos alrededor de su boca para amplificar el sonido de su voz. No se movió de donde estaba, terminando de comer sus gomitas y beber lo que quedaba de White Light en la cantimplora sin apartar la vista en ningún momento del satanista que parecía ahogarse…cosa que, luego de analizarlo detenidamente mientras terminaba su merienda, Stuart notó que no era una broma. Era en serio, de verdad se estaba ahogando. Que divertido.

- Ay…Mierda…-

Sus ojos se tornaron blancos por el miedo mientras se levantaba de golpe mareándose horriblemente al hacerlo, culpa de su bebida con ese exagerado nivel de alcohol, pero aun así se las arregló para correr en línea recta hasta llegar a la orilla del mar justo frente donde el satanista apenas y seguía retorciéndose en el agua. No se molestó en quitarse ni una sola prenda y de un torpe salto se adentró en el agua nadando hasta donde apenas veía a Murdoc, siendo casi revolcado en una ocasión por las olas, a quien sujeto desde la cintura para sacar la mitad de su cuerpo del agua de modo que pudiese respirar mientras Stu hacia un esfuerzo por nadar con el peso extra hasta la orilla cuidando de que las olas no les arrastraran mar adentro. Tenía mucha fuerza y podía levantar casi cualquier cosa pesada estando en tierra firme, pero era totalmente diferente cargar con un peso prácticamente muerto en el agua con la marea en su contra.

Logro arreglarse para nadar hasta donde sus pies tocaban la arena bajo el agua, daba gracias en ese momento de ser tan alto, y una vez allí su tarea se volvió bastante más sencilla. Cargo a Murdoc en brazos al estilo nupcial y continuo caminando hasta salir por completo del agua, al estar lejos del peligro dejo caer al contrario con cuidado sobre la arena y se arrodillo junto a él respirando agitadamente con sus ojos aun en ese inusual color blanco clavados en el hombre frente a él. Lo sujeto de los hombros y le sacudió un poco sin estar seguro de que hacer.- M-Murdz…¿Te m-moriste? -pregunto en un susurro casi inaudible estando obviamente asustado mientras se inclinaba hacia adelante apoyando la cabeza en el pecho ajeno, soltó un suspiro de alivio al escuchar el corazón ajeno latir y se apartó rápidamente decidiendo solo esperar a que el azabache reaccionara por si solo. Si le ponía una mano encima y despertaba de pronto…seguro no terminaría bien para Stuart. Aunque claramente ya debía estar enojado con él por caso dejar que se ahogara, igual no quería empeorar más la situación.


Hablo (#b02525) // "Pienso" (#036d85 // Narro (#e2f9fc)
ID

Spoiler:

Hibridos
avatar
Premios :


Mensajes :
569

Ver perfil de usuario
Dante Romanov

Volver arriba Ir abajo

Re: En medio de la nada [Priv.Murdoc Niccals]

Mensaje por Dante Romanov el Miér Sep 28, 2016 2:59 am

× Tema Cerrado ×


Hablo (#b02525) // "Pienso" (#036d85 // Narro (#e2f9fc)
ID

Spoiler:

Hibridos
avatar
Premios :


Mensajes :
569

Ver perfil de usuario
Dante Romanov

Volver arriba Ir abajo

Re: En medio de la nada [Priv.Murdoc Niccals]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.