• Usuario
  • Ultimos temas
Últimos temas
» El principio del entrenamiento [priv Akari]
Sáb Oct 14, 2017 5:32 am por Akari van Helmont

» Chicos +1, chicas -2 [Juego]
Mar Oct 10, 2017 5:00 pm por Draven

» Peligro en la noche [Priv. Dante Romanov]
Mar Oct 10, 2017 4:51 pm por Draven

» Busqueda Implacable de Nieve [Priv. Emile]
Miér Oct 04, 2017 5:57 am por Akari van Helmont

» [Trama #2] Ojo por ojo y...
Mar Oct 03, 2017 6:53 am por Faith Xiang

» Cela est vrai art de la rue [+libre+]
Mar Oct 03, 2017 6:24 am por Anthony Hershel

» Investigación Helada[Priv Sigrid]
Dom Oct 01, 2017 4:21 am por Sigrid Rowan

» Reglamento del foro [Actualizado 2017]
Sáb Sep 30, 2017 7:56 am por Ash Daggers

» El odio que incrementa. [Libre]
Miér Sep 27, 2017 10:13 am por Juni Koriuchi

» ¿Puedes llegar a amarme? [Dante Romanov] -flashback-
Dom Sep 24, 2017 9:52 pm por Jacques Romanov

» Sound the bugle now [+Adam Benett+]
Dom Sep 24, 2017 9:16 pm por Jacques Romanov

» Yo vengo de paseo, ¿y tú? [Priv. Johan]
Vie Sep 22, 2017 8:48 pm por Anthony Hershel

Foros Hermanos (2/4)
Dir. y Rec. (3/8)
Afiliación Élite (38/45)

Objetivo no. 1: Un aliado inesperado [Priv. Nahr]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Objetivo no. 1: Un aliado inesperado [Priv. Nahr]

Mensaje por Faith Xiang el Mar Mar 21, 2017 7:24 pm

Después de haberse informado y haber recorrido la isla lo suficiente, Faith había empezado a trazar un plan que le sirviera de parteaguas a su objetivo principal, por el momento, el plan solo consistía en sembrar la idea de inseguridad en la isla para, principalmente, los humanos. Podría decirse que en ese aspecto, compartía el punto con los conocidos "opositores", pero ella no tenía la burda idea de que ir matando a diestra y siniestra era la mejor opción, eso solo le acarrearía problemas innecesarios, después de todo, su verdadero objetivo no radicaba en los humanos.

La oscuridad de la noche cubría por esas horas la totalidad de la isla, aunado a ello, grandes y oscuras nubes surcaban el cielo ocultando de forma intermitente la luna, lo que le daba a Faith una ventaja más, sin duda, esa era una buena noche para hacer el caos. Vestía una sudadera negra con la capucha puesta, un pantalón del mismo color entallado y deportivas blancas en los pies, además, se cubría parte del rostro con un cubrebocas blanco, si había algo que debía cuidar por el momento, era su identidad, aun con bajas posibilidades de ser claramente vista. Detrás de ella, venían caminando dos hombres más, uno de su estatura y corpulento, el otro un poco más delgado y alto; vestían de una forma similar y se cubrían el rostro de la misma forma que Faith. Tras una seña con la mano de la chica, ambos hombres se quedaron de pie a una distancia prudente de la entrada al centro comercial, mientras la joven avanzaba para encontrarse con un guardia que hasta entonces, hacía su trabajo de salvaguardar el centro comercial. Un intercambio de golpes que duro algunos minutos y el guardia fue neutralizado, siendo abandonado en la escena, no muerto, solo inconsciente. La demonio avanzó por los alrededores encontrándose con un guardia más que dio mucho menos lata que el anterior. Continuo con su tarea de eliminar con sigilo a los hombres que estuviesen cuidando el lugar, solo necesitaba asegurarse de que no habría interferencias para que aquellos dos hombres que aun la esperaban en el mismo lugar, pudieran cumplir con su cometido de arruinar parte del centro comercial.

Podría decirse que el inicio de su plan no era la gran cosa, quizás, derruir por completo el edificio hubiera sido un inicio mucho más llamativo, pero no necesitaba eso, no debía hacer enloquecer aún a quienes salvaguardaban la isla, mucho menos a aquellos que si deseaban destruir y podrían señalarla como competencia a eliminar. Por el momento bastaría un pequeño acto para compaginarse con su papel actual de delincuente.
Demonio
avatar
Mensajes :
106

Ver perfil de usuario
Faith Xiang

Volver arriba Ir abajo

Re: Objetivo no. 1: Un aliado inesperado [Priv. Nahr]

Mensaje por Nahr el Sáb Mar 25, 2017 3:08 am

Duerme... 

La voz de Akumu resonó en la cabeza de Nahr hasta conseguir que su mente se durmiera, pero la de Akumu seguiría despierta. Akumu quería fastidiar a Nahr a la par que quería hacer algo por su cuenta, ver mundo. No siempre tenía esa oportunidad. De su rostro comenzó a salir unas marcas de color rojo por sus mejillas, tres marcas por cada para ser exactos y su frente se cubrió entera por si sola también de color rojo. Aquello significaba que Akumu tenía control total del cuerpo. 

Se encontraba caminando a paso tranquilo, llevaba las manos metidas en el bolsillos y su mirada era desafiante. Akumu se sentía sucio por fuera, no comprendía como alguien podía ser tan poco higiénico con su propio cuerpo. Rechisto por lo bajo y siguió caminando. Por suerte no se estaba cruzando con nadie, era demasiado tarde como para que Akumu tuviera un encuentro con alguien. Ademas que las calles parecían una zona tranquila, solo se escuchaba el zumbido de las farolas. Los pensamientos de Akumu se tranquilizaron al ver un centro comercial a lo lejos, le pareció una buena idea empezar su noche asaltándolo y así poder coger cosas ''prestadas''. Finalmente quedo delante de la puerta de su destino, pero antes de entrar a la fuerza noto la presencia de algo o alguien, el joven miro con detalle y pudo ver dos siluetas que rápidamente se volvieron dos personas. Sus emociones se alteraron exageradamente, su cerebro rápidamente proceso que aquellos tipos no eran unos simplones, que eran personas experimentadas en la lucha. O bueno, eso quería creer Akumu. — No es nada personal. — el joven se aproximo hacia ellos a gran velocidad y en cuanto estaba cerca de ellos rápidamente saco sus manos de los bolsillo y con una sonrisa juguetona asesto un terrible golpe al más corpulento, dejándolo en el suelo con la boca sangrando por un corte en el labio y la caída de un par de dientes. Akumu estaba excitado por conseguir ver la expresión de los dos antes de ser atacados, sabiendo que no se lo esperaban, sin mencionar el saber que al joven le encantaba dejar sangrando a sus ''rivales''. El segundo al que se enfrentaba al estar preparado le dio juego, sabia defenderse bien, pero finalmente acabo con un brazo roto al igual que un par de dientes. Ambos acabaron inconscientes, uno acabo peor que el otro pero ambos acabaron mal. — Menudo par de imbéciles, pero ha sido divertido. Bueno, suficiente, vamos a por lo que hemos venido. — Nahr termino de apreciar lo que acabo consiguiendo con aquellos dos y volvió a acercarse a la puerta. Su cuerpo iba desapareciendo poco a poco a medida de que su cuerpo ibas saliendo cientos de papeles que terminaron revoloteando por el aire hasta colarse por el huevo de la puerta. Aquellos pequeños papeles comenzaron a reunirse al otro lado de la puerta hasta volver a dar forma el cuerpo de Akumu. Akumu no estaba seguro si la puerta tenia algún mecanismo de seguridad, pero por si las moscas entro de esa forma. 

Conforme Akumu caminaba, sus ojos se acostumbraron rápidamente a la oscuridad y pudo ver un cuerpo en el suelo, por las ropas que llevaba parecía un guardia del centro comercial, aún respiraba. — Deberías dejar el trabajo, te han vencido, esto no es lo tuyo. — comento con rudeza, menospreciando al ser que tenía tumbado en el suelo, sin importar si era escuchado o no. Se percato de que alguien o más personas andaban revoloteando por el centro comercial. El híbrido siguió, observando mas allá de los escaparates y de vez en cuando quitaba la visión de las cámaras de seguridad con los papeles que sacaba de su cuerpo. — Que molesto... — era importante cuidar su identidad. Akumu se paro delante del escaparate de una tienda de ropa, le interesó lo que veía. Pero antes debía de encontrar la sala de control para tratar de desactivar todo el centro comercial, por lo que siguió andando y por el camino vio más cuerpos. — Patético... 


Habla Nahr#e3d516Ficha de NahrHabla Akumu#d44444Pienso#77c0e0
Hibridos
avatar
Mensajes :
114

Ver perfil de usuario
Nahr

Volver arriba Ir abajo

Re: Objetivo no. 1: Un aliado inesperado [Priv. Nahr]

Mensaje por Faith Xiang el Lun Mar 27, 2017 4:57 pm

La joven de negras ropas irguió su cuerpo y comenzó a sacudir las mangas de su cuerpo que yacían con un poco de escarcha, del último guardia que derribaba y cuyo cuerpo yacía tirado e inconsciente detrás de ella. Estaba todo listo,había terminado con los guardias, miró un reloj en su muñeca que se ocultaba entre su manga, según lo previsto, sus marionetas se reunirían con ella en un minuto aproximadamente, aprovecho para acomodarse el cubrebocas y comenzó a caminar rumbo a la zona comercial, su objetivo actual.

Apenas llegó a aquella zona, notó el movimiento entre las sombras de una persona más, no podía ser un guardia pues dentro los había contado antes de comenzar a acabarlos, pero de serlo, ya habría encontrado por lo menos un par de los cuerpos inconscientes... daría la alerta? Solo había una forma de averiguarlo y esa era, preguntando directamente. Sus marionetas entraron sin ningún tipo de sigilo y se posicionaron en medio de la zona comercial, usaría a estas para atacar al desconocido, pero notó que ambos estaban en malas condiciones, uno hasta tenía un hueso roto. Maldita sea, susurró para si mismo la demonio, curarlos le llevaría tiempo, no podía usarlos inconscientes y ahora tendría que matarlos para poder usar esa habilidad por la que los había elegido como sus marionetas. Estaba enojada y todo ese enojo se volcó en el desconocido, el ahora sospechoso número 1. Aprovechando la inmensa oscuridad del centro comercial, se mezcló entre las sombrar para trasladarse hasta espaldas del sospechoso, estando a escasos dos metros de él su cuerpo emergió de entre las sombras y ahora, la sombra de una columna se tranformaba en una especie de látigo que se enrollo en desde los pies hasta la mitad del muslo del desconocido, levantándolo en el acto por los aires y dejandolo colgando como si de una piñata se tratase.
¿Tu atacaste a mis compañeros? preguntó con voz firme y un tanto grave, desde el mismo lugar donde apareció antes. Dicho eso, ambos personajes aparecieron en el rango de vista de la ahora piñata. Teníamos planes juntos, y acabas de arruinarlos, comentó con la misma voz pero ahora no le dirigía la mirada, puesta esta y sus manos se hallaban ocupadas preparando una pequeña pistola. No tenía esperanza de que la pistola fuera la solución definitiva a aquel personaje, siendo que había podido golpear a sus marionetas (aún si estas no tenía la orden de atacar en defensa), pero si serviría de algo... apuntó a la cabeza del desconocido y tan pronto lo tuvo en la mira disparo.
Demonio
avatar
Mensajes :
106

Ver perfil de usuario
Faith Xiang

Volver arriba Ir abajo

Re: Objetivo no. 1: Un aliado inesperado [Priv. Nahr]

Mensaje por Nahr el Miér Mar 29, 2017 2:51 am

Akumu seguía con sus objetivos claros, debía encontrar la sala de controles pero maldecía por dentro que ninguna pasillo señalizara donde quedaba. Volvió a entretenerse con el otro lado de otro escaparate, esta vez eran armas afiladas lo que veía en primera fila. Prefería una Katana con un buen filo que una simple daga.  Su concentración se desvaneció por completo en cuanto sintió algo rodearle la pierna y de pronto se vio bocabajo colgado de lago. Rápidamente llevo una mano para ponerla encima de su ‘’casco’’ y la otra la dejo muerta, hasta para Akumu ese cráneo perteneciente a un tigre dientes de sable lo consideraba un tesoro. Los ojos amarillos del hibrido se movían a la vez hasta que dio con un objetivo exacto, una persona. Akumu no pudo evitar mostrar una sonrisa burlona, aún en su situación se sentía superior a nadie, fue sorprendido y eso le gustó. Estudio con afán a la contraria y sospecho enseguida que el motivo de estar colgado es obra de ella.


 —¿Compañeros? — Intento imaginarse de quienes hablaban, pero solo tardo unos segundos adivinarlo por ver las ropas ajenas, eran casi idénticas. — Vale, vale… ya se de quien me hablas. Me los encontré y me vi obligado a darles una paliza a esos idiotas. —no apartaba su sonrisa, notaba su enfado hacia él y eso le animaba a provocarla más. De pronto vio que estaba buscando algo entre sus ropas, se trataba de una pistola. — No me digas que ira ha… —murmuro el joven y para su sorpresa fue apuntado por el arma. Para Akumu fue una mala idea, sabía lo que las pistolas eran capaz de hacer y no le preocupaba ser dañado por la bala, lo que más le disgustaba era el ruido que esta podía llegar a hacer. — ¡Serás idiota! — grito furioso y rápidamente la mano que tenía libre apunto a la desconocida. De la palma de su mano un rollo de papeles fue generándose en espirales hacia ella, pero su intención no era atacarla. Hizo cálculos rápidamente por que a mitad de camino el disparo fue realizado y para entonces consiguió que la bala entrase dentro de aquel tubo pequeño. Akumu tenía sus sentidos mejor desarrollados que los propios de Nahr entonces, para cuando la bala entro el tubo se fue cerrado y consiguió que la bala se parase justo en la palma de su mano, pudo notar un ligero ardor en ella. Cerro su puño para atrapar la bala y el tubo que estaba en el aire comenzó a desprenderse poco a poco y pequeños papeles con forma de avión sobrevolaban alrededor del hibrido. Su siguiente movimientos para librarse de las ataduras, fue separarse de su cintura para abajo y antes de que la parte de arriba cayera al suelo, a  Akumu se le vio levitar y poco a poco se dio la vuelta para estar derecho. Consiguió que sus piernas desaparecieran a cambio de que se convirtieran en una buena suma papeles que al igual que paso con el tubo, revolotearon alrededor de Akumu. La mayoría de los papeles  empezaron a reunirse y juntas empezaron a reunirse, a pegarse una en cada extremo de otras y lograron crear unas grandiosas alas de papel al portador de estas.

Idea de como se veria:


Ahora posiblemente Akumu se veía como un ángel, depende para quién. Estaba levitando con facilidad, relajo los brazos y ahora volvió a dirigir su mirada en ella. — Que acción más imprudente y molesta, tu sí que me has jodido mis planes. He visto a esos guardias y por tus ropas oscuras parece que estas en una misión de sigilo. — dejo caer la bala que tenía en su mano, su idea era que justo en ese momento se diera cuenta de lo que había hecho. Por suerte las alarmas de seguridad no sonaron, pero dudaba si el sonido del disparo pudo escucharse fuera del centro comercial, a oído de alguien. —¿Quieres venganza? Lo entiendo, pero déjame decirte que te hice un pequeño favor. Te he demostrado que esos dos no sirven para nada, solo sirve para antiestrés. —borro su cara de seriedad y volvió a mostrar aquella sonrisa burlona. —Ahora dime quien eres, me has interesado, pareces fuerte. — No mintió con eso, el poder de la desconocida que le pillo desapercibido le intereso, nunca antes vio algo así.


Habla Nahr#e3d516Ficha de NahrHabla Akumu#d44444Pienso#77c0e0
Hibridos
avatar
Mensajes :
114

Ver perfil de usuario
Nahr

Volver arriba Ir abajo

Re: Objetivo no. 1: Un aliado inesperado [Priv. Nahr]

Mensaje por Faith Xiang el Lun Abr 03, 2017 4:17 am

Crees que soy estúpida? Volvió a apuntar con el arma al ahora montón de papeletas volando a su alrededor pero en vez de disparar nuevamente, puso el seguro al arma y la guardo dentro de su pantalón. Me aseguré de que nadie estuviera alrededor y me encargue de la gente que estaba dentro, hubiese llegado unos minutos antes y estarías haciéndole compañía a los guardias del lugar, comentó con un atisbo de molestia al ahora ángel de papel, un ángel solo por las alas pues mirándolo detenidamente y ahora a su altura sobre el suelo, podía asegurar que de apariencia angelical no tenía nada más.

Ciertamente, el haber visto a aquel ser detener la bala de esa forma le sorprendió, aunque la sorpresa no se podía verse en su rostro debido al cubrebocas y no se reflejaba nada en el tono de voz que usaba, aun molesto. Si alguien arruinó planes hoy, ese fuiste tu al meterte en mi camino, en ese momento, detrás de la chica se alzó una sombra ovalada de la que comenzaron a salir delgados y alargados tentáculos del mismo material, había que fijarse lo suficiente para mirar todo eso pues el centro comercial se encontraba aún sumido en la oscuridad, fruto de una más de las acciones de Faith.

Venganza? repitió, tras escuchar el comentario de aquel desconocido, ¿que te hace pensar que querría vengar a un par de inútiles? yo se que no son la gran cosa, pero esos dos, eran adecuados para mi plan. Lo último, lo dijo como si de una sentencia se tratase, estaba un poco alterada, sí, pero en esa última oración, parecía que recobraba la serenidad, pues se le ocurría una nueva idea. Algunos de los papeles que flotaban alrededor fueron atravesados por los tentáculos de sombras, otros, simplemente fueron atrapados, esto, a forma de muestra de su fuerza, y lo que seguiría; ¿porque la gente se empeña en pedir nombre cuando aún no se ha presentado? ¿no te educaron en casa? se cruzó de brazos y fijo la mirada en el desconocido, atravesaré cada papeleta o te encerraré en una jaula, lo que sea necesario para detenerte... esos dos iban a demoler los cimientos de este lugar, pero ya que los has dejado inservibles, te corresponde tomar su lugar, ¿puedes con tu habilidad hacer algo similar o mejor que eso?
Demonio
avatar
Mensajes :
106

Ver perfil de usuario
Faith Xiang

Volver arriba Ir abajo

Re: Objetivo no. 1: Un aliado inesperado [Priv. Nahr]

Mensaje por Nahr el Jue Abr 06, 2017 2:48 am

Su atrevimiento, su tono, su valía… sin duda el carácter que tenía la desconocida era agrado de Akumu, como si se tratara de un coctel especialmente hecho para el con todo lo descrito antes mezclado en uno. Que le subestimaran no era muy inteligente, al menos eso pensaba Akumu, pero lo que más le encantaba de ella en ese momento es que estuviera enfadada con él, su tono de voz delataba el estado emocional de la presente. Entre discursos que ella emitía, el joven no pudo evitar soltar un pequeño soplido por su boca, su significado fue que le producía risa y su vez  fascinado.

Poco a poco se empezaba a ver algo que no conseguía distinguir bien de que se trataba, aquello salía detrás de la desconocida, la oscuridad no estaba a favor del ‘’ángel’’ para distinguir tal cosa, hasta tuvo que hacer un amago de forzar la vista para tratar de ver de qué se trataba. Pero aun así acabo sin darle mucha importancia y siguió escuchándola, se sintió alagado en la parte en la que fastidio los planes de ella, la culpabilidad de daba fuerzas. Saca tal sonrisa, que daba a ver sus caninos.

Buena respuesta, sí que son unos inútiles. —contesto a la pregunta sobre vengar a sus secuaces, dándola la razón. Akumu permaneció inmóvil aún siendo atacado por varias sombras... ¿punzantes? que atravesaban y atrapaban algunos de los papeles que se mantenían revoloteando, no lo vio necesario, no aún, aunque es verdad que notaba cierto pinchazos. El ya hizo su movimiento en lo que dejo hablar a la chica y aún seguía efectuando su movimiento. Alguno de los papeles se pegaron en ambas paredes, manteniéndose camufladas en un radio considerable para un ataque demoledor.  — Vaya… no esta tan mal este poder en verdad, buen trabajo, Nahr. —Habló en un tono lo suficientemente alto que ella lo podía escuchar, se desconcentro mientras miraba de lo que era capaz, alagando hasta a su contraparte al que tanto molestaba. La desconcentración duro solo unos pocos segundos, miro nuevamente con sus ojos amarillos a silueta que estaba frente a él.

Para tu información, no, no me educaron, pero sé que educación es igual a que si te hago una pregunta la respondes. —Respondía  vacilando, sin usar un tono agresivo a pesar de ser borde. Akumu poco a poco fue bajando de altitud, no le era necesario extender sus alas y moverlas para seguir volando, sus papeles hacían un buen trabajo, Akumu solo quería estar casi a la misma altura a la que se encontraba ella. — Vaya, después de todo no estas en una misión de sigilo, que disparate, quieres destruir todo esto. —esta vez tocaba reírse, le resulto irónico. — Y yo que solamente iba a coger prestadas un par de cosas… pero tu idea es mucho más descabellada que la mía… ¡me encanta! —de solo imaginárselo se emocionaba y no solo por él, sino por el hecho que a Nahr la idea le iba a molestar seguro.

Para empezar, acepto. Pero eso no quiere decir que este a tus ordenes, esto solo lo haré por diversión. Dos, claro que soy capaz, soy capaz de eso y más. Y por último ¿por qué lo quieres hacer? Se que no bromeas en querer destruir esto. —Akumu quería saberlo, posiblemente para alimentarse de su ira, esas cosas le animaban. — Y una vez listo… me llaman Akumu, ¿tienes algún plan? Por qué romper es fácil, pero no quedarse encerrados en los escombros es otra cosa. Mira, mi plan era ir a la sala de seguridad, desactivar todos, las alarmas, las cámaras… todo. Y como te noto estresada, podríamos disfrutar en rompes escaparates, romper la cara algún segurata ya inconsciente, comida… podríamos comer y beber algo para el merecido trabajo y después… el golpe final. Boom. —Akumu sonaba como el mítico estratega roba bancos. Aunque el sonaba un poco psicópata por algunos detalles, quería aprovechar lo que le quedaba de noche o… de posesión del cuerpo.


Habla Nahr#e3d516Ficha de NahrHabla Akumu#d44444Pienso#77c0e0
Hibridos
avatar
Mensajes :
114

Ver perfil de usuario
Nahr

Volver arriba Ir abajo

Re: Objetivo no. 1: Un aliado inesperado [Priv. Nahr]

Mensaje por Faith Xiang el Vie Abr 07, 2017 5:37 pm

Nahr? nuevamente estaba algo confundida, ¿con quien demonios estaba hablando ese hombre? Probablemente la demonio estaba tratando con un loco.

Corrección. Estaba tratando con un loco.

Una persona simplemente mala le hubiera causado problemas al oponerse, es lo que hacen los "malos" cuando se topan con otro "malo". Una buena persona la habría tratado de detener desde el inicio, una buena persona haciendo cosas malas se habría asustado al principio. Este chico, adulaba el plan, eso se podía atribuir a la inestabilidad mental. ¿Que más daba? se le estaba presentando una buena opción para continuar con sus planes sin tener que perder mucho más tiempo... o eso pensó ella hasta que escucho la sarta de tonterías que el otro le decía. Rió. Comenzo a reír porque no podía creer el lío que se había armado después de haber trazado un plan tan perfecto para esa noche, plan totalmente deshecho con la presencia de un solo hombre. Tendría que tomar en cuenta ese tipo de cosas para sus siguientes objetivos.

Llamame Faith, comenzó a contestar a las preguntas de "Akumu" con más serenidad y un tono ahora risueño en su voz después de haber reído por su mala suerte, si daba su nombre, es porque estaba segura de no volver a encontrarse con aquel chico ni por asomo, pero si le daba problemas después de esto, haría hasta lo imposible por verlo otra vez. Quiero causar disturbios en la isla para dar el mensaje de que no es lo que su gobierno dice, se encogió de hombros, ten por seguro que en el futuro no solo se hablará del derrumbe del centro comercial. Sus verdaderos motivos no los diría, no esperaba ni necesitaba que alguien más lo entendiera. Sin dar instrucciones al respecto, comenzó a caminar hacia la sala de seguridad, pasando por un lado del hombre de papel, entonces Akumu, desactivaremos las cámaras y haremos esas cosas que quieres hacer antes de demoler el lugar, hablaba recobrando su tono severo, tratando de ignorar que le había dicho estresada, y claro que tengo un plan para escapar del lugar, pero tendrás que seguir mis órdenes durante algunos segundos, ¿podrás con eso? en ese instante, dio media vuelta para mirar los cuerpos inconscientes de sus ex-compañeros, aún de pie cerca del lugar dónde ella estuvo antes, ahora hablaría de forma autoritaria: salgan por el techo del centro comercial, vayan a su casa... y serán libres. Lo último fue más un susurro, pero tan pronto dejo de hablar, ambos hombres fueron llevados como marionetas hasta el vitral que hacía de techo en el centro comercial, lo atravesaron y desaparecieron de la vista de Faith y Akumu, dejando detrás solo los restos de vidrio roto cayendo ruidosamente al suelo. Faith dirigió la mirada a Akumu y volvió a dar media vuelta para continuar su camino, si ella conectaba uno de sus maestros marioneta al hombre de papel y a ella misma, estas los sacarían del edificio, aún de los escombros si ella así lo ordenaba, pero no tenía porque darle detalles al otro. Ambos estaban aceptando las condiciones del otro  sin rodeos, demostrando que ambos poseen la fuerza y habilidades para permitirselo, pero eso no significaba que confiarían entre ellos.
Demonio
avatar
Mensajes :
106

Ver perfil de usuario
Faith Xiang

Volver arriba Ir abajo

Re: Objetivo no. 1: Un aliado inesperado [Priv. Nahr]

Mensaje por Nahr el Jue Abr 13, 2017 5:54 am

Akumu arqueo una ceja, arqueo una ceja e hizo desaparecer su sonrisa después de ver como se mofaba de repente la chica, no entendió tal comportamiento, solo se calló y observo desde arriba. —¿Y ahora que la pasa? —murmuro, sospechando si se estaba riéndose de él.

Poco después pudo escuchar su nombre, con un tono al parecer animado, aún parecía no haberse borrado esa sensación hace unos segundos tuvo. Ciertamente no estaba seguro si era su verdadero nombre o algún nombre clave, eso le daba igual, al menos podía identificarla con un nombre, llamarla con ese nombre. Seria molesto llamarla por ‘’ella’’ o por un mote, pero ese no era su estilo, más bien era el de Nahr. Akumu escucho lo que ella comentaba, logrando saber cuál es su objetivo y lo que más importancia le dio para escuchar, fue la palabra derrumbe. Podría decirse que era uno de los hobbies de Akumu, destruir, ya sea material o personas. Y siguió escuchando, sin interrumpir todo lo que ella quería decir, sin cambiar su expresión seria. Ella acepto sus condiciones sin discutir, fue más fácil de lo que Akumu pensaba, parecía que iban a formar una especie de equipo, ella por sus objetivos y el por pura diversión. Pero sus condiciones no le gustaban, suspiro con los ojos cerrados mientras miraba hacia abajo. Poco a poco su cuerpo iba bajando más y la parte que faltaba de su cuerpo, poco a poco iba ‘’regenerándose’’ con papeles, las alas que tenía como papeles, poco a poco iban deslizándose hacia abajo hasta completar el cuerpo entero del hibrido, volviendo a su estado natural.

Acepto. —dijo sin vacilar, aunque este mostraba sus caninos con aquella sonrisa. Supuso que seguir unas simples órdenes no iba a ser una molestia. También dependía de que ordenes, no iba a dejarse guiarse como un títere a gusto de ella. —Pero ni se te ocurre causarme alguna tipo de jugarreta, no confió en ti, pero me dejare llevar. — aquello ultimo sí que lo comento de forma juguetona. A continuación pudo observar como dos hombres caminaban, se suponía que estaban inconscientes y eso a Akumu le olía raro, de hecho empezó a sospechar de los poderes que ella podía tener. Por un momento el joven tuvo el impulso de cortar las cabezas, pero rápidamente pensó en calmarse y dejarlo estar.

Andando, si seguimos de cháchara podría amanecer. — Sin querer perder más tiempo, Akumu comenzó a mover sus piernas, paseándose nuevamente por los pasillos del centro comercial. El factor sorpresa de Akumu, es que todavía no aparto los papeles que estaban camuflados en las paredes. En un principio los quería usar para demoler la estructura y que cayera encima de su ahora aliada, pero como ya dicho, ahora al ser aliados decidió no hacerlo. Lo que si estaba haciendo, era propagar los papeles lo más que podía, aún no estaba acostumbrado a tal poder, sentía que aquellos movimientos no iban tan rápido como él quería y cuanto más se alejaba sentía que más le costaba propagarlos, pero mantenerlos no era un problema. Los pasos que ofrecía el híbrido eran silenciosos, apenas emitían sonido a pesar del silencio que había, los ojos de Akumu lograron acostumbrarse a la oscuridad, logrando apreciar mejor las zonas que antes sí que le costaba ver. —Ya era hora, joder. — Akumu finalmente vio el cartel que ponía: Sala de seguridad. Siguió la señal que marcaba, había que girar a la izquierda y seguir otro pasillo que a unos pocos metros se podía alcanzar a ver una puerta. Intento abrir aquella puerta girando el pomo pero como suponía estaba bloqueada. —¡Anda ya! — exaltado, pateo la puerta con ganas, derribándola completamente y hasta arrancando parte del marco de la puerta. —Tantas barreras… que aburrido. —miro hacia la chica sin perder su característica sonrisa y encogió los hombros, como si el no tuviera la culpa de lo que había ocurrido.

Pudo observar la pequeña sala que tenían montado, el hibrido se acercó para observar más detalladamente aquellos aparatos eléctricos. No tenía ni idea, había demasiados pulsadores en la máquina que tenía delante, Akumu prefirió no tocar nada, su prioridad era no hacer saltar las alarmas. Por lo que siguió los cables de alimentación, la mayoría de todos los aparatos iban por una canaleta que conectaban a una caja y que de esta iba otra canaleta que conectaba al techo, pronto pudo ver una caja de alimentación, se acercó, arranco la tapa de seguridad y desactivo toda la alimentación del centro comercial. — Creo que eso es todo, en un principio no deberían de saltar las alarmas. — Por si acaso se limitó a observar una vez más para no olvidarse de más, pero parecía que todo estaba desactivado.


Habla Nahr#e3d516Ficha de NahrHabla Akumu#d44444Pienso#77c0e0
Hibridos
avatar
Mensajes :
114

Ver perfil de usuario
Nahr

Volver arriba Ir abajo

Re: Objetivo no. 1: Un aliado inesperado [Priv. Nahr]

Mensaje por Faith Xiang el Dom Jun 18, 2017 3:12 am

El joven dio una ordén acerca de continuar, ante lo que la chica se bufó pues precisamente ella ya se encontraba andando en búsqueda de la famosa sala de control, que el otro pretendía destruir, siendo sincera, ella planeaba derrumbar el centro comercial en segundos, importándole poco si las alarmas lograban activarse en el proceso pues para entonces, ya todo estaría hecho y ella se encontraría lejos con sus títeres, aludía ese afán del chico a que antes quería divertirse, como cualquier ladronzuelo que se escabulle por la noche. En cuestión de segundos, el hombre ya le adelantaba y ella caminaba sin cuidado y sonando sus zapatos deportivos detrás, único sonido que podrían captar las cámaras que aun activas, eso y su silueta que no revelaría nada gracias a su ropa... lo que no sucedía con el chico que iba adelante, aunque la oscuridad lo tenía a salvo.

Los animos del chico aumentaron tras encontrar la sala, donde llego a arrancar la puerta con facilidad desde el punto de vista de Faith, quien se mantuvo apoyada en el marco ahora desnudo sin pronunciar palabra, dedicándose simplemente a observar como el otro buscaba la alimentación eléctrica de la sala y desconectaba todo con cierto cuidado, vaya, no eres estúpido, fue lo único que dijo al final, apartándose del marco para salir y tomar camino de vuelta a la zona comercial, tranquilo, con eso ya ninguna alarma sonará... y no es que eso importe demasiado... respondió con un ligero tono burlesco, cruzandose de brazos y preparándose mentalmente para el fastidioso festejo que llevaría a cabo su aliado antes de derrumbar el centro comercial.

Lo que tengas que hacer, preferiría que fuera rápido... si no es mucho pedir, lo último tenía un claro tono sarcático que contrastaba con el autoritario tono usado al inicio de la oración, Faith no quería continuar perdiendo su valioso tiempo gracias al inesperado aliado, si se les podía comparar con algo, era con esas parejas heterosexuales que van de compras, esas donde el novio espera aburrido mientras la chica indecisa quiere probarse todo lo que sus ojos ven. Faith representaba al chico. Mientras tanto, comenzaba a trazar un nuevo plan en caso de que la alianza no funcionase, lo más rápido sería romper con las tuberías de gas e incendiar todo... pero eso no destruiría la edificación; podría colocar bombas, pero no cargaba suficientes explosivos como para causar el daño deseado, aún sumando la ruptura de tuberías; sus sombras podían ir tirando pilares estratégicos, pero dudaba contar con la fuerza suficiente y si la tuviera, se llevaría tiempo puesto que no podría tirar más de uno a la vez, sin pensarlo, su mirada se fijo en su acompañante, que ahora parecía su única opción razonable a pesar de no saber como el chico planeaba deshacerse de aquella edificación.
Demonio
avatar
Mensajes :
106

Ver perfil de usuario
Faith Xiang

Volver arriba Ir abajo

Re: Objetivo no. 1: Un aliado inesperado [Priv. Nahr]

Mensaje por Nahr el Vie Jul 14, 2017 11:08 pm

Akumu después de apagar toda la alimentación del centro comercial, sin saber el motivo, quedo mirando ciegamente al interruptor automático que desactivo. Aquel despiste duro hasta que escucho las palabras de su aliada segundos después, llamándolo ‘’no estúpido’’, al menos eso fue lo que quiso digerir por su cabeza.  La mirada dorada del chico fue enfocada inmediatamente en ella y en cuanto ella se apartó del marco y se fue de la sala, no pudo sacar una juguetona sonrisa.

Por supuesto, no importará porque este lugar se vendrá abajo.  —añadió el azabache con un ligero tono animado después de que saliera de la sala de vigilancia para seguir desde atrás a la chica. Mientras tanto, siguiendo por el pasillo, el chico comenzó a deslizar la palma de su mano izquierda por aquel  lado de la pared, con el propósito de ir dejando partes de numerosos  trozos de papeles en miniatura, papeles doblados entre sí repetidas veces hasta alcanzar aquel reducido tamaño. Ni le hacía falta mentalizarse para camuflar el papel con el entorno como antes hizo, no habían testigos, además con aquel tamaño era difícil de ver y más con la poca iluminación que había. — Una lástima que no haya la suficiente gente para que presencien el peligro… —murmuró aquello ultimo un tanto desanimado. El chico aparto la mano de la pared decidido de que con aquella cantidad para un solo sector bastaría. Empezó a imaginarse como gente huía del centro comercial como pollos sin cabeza, de como por el pánico unos se empujaban a otros, facilitando los tropiezos y las caídas si se trataba del primer piso hacia abajo, de lo frágiles que se veían al ser aplastados por otros seres vivos cuando ellos ni se darían cuenta de que está pasando y por qué están muriendo de esa forma y no otro, ayudándoles a recordar a su familia o lo miserable que fue su vida mientras ellos están siendo asesinados en masa sin que los asesinos se den siquiera cuenta de lo que están haciendo, porque solo quieren salir de allí con vida costara lo que costara. O de como podían llegar a ser aplastados por el mismo edificio, sería lo más rápido para la mayoría de los que estuviera presentes. — … una verdadera lástima. — acabo terminando con una pequeña pero sonora risa, había imaginado tal cosa de repente y aunque pareciera una escena de una película, él se lo imagino en tan solo pocos segundos, de esta forma consiguió auto motivarse.

Ambos volvieron a llegar a la misma zona de antes, donde en ambos lados había escaparates, tiendas. Akumu dejo de seguir a la contraria para acercarse al escaparate de una tienda y mirar desde el otro lado de ella. Bufó al escuchar las últimas palabras de Faith, empezó a pensar que el tema de la ropa o interesarse en otra tipo de cosa no era relevante en aquel instante, tenía otro asunto más interesante que atender, además no sabía cuánto tiempo le iba a quedar, en el caso de que Nahr despertara, todo el plan que pensó Akumu se iba a ir al traste, si el despertara seguramente ni estaría interesado en derrumbar la construcción.

No te preocupes. — ignoró su interés en robar algo y se acercó a la columna que tenía más cerca, el chico apoyo la palma de su mano en esta y la mantuvo ahí durante unos segundos. Más papeles como la anterior vez, empezaron a colarse entre los huecos de la estructura para adentrarse más en el hormigón, ahí dentro, los papeles iban a empezar a girar como espirales para escarbar a modo de topo. — Terminemos rápido con esto. — el hibrido empezó a aburrirse, Faith posiblemente haya tenido suerte de no ser atacado por el, mayormente cuando Akumu se aburre, decide atacar a cualquier ser vivo que tuviera delante, esta vez no tenía ese tipo de necesidad.

Sin prisa alguna como para ir corriendo, el chico imitó los mismo movimientos tal como hizo en la columna y en las paredes, necesitaba unos minutos para completar su movimientos y tan solo ocupo una zona, no sabía que tan efectivo podría llegar a ser su poder, en su imaginación se veía todo a la perfección, en lo muy fondo de su pensamientos esperaba que su poder no le decepcionara, le estaba resultando interesante y quería seguir investigando que tan capaz podría llegar unos simples papeles, aunque sabía que había algo más que solo eso.

¿Entonces como dices que querías salir de aquí? ¿Te ves saliendo de aquí a tiempo si ahora mismo hago que todo se te caiga encima? — pauso un rato para sacar una risilla juguetona. — Descuida, solo bromeo. Aunque me gustaría ver como tenías pensando en destruir esto antes de que yo apareciera. — añadió, de algún modo desafiándola infantilmente. Inmediatamente Akumu pensó en acercarse a una librería, tener el apoyo de esos folios en libros le vendría muy bien, podría funcionar y si así fuera podría llegar a ser devastador.


Habla Nahr#e3d516Ficha de NahrHabla Akumu#d44444Pienso#77c0e0
Hibridos
avatar
Mensajes :
114

Ver perfil de usuario
Nahr

Volver arriba Ir abajo

Re: Objetivo no. 1: Un aliado inesperado [Priv. Nahr]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.