• Usuario
  • Ultimos temas
Últimos temas
» Chicos +1, chicas -2 [Juego]
Miér Nov 15, 2017 10:16 pm por Dante Romanov

» La infortunada vida del gato negro —PV
Jue Nov 09, 2017 9:18 pm por Aleska Hepburn

» El principio del entrenamiento [priv Akari]
Sáb Oct 14, 2017 5:32 am por Akari van Helmont

» Peligro en la noche [Priv. Dante Romanov]
Mar Oct 10, 2017 4:51 pm por Draven

» Busqueda Implacable de Nieve [Priv. Emile]
Miér Oct 04, 2017 5:57 am por Akari van Helmont

» [Trama #2] Ojo por ojo y...
Mar Oct 03, 2017 6:53 am por Faith Xiang

» Cela est vrai art de la rue [+libre+]
Mar Oct 03, 2017 6:24 am por Anthony Hershel

» Investigación Helada[Priv Sigrid]
Dom Oct 01, 2017 4:21 am por Sigrid Rowan

» Reglamento del foro [Actualizado 2017]
Sáb Sep 30, 2017 7:56 am por Ash Daggers

» El odio que incrementa. [Libre]
Miér Sep 27, 2017 10:13 am por Juni Koriuchi

» ¿Puedes llegar a amarme? [Dante Romanov] -flashback-
Dom Sep 24, 2017 9:52 pm por Jacques Romanov

» Sound the bugle now [+Adam Benett+]
Dom Sep 24, 2017 9:16 pm por Jacques Romanov

Foros Hermanos (2/4)
Dir. y Rec. (3/8)
Afiliación Élite (38/45)

Apuesta a ambas caras de la moneda y perderás. (Libre)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Apuesta a ambas caras de la moneda y perderás. (Libre)

Mensaje por Asrath Rorschach el Lun Sep 05, 2016 3:06 am


"Todo el mundo dice que la moneda tiene dos lados, cara o cruz, pero lo que no saben es que realmente tiene tres."

Risas, gritos y un sinfín de personas que con gran entusiasmo y pasión creaban un ambiente digno de competitividad que superaba a las ramas laborales. Asrath una joven de aspecto angelical y jovial había terminado en medio de todo aquello con una inocente y tierna sonrisa en los labios y un alegre gesto con sus manos que se sacudían ante sus entusiastas saltos.  Su cabellos se sacudía, su falda se elevaba de forma tenue y algunas personas le observaban, unos con diversión ante su comportamiento, otros con una depredadora mirada pues era una joven agraciada, unos cuantos simplemente la ignoraban y pocos le miraban con molestia o intriga, pues ¿qué hacia una joven de su edad o mejor dicho aspecto en tal lugar?  Con solo verla un momento cualquiera vería una joven pura que sonreía y confiaba en cualquier pulga que se le atravesara en el camino, un claro ejemplo de chica ingenua que termino en la cuna de los lobos.

¿Pero quién era realmente el ingenuo en aquel lugar? ¿Ella o aquellos que creían lo que la apariencia y una sonrisita tierna expresaba?

Un vestido jovial de color rosa pálido hacía notar con delicadeza las curvas de su cuerpo, lo inocente he infantil del diseño con holanes en las orillas de sus largas mangas y al final de la falda que tocaba sus rodillas, unas medias de color blanco delgadas y unos zapatos con tres centímetros de tacón del mismo tono rosado, su cabello era aún más llamativo que su ropa, su esponjosa melena estaba sujeta con una media coleta y la alaciada cabellera caía para terminar en las puntas con caileres que parecían resortes a cada salto entusiasta, el maquillaje era igual, simple y dulce, una aplicación de mascarilla para las pestañas enchinadas, un toque de brillo labial transparente que daba más resalte a el tono natural melocotón de sus labios y una tenue aplicación apenas notable de rubor en sus mejillas, pareciera que era una muñequita de acapárate con tal diseño y en toque final, sus lentes color carmín en el armazón. Toda una ternura fuera de cierre en aquella noche húmeda en los oscuros barrios.

Asrath se divertía en grande, peleas de azar donde la gente apostaba al supuesto vencedor y nada era cien por ciento acertado, era cuestión de azar y un poco de suerte de aquellos que peleaban por lograr un buen espectáculo, sangre en el suelo y aunque el aroma no era del todo grato, no quitaba lo divertido que aquello era.  Dos, tres, cuatro, hasta cinco saltos demasiado entusiastas de la pequeña joven que entusiasta animaba a el par de combatientes, solo una santa como la catalogo el hombre de las apuestas justificaría que por lastima y comprensión la joven apostase por ambos. El lugar era un almacén bien iluminado en el interior, no había ventanas, tan solo ventiladores de fábrica que permitían al oxigeno la entrada, el suelo era de cemento como el que tapizaba las calles agrietadas del exterior, el lugar se dividida en dos, en cada lado alguien apoyaba a uno de los luchadores, ella solo se encontraba en medio sobre un pequeño banco de madera dando saltos al arriesgue de caerse, cosa que no tardó mucho en suceder para que la chica terminase de sentón con una risueña risa, adoraba esas situaciones.

¿Cómo había terminado de aquella forma? Solo salió a caminar con la dulce excusa de conocer el entorno de su nuevo hogar, camino al azar y empezó a buscar las zonas más oscuras y menos transcurridas, aquello le era fácil pues el silencio y la discreción eran lo ideal para pasar frente a un asesino sin que este  te viese,  notando a un par que parecía entusiasta ante aquello” divertido” ella no lo dudo y les siguió hasta aquel lugar donde una sonrisita y un “¡hola!”  entusiasta con dinero logro que se le abrieran las puertas. Curiosa al inicio pero no tardó mucho en terminar tan acalorada y entusiasta como el resto, esperando a que ese par se masacrara y que una victoria se diera, que en su caso era solo ver como se destruían y esperar a que fuese un entusiasta y caótico empate que cause una conmoción en las personas al no recibir ninguno la victoria.

La embriagante locura que ella asechaba a todo momento, lograba sacar lo mas divertido del momento ¿En esta ocasión podría quizá iniciar un juego?


Asrath  {Rorschach}
...
Expediente❝¿Que vez en la mancha?❞

Humano
avatar
Mensajes :
18

Ver perfil de usuario
Asrath Rorschach

Volver arriba Ir abajo

Re: Apuesta a ambas caras de la moneda y perderás. (Libre)

Mensaje por Invitado el Dom Sep 11, 2016 9:11 pm

¿Cuánto había pasado desde la última vez que ingreso a un lugar de mala muerte como ese? Un par de meses, calculaba el ahora albino sin estar del todo seguro. Ahora que el trabajo de caza demonios y mercenario resulta mucho más lucrativo, sin mencionar el host club que abrió recientemente como un extraño pasatiempo, ya no se veía en la necesidad de acudir a peleas clandestinas para ganar algo de dinero. No lo necesitaba, pero no quitaba el hecho de que le divirtiese acudir a observarlas, y de vez en cuando participar sólo por el placer de apalear a alguien.

Eso fue lo que le llevó nuevamente a los barrios bajos, a ese cuchitril caluroso lleno de gente amontonada apostando al “mejor” peleador y luego contemplando las ráfaga de golpes que se lanzaban entre ellos hasta que uno de los dos cayese. Era diferente al amplio  y organizado ring donde solía pelear constantemente en el pasado, en aquel almacén todo era por demás turbio y errático, pero no por eso resultaba menos entretenido.

Vestía con su vieja gabardina grisácea con la pequeña estampa de la bandera de Inglaterra en el hombro izquierdo, llevando el cierre por completo al tope de modo que las solapas anchas se convirtiesen en una capucha, cubriendo a la perfección la cabellera platinada y parte de su rostro, dejando ver algunos mechones largos, el final de la nariz y sus labios curvados en una sonrisa amenizada que se ensanchaba cada vez que acertaba con uno de los luchadores y terminaba ganando dinero. Hasta entonces todo iba “tranquilo”, nada fuera de lo usual. Hizo falta fijar la mirada en cierta persona sentada en medio de todos con demasiado éxtasis producto de todos los encuentros de esa noche para toparse con algo bastante fuera de lugar.  Una chica de apariencia demasiado dócil y, porque no, angelical desentonaba por completo entre los presentes. Era raro toparse con alguien así en peleas clandestinas, y si bien a Dante le pareció curioso e inclusive se acerco hasta ella al verla terminar sentada en el suelo por tanta emoción, a un par de pasos acabo apartándose y no le dio demasiada importancia, quizá no fuese una buena idea acercarse a una joven que seguramente pensaría mal de él.

Acabo pasando de la presencia de aquella inusual joven y, contrario a lo que planeaba en un inicio, al terminar el último encuentro con uno de los dos participantes medio muerto en el piso el medio demonio se inscribió a si mismo en la siguiente pelea. Una entrada extra de dinero nunca venía mal ¿Verdad? Además extrañaba golpear a alguien solo por diversión.  Tendría que esperar por un encuentro más y luego llegaría su turno, esperaba que sin dudas sucediese algo interesante.

off:
Me uno, si no es mucha molestia. Lamento si la respuesta quedo algo extraña
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Apuesta a ambas caras de la moneda y perderás. (Libre)

Mensaje por Emile Mendler el Sáb Sep 17, 2016 5:36 pm

Cada paso, cada golpe, incluso cada gota de sangre ¿qué sentido tenía? Los estaba observando, mientras escuchaba cierta canción que lo hacía mover el pie derecho, golpeando el suelo de manera suave, pero de igual forma, no experimentaba sensación grata alguna, no al verlos sacudirse y temblar después de cada impacto. ¿Porqué? ¿No era una pérdida del tiempo practicar eso? Y sin embargo ahí estaba, pasando entre las personas para tener un mejor lugar, y poder mirar al que tenía más posibilidades de salir en camilla. Al final pudo colocarse en una banca casi vacía, desde donde se quedó  apreciando cada movimiento que se lograba concretar.

No tardó mucho para que se sintiera fastidiado de tanto grito, y por lo que fueron unos cuantos minutos, se imaginó lo que pasaría si incendiaba todo y sellaba las salidas... Tremenda sorpresa se llevó cuando vio como uno de los dos peleadores cayó al suelo y terminó de su pobre demostración. El muchacho mostró una enorme sonrisa de alivio al saber que su apreciación sobre la resistencia había acertado; tampoco tenía mucho qué hacer, así que se sentó en la banca y bostezó a sus anchas. Si alguien lo juzgara a simple vista, sería sencillo tomarlo por un niño perdido, aunque la realidad fuera mucho más alejada que ésa. De hecho... la forma en la que había entrado quedaba fuera de lo que un niño haría.

Ya llevaba ahí metido un par de horas, y eso que se coló entre la multitud de personas que eran más altas que él. Con cada pelea que tomaba su turno, y con cada fila de gente que se llenaba, Emile tenía que ir cambiando de posición, todo gracias a su corta estatura. Pero ahora ya nadie lo iba a mover, pues la división parecía seguir siendo la misma: Cada grupo apoyando a su preferido. Tomó un respiro de fastidio, se agitó el cabello con ambas manos, y luego se dejó caer sobre la banca; pues a ver qué demonios pasaba ahora.

Seguro que iban a salir más peleas, y más sujetos que quisieran meterse a golpear a diestra y siniestra por dinero; era lo normal en un club como ése. E igual, ahí se iba a quedar, por el simple hecho de ver qué tipo de personas se lograba encontrar. Una sonrisa torcida y desquiciada decoró el rostro tan fastidiado del joven. Lo único que iba a hacer ahora era esperar, y esperar... Total, tenía todo el tiempo del mundo para hacerlo.
Bruja/Mago
avatar
Mensajes :
29

Ver perfil de usuario
Emile Mendler

Volver arriba Ir abajo

Re: Apuesta a ambas caras de la moneda y perderás. (Libre)

Mensaje por Asrath Rorschach el Mar Oct 18, 2016 5:51 am

Una ancha sonrisa se formó en sus labios al ver el final del combate, era la apertura que esperaba sin duda alguna, quería ver más sangre una posibilidad inédita de la cual el resultado fuese algo errado, un resultado increíblemente lógico que contradijera la misma lógica dentro del régimen lógico del orden. La locura era algo sabroso sin duda y la joven no tardaría en demostrarlo, sacando un precioso y caro collar de perlas de su pequeña bolsa la joven se levantó con una angelical sonrisa y levanto la mano mostrando el objeto que enrosco en su muñeca para que no lo pudiesen robar.

Dio varios saltos a un grito alegre y tierno que pedía a gritos palpables la atención de todos ¿Cómo demonios podía tener tanto pulmón y gritar de forma tan seguida y fuerte sin desgarrar su garganta? No existía lógica a aquello, pero era Asrath una joven cuyo comportamiento solía romper las reglas en ocasiones.- Gracias por darme de su atención damas y caballeros. ¿Qué les parece subir un poco la emoción y la ganancia? Saben soy una pequeña que tal vez no entienda mucho de esto.- Su tono de voz era dulce, meloso y sus expresiones eran la perfección encarnada de alguien que solo tenía curiosidad y no esperaba nada malo sucediera, una pequeña niña curiosa de 5 años aparentaba tan linda chica.- ¿Qué tal si jugamos a algo más divertido y con más posibilidades? –Su sonrisa entusiasta y aquel brillo en los ojos como si viese un tesoro, solo provocaba las risas incrédulas de las personas que poco a poco comenzaban a ignorarla. Sacudió de forma llamativa su mano elevada a saltos, mostrando el caro collar que se encontraba enroscado en su muñeca.-  Sería una lástima que tal joya no tuviese un verdadero dueño que le valora ¿Cierto?-Su tono de voz cambio un poco al igual que su dulce mirada a una que demostraba ser la muñequera de aquella noche y ellos sus creaciones de juego.- ¿Quieren jugar? Es simple… El ultimo que quede en pie con la pulsera en mano enroscada como yo la tengo gana…Súper fácil para fortachones como ustedes ¿No? Igual para las chicas, sin duda ustedes sabrán como arreglárselas con sus apariencias de chicas recatadas de la alta sociedad.- Era obvio que aquellos comentarios eran una completa burla y ella como toda juguetera solo se subió a una caja y lanzo el objeto por los aires.- Tal objeto inclusive sabría que a su familia le dolería perderlo, su valor era grande y no había sin igual. Pero ella no veía valor en el dinero, solo sabía que la pieza era perfecta para jugar y que los ingenuos conocerían el valor de aquella joya y sin duda habría caos.

Se sentó sobre unas cajas y observo con una sonrisa como las personas corrían hacia el objeto entrando en cólera por poseerlo, rasguños, golpes y el uso de armas blancas se logró ver. Volvió a una sonrisa dulce que disfrazo con un gesto de preocupación a los desconfiados.-Oh no se preocupen. Nunca estafaría a alguien como ustedes, cada perla es genuina y no hay acta de robo de por medio. Considérenlo un donativo de caridad de la familia Rorschach.- No era tonta y sabia las consecuencias de decir su apellido y aquellas posibilidades ¡eso le encantaba! Le hacía sentir tanto placer que sin duda alguna no le importaría que su casa ardiera pues el caos, el azar y que alguien cometiese tal locura era algo que saciaba y extasiaba su lógica irracional ante su propio criterio poco coherente. Era una chica con grandes problemas que había lanzado la moneda al aire y esperaba ver que cara caía de las tres.

Pero de cierta forma su ingenuidad no la llevo a percatarse de un par de chicos diferentes cuyas cuerdas para jugar con ellos estaban rotas.



OFF:
Perdón pensé que no habia contestado aun Emile se me fue... Perdón por tardar tanto, debi estar atenta no volverá a pasar.

Y no te preocupes dante me gusto tu post.


Asrath  {Rorschach}
...
Expediente❝¿Que vez en la mancha?❞

Humano
avatar
Mensajes :
18

Ver perfil de usuario
Asrath Rorschach

Volver arriba Ir abajo

Re: Apuesta a ambas caras de la moneda y perderás. (Libre)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.